Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MARTES, 9 DE SEPTIEMBRE DE 1975. PAG. 6 ANÉCDOTAS DE UNA VIDA TRAS una emisión radiofónica en Tejas, en la que Geller realizó la acostumbrada demostración de torcer laves y clavos, recibió una declaración jurada con la firma de tres empleadas de la oficina del procurador general de aquel Estado norteamericano, que mientras escuchaban la emisión se concentraron sobre una cuchara cuyo mango se dobló cuarenta y cinco grados, sobre una llave, que se partió, y sobre un sujetapapeles, que se desvaneció. r f con aquel regalo los primeros indicios de sus extraños poderes En el colegio, cuando el pequeño esperaba con ansiedad el final de las clases, su reloj se aceleraba inexplicablemente y las manecillas corrían enloquecidas. EN el aeropuerto de Londres, un agente de viajes, que había visto en televisión un programa de Geller, le pidió que arreglara su reloj. Geller lo tamo entre sus manos e inmediatamente el reloj no sólo se puso en marcha, sino que sus manecillas se coloca- ron en la hora correcta. I a madre de Geller acostumbraba a tomar ei café con unas amigas en un bar. Cuando la mujer llevaba al pequeño Uri con ella, varias cucharillas del establecimiento empezaban a doblarse encima de la mesa, camareros, al verlas, se apresuraban á biarlas para que los clientes no pensaran i el establecimiento ponía cucharillas sas. CW una ocasión, el Sunday People de Londres, recomendaba a sus lectores que se rodeasen de objetos metálicos y se concentrasen sobre ellos el domingo siguiente a las doce y media en punto de la tarde. En aquel momento, Geller, desde París, gritó; ¡Dóblate A los pocos días, en la Redacción del periódico inglés se habían recibido más de un millar de cartas. Centenares de relojes estropeados hablan comenzado a funcionar. Por toda Inglaterra se curvaron tenedores y cucharas. y N A noche, Geller esperaba en. Tel- Aviv su madre que iba a llegar desde Haif, á unos 100 kilómetros. Estaba cenando ouandf se dio cuenta de que no podía seguir oémiendo. Comprendió que algo le estaba pasando a su madre. Cuando más tarde llegó su. madre le explicó que iba en un taxi y había chocado con otro vehículo. aire, en la emisora se recibieron centenares de llamadas telefónicas de personas que habían visto cómo en sus casas se doblaban cubiertos y üaves. JURANTE una visita a un parque zoológico, también con su madre, Uri se vio invadido por una oleada de terror y obligó a su madre a que salieran del zoo Apenas habían llegado a la puerta, cuando empezaron a sonar los timbres de alarma: un león se Aajb! escapado. CAZ su infancia, Geller recibió como regalo de su padre un reloj. El pequeño obtuvo QELLER ha logrado varias veces fotografiarse a sí mismo sin quitar a la cámara el protector del objetivo. Durante una gira por Estados Unidos, acompañado por dos fotógrafos de Prensa, Geller les preguntó si les gustaría probar. Le dieron una cámara cargada. Geller disparó tres rollos manteniendo la cámara a la distancia de la longitud de sus brazos, enfocando hacia su rostro la cubierta del objetivo. En (a parte central del carrete descubrieron al revelar dos retratos de Geller. JJESPUES de actuar en Osío, un periodista acudió a entrevistar a Geller a su hotel. Estaban sentados ante una ventana desde la que se contemplaba gran parte de la ciudad, iluminada en la noche. Geíter dijo al periodista: Mire usted, hay veces en que esa energía es tan intensa que puede apagar las luces. En aquel momento, un gran sector de Oslo se quedó completamente a oscuras. Ja Aproveche las vacaciones, para reformar su vivienda... JSp á T CUARTOS DE BAÑO: descuento 15 w Jr AZULEJOS Y PAVIMENTOS: JL descuento 20 -JP MUEBLES DE COCINA a con instalación gratis y descuento 20 MOQUETAS, PAPELES, PARQUETS- S y CUBRE- RADIADORES colocados, m FRIGORÍFICOS desde 11.500 pts. jj 3 5 L. Magnífica LAVADORA Crolls a 17.500 pts. Jf M Jfr. ACONDICIONADORES DE AIRE colocados TELEVISORES a Í 2.600 pta General Eléctrica IS m N una rueda de Prensa, a su llegada a Mu nich, un periodista desafió a Geller a que detuviese un funicular aéreo de las cercanías de la ciudad. Gelier se dio cuenta de la publicidad que podía suponerle. Pero, no obstante, consultó con un abogado por las consecuencias que pudiera tener la experiencia. Finalmente, realizaron varios trayectos de ida y vuelta, durante los cuales Uri no dejó de concentrarse en la idea de detener los vagones. No ocurrió nada. Los periodistas estaban decepcionados. Descendían ya, de regreso, cuando de repente ei coche del funicular se detuvo en el aire. El centro de mandos anunció que la palanca principal se había desconectado sin causa aparente. URANTE un crucero, navegando rumbo a Italia, los integrantes de la orquesta desafiaron a Geller a qué hiciera algo sonado, como, por ejemplo, detener el barco. Geller se dejó arrastrar por eí ambiente festivo que reinaba y accedió. Está bien- -dijo- concentrémonos todos en la intención de d tener el barco. A los pocos minutos, el barco comenzó a perder velocidad y se detuvo. Luego supieron que un tubo de alimentación de combustible se había doblado. -Un solo proveedor para todos los materiales. Cómodos plazos. Visite las nuevas exposiciones y resuelva todos sus problemas en: D Grondes almacenes. Av. Ciudad de Barcelona, 224 Con aparcamiento propio gratuito JURANTE una comida con el cientiífico norteamericano Edgar Mitchell, Geller halló en su helado un extraño trozo de metal, que a MitcheH le pareció familiar. Todo q uedó en un comentario y en una queja al camarero. Al regresar ai laboratorio vieron caer algo sobre la alfombra. Era un trozo de metal qu encajaba perfectamente con el primero! En aquel momento, Mtohel reconoció un viefo alfiler de corbata suyo que había perdido hacía años. y calle particular. ANÉCDOTAS DE LA VIDA DE URI GELLER introducidísimo en boutiques y textiles, confección. Aceptaría representaciones para Madrid y alrededores. Teléfono 3 S 2 75 91, Madrid, de 10 a 1. (M- 169.453) Este anecdotar- io de la vida de Uri Geller ha sido obtenido del libro IVIi fantástica vida autobiografía del jo, ven i. sraelf, publicada por Ediciones Grijafbo. CN 1974 apareció en Europa un disco con una serie de canciones compuestas e interpretadas por el propio Geller. Instantes después de que Radio Suiza te lanzase al