Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M A R T E S 9 DE SEPTIEMBRE DE 1975. PAG. 66. ENCUESTA SOBRE URI GELLER SUS EXPERIMENTOS EN TV. E. NO HAN SIDO REALIZADOS BAJO CONTROL CIENTÍFICO El presidente de la Sociedad Española de Sicoterapia Analítica se muestra escéptico La mayoría de los diarios españoles han publicado el pasado domingo referencias a la intervención del israelí Vri Geller en él programa Directísimo de Televisión Espartóla. Estas referencias han estado motivadas en todo caso por ¡as innumerables llamadas de telespectadores a las Redacciones de los periódicos para comunicar que, siguiendo las instrucciones de Vri Geller, comprobaron atónitos cómo sus viejos relojes, sus radios destartaladas y sus transistores estropeados comenzaron a funcionar. Ante este fenómeno, aparentemente inexplicable para la ciencia, que ha creado un impacto en la opinión pública española hemos creído oportuno ofrecer a nuestros lectores la opinión de una serie de personalidades que, bien por su condición de científicos, parapsicólogos o simplemente profesionales de la relojería pueden aportar ideas sobre el tema to a andar; sin embargo, ninguna han po Para un científico es difícil admitir como verdaderos los experimentos realizados dido doblar la cucharilla. por Uri Geller ante la pequeña pantalla. No afirmo rotundamente que sean falsos; OTRAS OPINIONES pero no pueden ser tenidos en cuenta por FRANCISCO LLAVERO AVILES (cano haber sido realizados bajo Un estricto control científico nos ha manifestado don tedrático de psiquitría) Sólo pude ver Juan Ramón Otaola Santibáñez, presiden- un poco de la actuación de Uri Geller en te de la Sociedad Española de Psicoterapia televisión, pues cuando llegué a casa estaAnalítica, entidad que reside en Barcelona. ba acabando el programa. Me pareció una pero como no tengo- -Aquí, en Barcelona, también han lle- cosa poco seria, los hechos, sería muyapenas avengado a mis oídos muchos casos con testi- observación de monios positivos. No niego que pudiera turado darle mi opinión. No me atrevo, ser cierto, sino que me muestro escéptieo. pues me pareció en cierta medida un núYo he visto el programa, que resultó ame- mero circense, y como todo número cirno e interesante; todo estaba preparado cense, tiene sus cosas de verdad y de meny la mise en scene montada para cau- tira, de hipnosis y de telepatía. sar gran impacto, lo que indudablemente se consiguió. ALFONSO ALVAREZ VILLAR (psi- -El señor Geller manifestó que. esta cólogo y psiquiatra) La ciencia no se construye ante las cámaras de televisión, increíble fuerza que se ha manifestado aquí podemos llegar a controlarla todos ¿Está usted de acuerdo? -Yo no admito la existencia de esa fuerza, por el momento. Si se demuestra PRESIDENTE DE LA SOCIEDAD fehacientemente, científicamente, que esa fuerza existe, tendré que creerlo. ¿Podría haberse dado el caso de una hipnosis colectiva? -Podría ser algo así. Si no hipnótico, sí sugestivo. El escenario se prestaba a ello. El programa fue ameno y parecía Nos hemos puesto en contacto con el Uusionismo lo que allí se decía. presidente de la Sociedad Española de- -A propósito. ¿Sabía usted que el seParapsicología, señor Perera- Molina. ñor Geller fue prestidigitador en su país- ¿Qué contactos han tenido la enantes de dedicarse a estos experimentos? tidad que usted preside con Uri Geller? -No lo sabía, pero no me extraña. A mí me da esa impresión. Yo no podría- -Propusimos a Grijalbo, la Editorial decir que no fuera posible. Pero tales coque puso en circulación su libro- -nos sas hay que realizarlas bajo control ridice- la posibilidad de hacer unas guroso y no dejar paso a las especulaciopruebas rigurosas para establecer la venes. racidad de sus demostraciones. La Editorial se negó y declinó la invitación. -Doctor Otoala, ¿podríamos catalogar como neuróticas a las personas Que han Posteriormente, no satisfechos con la telefoneado a la emisora y a los periódinegativa, propusimos a los responsacos atestiguando la realidad del experibles de Directísimo realizar dichas mento? pruebas ante las cámaras. Uri Geller se negó rotundamente, aduciendo que no- -Creo que no. Podría ser más bien un fenómeno de sugestionabilida 4, que es estaba dispuesto a tratar con parapsicónormal. Hay unas personas más sugeslogos, por lo que, sin desanimarnos, lotionables que otras, y el neurótico suele gramos colocar entre todos los objetos serlo poco. que había sobre la