Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA, SOCIEDAD ANÓNIMA MADRID FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA ABC cio fde su crudo, entregado la te repúblicas hermanas del mundo socialista? Pero volviendo al tema del equilibrio de fuerzas en Europa, entre la izquierda y la derecha, ¡creo que el fenómeno es en gran parte debido a la simplificación de factores que exige la realidad del sistema democrático parlamentario para poder subsistir. La multiplicación de partidos desmorona ¡el funcionamiento del régimen de asamblea e imposibilita al ejecutivo para gobernar con la eficacia, la continuidad y ¡la seguridad que exige el mando en un Estado moderno. La simplificación ha llevado a la concentración de fuerzas y de ahí, a la formación de grandes bloques contrapuestos, genéricamente socialistas o conservadores. La V Repúblida francesa o ¡la República federal tíe Bonn son actuales casos a rque! típicos de bipolarissación política, con la ¡esencial diferencia de que en Alemania, la social- democFacia no tiene de aliado al partido comunisfta y en Francia, sí. Mas la reducción de los grupos a dos o tres (sollámente, es un proceso dinámico que corre a lo ¡largo de todo 1 Continente, con mayor o menor acentuación en su ritmo. De ahí no saldrá, como atgunos suponen, un impasse ¡político debido al empate de fuerzas. Pienso que, por 1 ¡contrario, fa noción de saberse mutuamente poderosas las derechas y las izquierdas, obliga al mutuo respeto, evitando la tentación totalitaria del lado soviético y del laido fascista y garantizando en un consenso bipartidista el conjunto de las reglas del juego demotorátíco con sus alternativas abiertas de turno de poder. Y que se propósito común de salvar 3 régimen representativo con sus libertades efectivas está en la base dtel pensamiento político dominante ¡en la Europa occidental. en los actuales momentos. Sí, es cierto que el ¡partido oimausta alcanzó votaciones numéricas impresionantes en Italia y en Francia. Pero de ahí a concluir que la población de Europa está atenazada por esas dos grandes formaciones partidistas que mantienen o aumentan volumen de sus votantes, Way ¡un abis 1 mo. El comunismo se halla profundamente REDA C CION, ADMINISTRACIÓN Y TAL L ERES: SERRANO, 61- MADRID dividido en su estrat e g i a mundial con una honda y esencial disparidad que se manifiesta a simple vista en los lugares y naciones más diversos del Globo. Y, como decía, en su reciente discurso de AííBanta, el secretario de Estado norteamericano, tampoco vamos a lechadle todas las culpas a. la Rusia soviética de aquellos ¡errores o contratiempos que el munido occidental, con frecuencia comete o sufre. Quizá haya que buscar en la torpeza de la política de la democracia ¡cristiana italiana el motivo Idel avance de la hoz y I nprtillo en las urnas municipales. Quizá fas reformas sociales que propugna tooy el presidente Gisoard, en Francia, pudieron, si hubieran sido aplicadas con aMterioridiad a su mandato, haber allegado a la U. D. R. más votos que los ¡estriotamenite justos que le sirvieron (para elegir al aiotual presidente por un margen mínimo. Porque Europa, ni está en vísperas ide comunistizarse, ni los partidos socialistas europeos facilitarán el empeño soviético y, menos aún, después del episodio portugués ni el continenite ha perdido la moral úél empuje desarrollisits e industrial como toase ide su progreso; ni piensa en neutralidades; ni carece de fe en su porvenir. Tiene dif ieiiltades como las tiene todo país o conjunto de países ¡en ase de ídinaimssmo creciente. Está en trance de superar una ¡crisis, como venció tres o icuatro, anteriores y muy graves, en este mismo siglo. Allenía, por ser consustamcial icón su espíritu, una conciencia crítica, es idiecir, una sensibilidad culturaa y pdlíitica que anaiHza libremente Jas ideas, los propósitos y el balance de la obra de los gobernantes, lo cuall cowstituye su vendíadera patente de identidad y fepresenita el mejor antídoto contra los despotismos ideoílógicos. Europa