Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Las actrices Carmen de la Maza y Carmen Rossi junto al bebé furioso (Pedro Meyer) en una de ias más divertidas escenas de la obra. MARTÍNEZ EDIERO D E la noche a Ja mañana su nombre saltó a las carteleras y las críticas saludaron a un autor joven que venía a constituirse en una auténtica realidad del teatro español. De los progremitas de mano de los colegios mayores universitarios, el nombre de Manuel Martínez Mediefo vwto a colocarse en las barras de neón de un teatro comercial ¡madrileño. El éxito de El bebé furioso le había dado su más definitivo espaldarazo, lina obra valiente, desenfadada, criticista, que hace reír y sabe dejar un poso de amargura, que fustiga con acierto a la sociedad de consumo que nos ha tocado vivir... Pero la espera ha sido larga. Largos los años escribiendo para la farsa sin que los teatros alzaran su tetón definitivamente. Por eso Manuel Martínez Mediero sigue un poco perplejo por este triunfo, un poco incrédulo... -Cuando fui llamado a Badajoz por Ángel García Moreno creí que se trataba de una tentativa más de fas muchas que padecí an- EL TEATRO COMO DESENCADENANTE DE NUESTRA INQUIETUD Publicamos a continuación una entrevista con el autor de El bebé furioso una de las obras más interesantes de la temporada teatral, que con gran éxito se está representando desde el mes de agosto en el madrileño teatro Alfil. teriormente, pero ésta fructificó afortunadamente para mf. Realmente yo no me di cuenta que estrenaba hasta que vi llegar ai público ai teatro Alfil la noche del 8 de agosto. Es el momento en que te arrepientes de todo. A mi el susto de estrenar todavía no se me rva pasado. -Tú tienes escrito y publicado bastante teatro y El bebé furioso es una de ías últimas. ¿Por qué le na llegado el turno de estreno a ésta? -Efectivamente: El bebé furioso es mi penúltima pieza. Con anterioridad tengo alrededor de una docena de títulos listos para estrenar. La razón es muy simple: creí desde un principio que era la más idónea para estrenar en Madrid. El bebé furioso es una pieza llena de humor y de comicidad, muy apta como pieza popular. Resulta curioso, por ejemplo, observar, tras estos cinco meses de levantar el telón a diario, que el público asume muy bien la obra, pero el público de los domingos jalea y se desternilla