Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, SÁBADO S BE JULIO DE 197 S. PAG. OPINIONES AJENAS, POLÉMICAS, CARTAS, PliTÜAIIZACIONES, COMENTARIOS. POLÍTICA PARAEL SAHARA Por su interés, reproducimos a continuación unos párrafos del editorial que esta semana publica la revista Blanco y Negro bajo el título 2 Vaeva política vara el Sahara Las Fuerzas Armadas españolas están dando- un ejemplo admirable de abnegación y disciplina. Han demostrado encontrarse perfectamente preparadas, a pesar de no disponer del mejor material bélico debido a que en los. años de la España tecnocrática, cuando del desarrollo acelerado se beneficiaban muy varios sectores, los Ejércitos permanecían a caldo. Sin embargo, a base de espíritu militar y de preparación profesional, si hoy se ordenara a nuestros Ejércitos resistir a ultranza en el Sahara lo harían y con éxito. De ía misma forma que, por disciplina, si se les dice que abandonen el territorio lo harán para atender a! bien común de la nación. Pero si la actitud de los Ejércitos en la crisis del Sahara es admirable, no podemos decir lo mismo de la política gubernamental, que da la sensación de carecer en ocasiones de firmeza, en ocasiones de flexibilidad. Y ambas características- -firmeza y flexibilidad- -son claves en la negociación del caso, saharaui. Parece ahora claro que la política de Castiella era la razonable y conveniente. La tesis de este gran ministro se centraba, previsora y clarividentemente, en una negociación que implicara a todas las partes con intereses en el Sahara. Carrero Blanco se opuso al proyecto Castiella y aquellas siembras equivocadas engendraron la cosecha que ahora, amargamente, recogemos. Pretender un referéndum libre para seguir solapadamente en el control del pueblo saharaui era una utopía. España ha perdido ya el Sahara. Esto es cosa sabida y aceptada. Si la tesis del referéndum sigue adelante a palo seco, se derramará más sangre y se entregará el territorio tal vez a algún grupo político controlado a la larga por Moscú. Si se cambia el rumbo flexible, se rectifica lo que haya que rectificar a tiempo y se negocia una nueva política con energía y flexibilidad, tal vez se eviten mayores males. Lo que no se puede seguir es en la ambigüedad. Las Fuerzas Armadas españolas tienen derecho a que se establezca inmediatamente una política clara y precisa. Parece excesivo a todas luces que los militares derramen su sangre o resulten secuestrados por un territorio que se piensa abandonar, mientras las negociaciones para hacerlo se mueven todavía en el terreno de. la vaguedad y la indecisión. El Gobierno tiene el deber de arbitrar soluciones reales a la actual situación con la urgencia del caso, si no queremos seguir contemplando en los aeropuertos españoles esa escena tremenda de las viudas que aguardan los féretros de sus maridos, muertos en una tierra cuya entrega está ya anunciada y sentenciada. SPANISH IN SIX WEEKS Cursos intensivos de español para extranjeros. Grupos limitados. Dos horas diarlas. Profesorado especializado. Proyecciones y excursiones optativas programadas. planetario REDRUEJO, EN EL EXILIO Nos reuníamos a veces a almorzar en el viejo restaurante Vagenande, de Saint Germain- des- Pres, Dionisio Rí- druejo, Suárez Carreño y yo. Solía con- tentarse Ridruejo con un delgado faux filet de buey y un vasito de vino tinto. El y Suárez Carreño andaban entonces exiliados en París. Era allá por 1963, mes más, mes menos. Ridruejo tenía abandonada la poesía. Suárez Carreño, la novela, la poesía y el teatro. Los dos, a causa de Ja política, tíe la pasión política. Creo que yo era para ellos trazo de unión entre París y España. Yo escribía para un periódico de España. Ellos permanecían, necesariamente, callados en lo que se refiere a publicar en la Prensa peninsular. De aquellas conversaciones encendidas en nostalgia conservo recuerdos más vivos, más inmediatos, que de las que después, ya en Madrid, he mantenido con los dos escritores, con los dos políticos. A Dionisio le pesaba la ausencia. Ño sabía desentrañarse, desarraigarse. Asistí a alguna conferencia suya en un aula de la Sorbona. Había un público formado en mayoría por exiliados españoles a quienes el pensamiento y la palabra c e Ridruejo, años antes su antagonista, sorprendía Y puedo dar fe, doy fe, de que Eidruejo no pretendía atraérseles, convencerlos. Estaba más cerca cíe aquellos hombres que años antes, pero na honda barrera los separaba todavía. Estas barreras que nos separan unos de otros a los españoles son difíciles de derribar. La argamasa que las sostiene está compuesta de terquedad Terquedad española. Una tarde ai salir de larga sobremesa en Vagenande, Dionisio me dijo: He decidido regresar a Madrid. ¿Vas a pedir el pasaporte, autorización para entrar? -le dije. -No- -respondió s e n c i llámente- Voy a entrar de hecho. Me presentaré en la calle de Alcalá. Y que me detengan si quieren. El exilio del gran poeta debía su origen a una salida, creo que clandestina, para asistir a un Simpósium político en Munich. Me parece que fue en Munich. Lo mismo elx exilio de Suárez Carreño, a quien hace mucho que no veo. AI regresar algunos de aquellos congresistas habían sido detenidos. Algunos, desterrados. Ridruejo había preferido desterrarse a sí mismo, lo que para un poeta castellano era como seguir lecciones del romancero. En efecto, un día desapareció de París. Supe poco después que estaba en Madrid. En libertad. Su derecho a la disidencia no era obvio. Era digno e un respeto que no siempre se le tuvo, que al fin se ganó por entero. Disentir a favor de corriente es lo más parecido a hacer granjeria de las ideas. Disentir cuando eso supone renunciar, perder, sufrir, es una actitud que con independencia de su acierto y razón ideológica entraña alta calidad del ánimo, ascética fuerza renunciadora. Uno de los primeros hombres a quienes vi, con quienes discutí, cuando, a mi vez, regresé de París, fue Dionisio Ridruejo. Entonces no pudimos ponernos de acuerdo. Era cuestión de pequeneces. De esas grandes pequeneces está hecha toda la triste insolidaridad de la vida española. -Lorenzo LÓPEZ SANCHO. Garantizamos su aprendizaje con nuestro nuevo Personal Intuition System INFÓRMESE EN: Goiden Instituí- e, S. A. Calle V. de los Peligros, 8, 2. Calle Montesa, -39, 4. Te! s. 221 40 84, 402 17 91 y 402 117 93 2 PROGRAMA PARA ESTUDIANTES mínimo dos semanas Roya! Coüege of Arts. Cpurland Groye Hall Medical College 14.000 pts. 18.000 pts. 19.000 pts. En e! precio se incluye avión, clases, alojamiento, etc SOLICITE PROGRAMA EN VIAJES LANZAMI Castellana, 2. MADRID- 1, o Edificio España, pl. 16. sr. 4. MADRBD- 13 CARRETILLAS ELEVADORAS DIESEL- GASOLINA GAS BUTANO De carga frontal, lateral Desde 1,200 hasta 5.000 Kg. f ENTREGA RÁPIDA y ¡SOCIEDAD MWmK WEMMCIDML D í S. A. I. M. A. Alberto Aguilera, 13- Tels. 241 4500 y 2415336 MADRíD- 15