occidenital, en suma, adivina ya la claridad al extremo ddl túnel en que se halla, y saldrá por la otra boca, a la luz del día, fortalecida, con las cicaitrtas de lia honda enfermedad sufrida, pero, quizá inclinada a buscar etn una integración superior de la libre iniciativa y del socialismo; de ¡progreso técnico y de la calidad de H vida, ¡él camino de su (unifia cación política. Europa, azotada por leí vendaval del receso económico, del paro y de la inflación, con grandes sectores políticos antagónicos y contrapuestos en mitades equilibradas, tiene, pese a los contratiempos y a tos riesgos y a la presión de la estrategia revolucionaria ¡soviética, una inmensa serie de recursos humamos, técnicos, culturales, empresariales y espirituales, dispuestos a defender y mantener te convivencia en Ja libertad, de su vida ¡pública, ISomo cimiento esencial de su progreso. Aunque Europa se halle, eleotoralmente, partida en mitades, el propósito de orto caer en el- -abismo- -de fe idüota; dura ideoorática, es abrumadoramente mayoritario. José María DE AREILZA EDIA Italia es, electoralmente hablando. marxista; Ha. otra media Italia es conservadora; media Francia s, según Sos últimos datos del sufragio, socialista o comunista; la otra media Francia es conservadora. Media Gran Bretaña dio sus votóos al laborismo; la otra mitad al partido conservador y al liberal; media Alemania federal, se inclina hacia la social- democracia; la otra mitad, al partido de la derecha cristíano- social. Podríamos seguir el análisis, avarazando ¡por los países del Benelux o de Escandinavia de la Europa (occidental, ¡peto no es necesario paina llegar a la conclusión. No con ¡oue ¡rdo con- quienes deducíen de se análisis estadístico la fácil consecuencia de que medio Continente está ya, ¡sociológicamente invadido por Rusia o por sus aliaidos y que el final es irremisible: ¡la f inlatndínizaición o el neutralismo deJ Oocidenitie europeo y Ha gradual sociaiizacián de los medios de producción. Oreo que es impoMamite valorar en toda su importantcia el fenómeno en sí, que acusa una curiosa situación de balance numérico entre las fuerzas populares que apoyan al actual sistema económico y lote sectores sociales que propugnan su modificación. A mí me ¡parece que di irieo- capitaMsmo europeo rao está a la defensiva, ni mantiene una actitud de posición sitiada. Por el contrario, el sistema ha daido pruebas de éraosme vitalidad y de flexible adecuación a la tremenda y repentina coyuntura Negativa del (aba del precio tde ¡los crudos. Y el hecho de que di cabo de dos años del episodio ninguna economía occidental haya quebrado, ¡ni llegado a situaciones límites, demuestra la elasticidad del tejido financiero, industrian y comercial en que se desenvolvía y que le ha permitido afrontar, con relativo éxito, iel feroz envite a sus reservas de divisas y a la estabilidad de la ecuación de los precios y salarios. Europa- -incluida la Gran Bretaña ¡laborista- -ha podido plantar cara al receso, al ¡paro y a la inflación, porque tenía una economía de mercado en funcionamiento y unas ¡empresas, ¿ecnológicamente avanzadas, capaces de sostener e huracán ¡de ilos pagos exteriores imuíltiplioa dos por icuatro. Pese al coro plañidero de los críticos que quieren llevar las aguas a su molino, entre cuyas multitudinarias exhibiciones, cabe seña íar ja celebrada reeiemtiemenite en Francia ton asistencia de expertos del mundo ¡entero y convocada por el ¡partido socialista frfasicés, ningún argumento Serio puede culpar al aeocapitalisroo, ni a la economía de mercado, de H crisis originada por la decisión unia lateral de los países productores de petróleo. Que cada miembro del O. P. E. P. aguante su vela. ¿Hubiera sido distinto el problema, si las economías industriales europeas fueran socialistas en su totalidad? ¿Pero es que la Rusia soviética en sus ventas ¡a través del Comecón, no ha impuesto también subidas enormes al pre- M EUROPA EN DOS MITADES Abra mercados a sos producios anunciándose en la Edición Semanal Aérea de