Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 9 DE MARZO DE 1875. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 68. responsabilidad. Destaca muy positivamente en la labor de J. G. 2. la elipsis de la escena clave. Elipsis elegante, de buen gusto y, televisualmente, perfecta. Tan perfecta como toda la realización en sí dominada, a mi juicio, por la cabal comprensión que del juego de planos tiene Guerrero Zamora junto a la siempre clara, ortodoxa, limpia y preciosista caligrafía gráfica. Bien; La señorita Julia es un dravia sin división de actos, escrito en 1888. Casi contemporáneos- ayos son Camaradas Padre y Acreedores todos naturalistas, con La danza macabra escrita alrededor del 98. El tema central en los cinco son las relaciones sexuales o, por mayor precisión la relación hombre- mujer en estado agudo, y concebida como lucha de cerebros No deja de ser curioso que el hombre, cuando es víctima, aparezca siempre dotado de sensibilidad para el arte o con disposiciones para la ciencia y que sólo en un caso quede vencedor. Este único caso strindbergiano es Juan el de La señorita Julia ya que no se traía de un intelectual ni de uv artista sino de un criado. Aunque- -como señala J. G. Z. -también esta victoria es significativa desde otro ángulo, y se diría ligada al ansia vindicante de ese hijo de la criada que hay en quien, por medio de Juan, se satisface en la aborrecida, por largo tiempo admirada, persona de la aristocracia en Julia, en la señorita Julia Drama sencillo, con sólo tres personajes y uno episódico- -Cristina, la cocinera- -la acción dura lo que la acción misma. El drama se centra, pues, en la condesa Julia y en Juan, el criado, y en la noche de San Juan, precisamente. Como Strindberg, a juicio de Santoli, tenia un ingenio carente de crítica, y confusionista, se complace en teorías, de modo que a sus ojos el caso de Julia, excepcional virtud de su grandeza, había de servir de confirmación a la tesis de Darwin sobre la supervivencia del más fuerte. La señorita Julia es, pues, el encuentro v la lucha de instintos elementales. De ahí la importancia que, con fortuna, da el diálogo a lo inconsciente e impulsivo. Son personajes deliberadamente carentes de carácter, oscilantes, incoherentes, mezcla de viejo y de nuevo Y es que entre Julia y Juan no podía nacer el amor, en su sentido superior. Julia, noble y descendiente de fiables, cae. Una vez caída no puede sobrevivir, pues lleva innato el sentido del honor. Julia es trágica, pero sin grandeza. Juan, el criado, se eleva en cuanto a seductor de su joven dueña, pero ni como criado tiene remordimiento. El único impulso que lo empuja es el de ascender socialmente. Los medios, y la ocasión, no le importan. Es innoble; quizá precisamente por eso es, materialmente, el más fuerte. Lo que Strindberg representa en La señorita Julia no es, pues, un contraste de caracteres ni tampoco de ideales, sino un encuentro, un choque de instintos. Juan Guerrero Zamora, autorizado director de actores, dio a Nuria Torray y a Fernando Guillen la mejor línea, la más honda, la más viva, vigente y clara. Ambos consiguieron sendos triunfos destacables; con la ventaja- -lógica, dado el personaje- -para Fernando Guillen, de haber en Teatro Nos atenemos, pues, a ésta, que es la que cae por entero bajo nuestra ervido al tipo con identidad y plenitud. Margarita Calahorra colaboró asimismo, al éxito de La señorita Julia que tuvo un inserto vivo con el coro de danzantes, oportuno y rompedor de la linearidad clásica del drama que fue como un alivio escénico. CERO EN rnunurTi tUKÜULlA 9 u n d o reajuste del Gobierno Arias había sensibilizado al país. Los periódicos diarios- -y las revistas- -siguieron el proceso de cabalas, comentarios y posibilidades con liberalidad encomiabie. Uno, modestamente, diría que hubo auténtica libertad de Prensa La televisión, en cambio, estuvo ajena y lejana. Cierto que ni la radio oficial, ni la televisión, por supuesto, son voces del pueblo, como aquéllos. Es la voz oficial. Más: es portavoz Y, sin embargo, nunca como ahora hemos echado en falta con necesidad mayor la existencia en TV. E. de un auténtico comentarista político. Es un puesto difícil, pero no imposible. Difícil porque debe informar sin comprometer ni comprometerse. Pero un periodista hábil, ducho, serio, sereno y responsable es capaz de esto. Un periodista que esté al tanto del juego de la alta y media políticas nacionales y sepa, por tanto, lo que debe decir, lo que debe callar y lo que puede dejar entrever... La O. R. T. F. la B. B. C, la R. A. I. -por citar sólo las más oficiales u oficiosas- -los tienen, y e! país suele- estar enterado de lo que pasa. De la verdad de lo que pasa. En TV. E. esto, desgraciadamente, no ocurre. Se ha oficializado excesivamente a TV. E. y no es bueno. No lo es. No es ningún secreto que, aquellas emisoras citadas, con frecuencia juegan políticamente a la contra de otros países cuando les interesa, y si los países reclaman a través de los consabidos canales diplomáticos se cubren diciendo que es ia opinión del comentarista, no de ia emisora como tal televisión nacional o nacionalizada; como televisión oficial u oficiosa. Aquí, desde siempre, hemos sido en esto excesivamente corteses, cautos y caballerescos, lo cual está muy bien, si hubiera recíproca; pero ia recíproca no suele cumplirse siempre. Y hay ejemplos. Muchos ejemplos... La excesiva oficiosidad de los Telediarios rayó en lo insólito el martes, día 