mesa del programa, -Pero usted habrá podido ver el tesuna caja de plástico con dos barritas, timonio de las personas que afirmaron se que apareció ante las cámaras sin que habían arreglado sus viejos relojes, etc. nadie supiese explicar su procedencia. -Fenómenos de esta clase se han proComo todos los espectadores pudieron ducido varias veces en la Historia. Tamcomprobar, las barritas permanecieron bién ha habido remedios mágicos de gran inalterables, a pesar de que en al? ún predicamento. Pero yo podré creerlos momento Uri Geller dijera que se hacuando viva tales experiencias. También bían doblado. ha habido casos sorprendentes que resultaron supercherías. ¿Tienen algunos antecedentes de- -Usted, que vio el programa, ¿no sintió las demostraciones de Uri? ourtosidiad por comprobar por sí mismo- -Tenemos serias reservas, ya que no áiguinos de les hechos? hemos podido comprobar, ante sus in- -No lo hice porque me paireció todo sistentes negativas, el poder de que muy absurdo. No obstante, he constatad tanto alardea. Tuvo un fracaso estruen testimonios positivos. POP ejemplo, conozdoso en Alemania, donde le colocaron co el caso de cuatro personas que han- comprobado cómo s ¡us relojes se han pues- sino en el laboratorio, aunque, por otra parte, no dudo de la buena fe de Geller. ¿Cómo se va a poder afirmar que desde televisión es posible parar las manecillas de los relojes? Imagino que en estos momentos las personas más indignadas- son los parapsitólogos. Si, en efecto, su ciencia no es admitidla por la vía oficial por el resto de los científicos, estos espectáculos les hace un flaco servicio. VINTILA HORIA (escritor) He conocido a Uri Geller el año pasado en un Congreso de pa rasicología celebrado en Ginebra. Según lo que me han dicho mis amigos parasitólogos- -yo no tengo televisor y no pude ver el programa- lo que ha hecho Uri Geller por TV. E. me parece lógico, lo raro y dudoso- es que esta fuerza pueda ser utilizada en un programa televisivo señalado de antemano. Esta fuerza no es una fuerza material. Me parece difícil decir: El día 15 de enero de 1976 yo voy a actuar en. Televisión Española y voy a utilizar esta fuerza como si fuera una penicilina que uno saca del bolsillo y la inyecta. Esta fuerza es como la inspiración: no se sabe cuándo ya a aparecer. No puede ser programada a distancia en el tiempo. Lo que me parece dudoso y lo que le coloca en una luz poco favorable es los hecho de haberse negado a someterse a control de los parasitólogos españoles. ENRIQUE BUSIAN (relojero) Claro que vi la actuación de Uri Geller y le creo en un treinta por. ciento de lo que hace, no en todas las cosas, pero sí algunas. Hay relojes que después de llevar mucho tiempo sin funcionar, por el simple hecho de moverlos, se ponen en marcha, pero al poco tiempo se vuelve a parar otra vez. No creo que estos relojes que puso en marcha el señor Geller duren mucho tiempo funcionando. Hoy todo el mundo que entra en mi relojería no habla de otra cosa, es francamente una cosa curiosa. ¡ilirinilllililOI ll lBIillill lBIlHr. iSS ESPAÑOLA, DE PARAPSICOLOGÍA URI GELLER JUGO EL SÁBADO CON LA LEY DE LOS GRANDES NÚMEROS unas cámaras ocultas, sin que se diera cuenta, que descubrieron el fraude. Es de destacar que un instituto metalográfico alemán descubrió que los objetos que manipula- -llaves, cucharas, etc. -están tratados con nitrato de mercuriOj que se caracteriza porque reblandece el metal con el que se pone en contacto. ¿Qué tipo de prueba tenían preparada en el caso de qué Uri Geller hubiera aceptado la confrontación en Televisión Española? -Pensábamos adquirir cincuenta relojes iguales, los cuales iban a ser controlados por el Instituto de Física y que, posteriormente, verificarían qué había pasado en su interior. Ante la negativa no adquirimos los relojes. Debemos tener en cuenta erue Uri Geller jugó el sábado con la ley de los grandes números apostando a que muchos de los millones de relojes que los espectadores mantenían ante las pantallas de los televisores, pudieran ponerse en marcha como consecuencia de los movimientos a que serían sometidos. Nuestro interlocutor insiste en dejar claro la postura de la Sociedad Española de Parapsicología. -La Sociedad le reta a que sea capaz de doblar una finísima lámina de un milímetro de espesor, hecha de un metal o una aleación de metales propuesta por el propio Uri Geller, pero que ninguno de los componentes de dicha lámina sea mercurio.