Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M A R T E S 12 DE AGOSTO DE 1995. PAG. 36. PAGINAS DE CRÍTICAS COMENTARIOS Y ENTREVISTAS EL AÑO TEATRAL (I) PROBLEMAS DE FONDO EN EL ARTE DRAMÁTICO CINE MEJICANO: ZINDY, EL NIÑO DE LOS PANTANOS Título: Zindy, el niño de los pantanos Director: Rene Cardona. Guión: El mismo, sobre argumento de Carlos Valdemar. Fotografía: Miguel Arana. Música: Hernández Bretón. Intérpretes: Al Coster, Rene Cardona, ChuchoChucho etc. Producción: Fílima, Méjico. Salas de estreno: Apolo, Bahía, Gayarre, Granada, Infantas y Tívoli. Si en algún momento parece que Rene Cardona ha intentado formular jin curso sobre educación naturalista, un programa roussoniano para la formación de un niño alejado de la sociedad, algo así como un Emilio de las selvas, la acción de Zindy, el niño de los pantanos se encarga de desmentirlo rápidamente. Más que a una pedagogía naturalista, el relato de la vida y peripecias de Zindy, nos hace evocar esos cuentos orientales en los que un prTncipito, criado en total aislamiento de la sociedad, acaba por anhelar otros horizontes y descubre por sí mismo aquello que su preceptor había tenido buen cuidado de ocultarle. Este filme, pues, anda más cerca de algún cuento de nuestro Valera que de El Emilio de Juan Jacobo Rousseau. El niño Zindy sufre el aislamiento social a que Je ha sometido su abuelo, fugitivo de la sociedad, y encuentra en la amistad del mono Tcribio Hernández una especie de compromiso entre el instinto y la razón. Las tierras pantanosas, la lujuriante vegetación, las motivaciones primarias no satisfacen las inquietudes de Zindy. Rene Cardona nos pinta sa situación con morosidad excesiva, sin cuidarse de crear incidencias externas que domestiquen la curiosidad del espectador y aunque hay bellas Imágenes, el curso de la acción se le hace- mucho más coloquial que visual. No obstante, hay una belleza plástica muy sugerente y unas calidades humanas que. como suele suceder, se agudizan en los comportamientos del simio todavía más que en las de sus amigos, y todo ello hace admitir un desarrollo premioso y poco imaginativo. No es Zindy, el niño de los pantanos una muestra que nos haga pensar en que el cine de Méjico progresa y, en rigor, no logramos saber qué motivos han impulsado a hacer esta importación. A no ser que se escondan bajo los sistemas contractuales que permiten a las películas grandes o de taquilla llegar eon un séquito de segundo o tercer orden, que es el que induce nuestras siestas y nuestros constipados cinematográficos de verano. -Lorenzo LÓPEZ SANCHO. vo De todos modos, e l fracaso nunca ha obstruido el desagüe de las vocaciones auténticas, del mismo modo que los éxitos nunca han garantizado otros éxitos. La carrera de un autor o es una carrera de obstáculos o no es nada más que una ficción o un favoritismo. Y si contemplamos no la vida de un autor, sino de un grupo de autores contemporáneos, importa a todos mucho que tengan ocasión de manifestarse en la escena. De ahí que uno se aferré a la idea expuesta hace ya más de quince años sobre la conveniencia de que el Estado ponga a disposición de los autores que no logran estrenar un sistema de alumbramiento sencillo: un teatro, uña compañía, unos directores... -Adolfo PREGO. ESTRENO, EN BARCELONA, DE UNA AMIGTJITA DE USTED Con entrada multitudinaria y é x i t franco desde las primeras escena- s se ha estrenado en el teatro Apolo la revista de Jiménez Alien y d vnif con música del I El lector O que va d septiembre a septiembre recursos financieros. este tema comprenderá fácilmente i no es plazo suficiente para deducir capacidades de que crítico de escapa a las un teatro y se de sus resultados conclusiones geneesferas especulativas. De ralizadoras sobre la marcha del arte dra- incluye en otras hay ningún motivo para no mático español. Pero en este último año todos modos en general, el teatro que gusteatral ue incluye como es tradicional ocultar que, los espectadores jóvenes, unidos temporadas- -la de otoño- invierno y ta y pidenen su mayoría, obligados por su la de invierno- primavera- presenta unas versitarios a los problemas sociales de la características que en cierto modo con- formación un época, es y sátira, firman que existen problemas de fondo, irrespetuoso y teatro de ataque y escépviolento, no exclusivos de nuestro país, aunque tico ante las tradiciones burlón escénicas y las en nuestro país ofrezcan perfiles más aeu- otras tradiciones. Esto añade una nueva sados. Esos problemas de fondo pueden dificultad para que el Estado se decida a resumir a escala mundial en que por un protegerlo. Y sin embargo, nunca sabremos lado se desarrolla el teatro de