4, cerrando su emisión a las nueve treinta sin decir absolutamente nada de ia solución de ia crisis, cuando no cabe la menor duda de que el cambio de cinco ministros era un hecho que, por esperado, había despertado enorme expectación en los medios políticos- -y populares- -del país. Y, casi a esa misma hora, los Servicios Informativos de! Ministerio de Información y Turismo comunicaban a la Prensa los nombramientos. Un flash de la propia TV. E. hubiera sido bastante. Pero no hubo ni esto. Razones muy poderosas debieron de impedirlo, porque si no es inexplicable el absoluto silencio. En esta hora de bajo tono práctico de TV. E. por razones comprensibles que ya expusimos en su día- -grabar para guardar, que es gran medida previsora- parece el mejor momento de potenciar al máximo, en cambio, las noticias, los comentarios y ios espacios informativos de cualquier género con la obsesión, por parte del señor Sancho Rof, de buscar y encontrar a ese comentarista político serio, sereno, autorizado y responsable, a quien dotar de autoridad, y medios claros y suficientes, para que dé al país la nota alta y clara do la política, inspirada en las mejores fuentes para que el hombre de la calfe este informado y sepa el camino y diga la verdad. Porque la verdad ni teme ni ofende... Del dra? na Fróken Julie hay, August 9 ue sepamos, una traducción hecha en 1903 por Julio Patencia y Tubau, y dos adaptaciones. Estas, de Lorenzo López Sancho para el teatro, que estrenó Amparo Soler Leal; y de Juan Guerrero Zamora, vara TVE, con destino a Nuria Torray, que vimos el lunes dg E 1 se A SIMPLE V 1 MA A concurso ideado por Antonio Abellán, que realiza Jesús Yagüe y presenta Leo Anchóriz con la ayuda de María José Moreno... La idea es buena; la mecánica, oportuna; la realización, tempestiva; el ritmo, malo. Lo frena Leo Anchóriz. El señor Anchóriz es un gran actor, un primer actor; no un presentador. Presentar no es fácil; al contrario. Conducir, además, un programa- concurso como éste es dificilísimo. Se necesitan otras cualidades: las que tiene, por ejemplo. Kiko Ledgar. O las que tenía cuando Un, dos, tres... que era espectáculo en sí mismo. Y dinámica desenvoltura para salvar cualquier escollo de los mil y uno que suelen surgir en programas así. O la profesionalidad de Mario Beut, hace tiempo inédito... Yo sé que esto que digo quizá disguste al señor Anchóriz. O puede que no, porque es inteligente y culto, y él mismo se dará cuenta de que no está a gusto. Que no está en su sitio, aunque puede que. con el tiempo, lo vaya adquiriendo. Lo malo es si esto ocurre cuando ya el público ha vuelto la espalda a, l programa... Porque el programa con más ritmo, más agilidad, es correcto. Ilustra, entretiene y puede, incluso, dar ocasión a la sorpresa personal. Esa que crea un concursante con gancho, con simpatía, con autoridad... i Ojalá que ocurra pronto, porque TV. E. necesita ahora de estas inyecciones para salvar el bache dé creación- exhibición sometida al ciclo de creación- arcón, guardándolo para el momento preciso y calculado de darle salida a todo, sin interrupcción. Como está previsto. PAGINAS a imaginación y la fantasía creadora parece residenciada, de momento, en el Segundo Programa. El viejo Temas de formato casi ómnibus, ha sido desglosado, en hora buena, en Páginas con la misma rectoría que aquél: la de los señores Bofill y Riofoóo. Su carácter informativo en profundidad como se dice ahora, le da carácter, importancia y desenvoltura porque siempre contienen algo de interés, tratado con indudable garra y garbo televisivos. No es necesario descender al detalle- -podríamos hacerlo refiriéndonos al tema de la Pesca, a los Carnavales o aJ más reciente, del entrañable y admirado Nicanor Pinole- pero no se traía, en este caso, del dato, sino del conjunto de estas Páginas como programa completo, y desglosado, a la vez, con enfoques personales de indudable vigencia televisual. Con formalismo cuidado; con sentido popular y culto sin cultismo, que es cosa que suele ser empalagosa, Páginas mantiene encedida la candela de la vigilia creadora, gracias al celo de quienes lo hacen posible, que el viernes fue demostrado con Relevo en el puente de mando referidos a los nuevos directores de A B C, Pueblo y Arriba PÍYRTIIÍIAÍ FM í n nnTvr te simple vista es un REPORTEROS DE (semiesquina a Serrano, núm. 215) Venia con grandes facilidades Teléfono 253 31 00. De 9 a 13. WlSORFTA JJCIWIUIA JULIA Permuto parcela sierra Por ático, buhardilla, apartamento, coche de Importación, antigüedades, cuadros de firma o joyas. Teléfono 859 12 06. Tardes. Portugal, ahora. Diego Carcedo viajó hwsta allí para Los Reporteros él programa dirigido por Javier Pérez Pellón, y trajo un reportaje cabal hondo, elocuente y vario. Elocuente en datos e imágenes; txvrio en las verisones verticalizadas desde pueblo a dirigentes. La hora imdecisa de Portugal, abierta a su futuro por los cauces democráticos que tutelan tas Fuerzas Armadas, fue expuesta cor claridad, y puesta en antena con admirabh objetividad, valentía y sentido ortodoxo dé periodismo gráfico. Del buen periodismo gráfico en esta hora de la televisión documental infotrmatwa. En racha de aciertos el programa parece haber encontrado si eficacia ñor la vía de la sinceridad objetiva fuera y sobre la manida y tópica manen de los i oas de lo s egos expresivos i difícil. El tema Tema vivo, caliencontrovertidoy es consultivos de otro tiemw- De otros üew pos próximos. -Enrique DEL CORRAL.