gran exi- cuál es el peso específico de ese teatro nuegencia intelectual, y por otro, el teatro de vo y diferente mientras no tenga acceso éxito que raramente logra la aprobación fácil a los escenarios. del mundo intelectual. Ningún corredor, ningún atleta ha deEl divorcio entre esos dos sectores de mostrado su categoría real a fuerza de copúblico revela que el teatro viene a ser loquios- -de las que el país se encuentra una víctima más del hundimiento de una abundantemene provisto- sino en el teépoca y la aparición balbuciente de otea. rreno de juego. El teatro es también un Los autores- -y más, los autores españo- juego, y es, además, un juego carísimo. les- -advierten que las obras que pueden Alguien tiene que pagarlo. Desde que se tener éxito llevan en sí mismas él riesgo de descubrió que la tragedia griega fue un una calificación baja desde el punto de arte de propaganda de la ciudad- Estado, vista de la crítica, en tanto que las obras escrito por autores de un inmenso talende forma más avanzada y contenido más to, el argumento que se apoyaba en las abstracto se dirigen a satisfacer el susto glorias de La Hélade para pedir una ac- -o la fría decisión del aplauso- -n Sr par- tualización del sistema, ha perdido a mute de sectores reducidos de espectadores, lo chos de sus más entusiastas partidarios. que de golpe v porrazo hace entrar en un LA CENSURA tema que era extrictamnte estético (de De todos modos existen barreras que no estética dramática, claro está) datos económicos que siguen ahí, jugando un papel son naturales, que no han aparecido espondecisivo, en vista de que los costos tienen táneamente, que no corresponden tampoco una influencia creciente desde el punto y a las resistencias empresariales ante obras hora en que sobrevive un elemento impres- de las que desconfían. Creo que en el cine cindible; el empresario; un empresario que, sucede algo semejante. Las restricciones de a veces, se llamaba Estado al que no expresión suelen ser aducidas por no pocos, hace la menor gracia que los llamados autores como su principal enemigo. Aunque Teatros Nacionales ofrezcan en una tem- recientemente se declaró autorizadamente porada un balance dinerariamente catas- que ningún gran autor ha dejado de estrenar cor culpa de la Censura, lo cierto trófico. Los directores de esos Teatros Naciona- es que el gran autor sólo lo es... después les saben muy bien que ante el empresa- de haberlo demostrado sobre el escenario. rio Esta do pesan más que los comenta- Martín Recuerda, Rodríguez Méndez, Merios elogiosos de la crítica- -si se produ- diro, Carlos Muñiz, José Ruibal, Francisco cen- -unas cuentas ruinosas en el aspecto Nieva, García Pintado y dos docenas- (por económico. Y ello es en cierto modo expli- lo menos) más de autores tienen obras escable, porque si el teatro directamente critas y en parte publicadas, pero que no subvencionado por los presupuestos oficia- han recibido el nihil obstat del Poder tes lo pagan los impuestos de todos los ciu- público, lo que nos ha impedido saber si dadanos, mal puede razonarse que sirva a realmente existe un grupo de autores capaz sólo unos pocos miles de espectadores, cuan- de conectar con la sensibilidad del gran do en el teatro comercial otras obras lo- público por medio de otras formas, procegran no ya cientos de representaciones, dimientos o ideas, o si se trata de firmes s no miles, y hacen la prosperidad de sus vocaciones mal servidas por una falta de condiciones reales. intérpretes y patronos. Porque todos nos creemos más que lo LA SOCIALIZACIÓN DEL ARTE que somos mientras permanecemos en el DRAMÁTICO estado de porvenir encerrado en el hueComo telón de fondo, pues, de la falta grandes éxitos nuevos en la cartelera 01 año 1974- 73 se yergue, pues una opción principio, a saber, si el teatro en genedebe quedar totalmente incluido en los resupuesos del Estado como una activijid cultural semejante a la que desarrol an los Museos, o si por el contrario el teatro no tiene otra posibilidad de sobrevivir decentemente que la de que sea pagado directamente por los espectadores, prueíja fehaciente de que es un producto 250 m 3 magnífico emplazamiento artístico que realmente tiene en cuenta al destinatario que no es otra que el eran Junto estación, todos los servicios público Queda así esbozada la posibilidad y la En moderno edificio industria! oportunidad de una socialización del arte dramático, lo que empareja la cuestión eon Interesados escribir al Apartado de la posibilidad y oportunidad de que 1 sean Madrid 5 Q. 482, referencia Pozuelo socializadas o nacionalizadas la producción de energía o la utilización de los EN POZUELO se vende nave industrial