Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Junto a estas líneas, una escena de ¡Chao, don Antonio Barracano! la comedia de Eduardo de Filippo que se representa con éxito en el teatro Alcázar, Antonio Qarisa hace en ella una auténtica creación del personaje de un padrino napolitano. La comedia, divertida, interesante, ha tenido un gran éxito. A pesar de ios inevitables destapes, que traspasan a veces el limité de la decencia, la obra mantiene un tono de dignidad teatral. y esto es igual que- ver a un médico y pedirle que te recete algo. ¿Es difícil hacer reír al público? -No lo sé. Puede ocurrir que nada más salir al escenario lo consigas. Creo que más vale caer en gracia que ser gracioso. El público español se adelanta a ti, no le coge nada de sorpresa, se imagina lo que sigue. Capta muy pronto las cosas. En e! extranjero hay comedias que duran tres horas. Esto en España no se aguantaría. Se quiere todo muT vivo y este ritmo no se puede mantener durante tres horas. -Cuando una obra supuest; atente cómica no tiene gracia, ¿el actor cómico puede salvarla? -Si la obra tá- escrita cómica, pero no tiene gracia, el actor puede salvar veinte minutos, pero nada. más. Si la obra es cómica, y mala, pero el actor tiene situaciones donde agarrarse, puede levantarla. si la obra es graciosa de diálogo, cualquier actor puede salvarla. Ha? obras malas literariamente que oírecen al actor cómico situaciones para la improvisación y esto puede salvarla. -El público de revista, de vodevil, ¿es distinto al de otros espectáculos más serios? -Hay diferencia entre el público de comedia y el de revista; pero entre la comedia cómica y el drama no hay diferencia de públicos. Antiguamente había un público joven, el que hoy invade las salas de fiestas, que no se perdía una revista. Incluso tenían abono y veían la misma revista veinte o treinta veces. Hoy este público se va a las boites También es muy típico de revista el público que viene de provincias. En Madrid ha habido épocas de diez o doce compañías de revista- ¿Considera necesario el destape en la revista v en el teatro cómico? -En la revista forzoso v en la comedia cómica si lo requiere el guión. Ahora, el destape porque sí no debe ser. En él vodevil también es necesario. ¿Cuál ha sido su gran éxito teatral? Este cura La, corbata Las entretenidas El violinista sobre el tejado y como personaje que me guste interpretar, el que hago ahora, don Antonio, porque tiene facetas muy distintas. ¿Es más uificil el género que usted cultiva que ei drama? -Para mí el teatro dramático es más difícil, parque no me considero con fuerzas para ser un gran actor dramático. Me imagino que al revés le ocurrirá al actor dramático. ¿Su condición de actor te permite dedicarse a otras actividades? -Puedo hacer otras cosas, itero me lo prohibo pcmue sor un vago. Pero esta vaguería. desaparece cuando se trata de cine o del teatro. -HaMeme de ¡Chao, don Antonio Barracano! -La comedia la hice poraue me iba mucho ei papel Füippo, que también es actor crónico, be la escribió ara. interpretarla 1 Hace anas años esta, comedia, no se ñutiera, entendido parase n o se conseú el ambiente itaHaaa; era ÍKW es o s saínete que casi nes resalta español. Es el ver ¿adere saínete napotttano coa macla as persenajes, sambas upes y costamtaes. y cal a s iodos sones neásíerráneas ía forma de aclarar de estes oersmajes es csay j a i e c i fa a b del casfin Mi personaje es de gran dnreza. y de ¿ran bondad al mismo táerajH l a senté se ríe coa esto otara pero tamtapn hay momentos deaanátices. No se trata del padruo de 1 Mafia, sino de! jefe de un barrio navctüíano. A Antonio Garfea lo castizo le va mucho jr también lo típicamente español, pues le hubiera gastado ser torero, pero le faltó valor. Ahora se conforma con su tertulia de toreros y de cuando en cuando con dar unos capotazos a una vaquilla. -Si usted no estrenara un año en. Madrid ¿se olvidarían de Antonio Garisa? -No, por un año no se olvidarían de mí; al contrario, quizá me cogieran al año siguiente con más ganas. Fero tampoco canso mucho al público, puesto que sólo estoy en Madrid desde octubre a enero. Si la. obra va muy bien se vasa. a. otro teatro, y sá no, nos vamos a provincias y esto lo alterno con el cine. ¿Cree me a ix senic joven le sosia o le puede gastar el género os usted cultiva? jóvenes están divididos. Existen w e s ae tienen mnuic ludes, vivencias y solé les gastas tss aras raras de forma y de contenido m e en realidad sólo wTM anas metiéndose con el Ayuntaatienta, igual te MSCKUBOS nosotros antes; pero está may de moda ia otea de mensaje. Hay otros s e tienen su nena c su nene y se van al cine o al teatro para divertirse poroue no necesitan tantas vivencias. Ahora se dice que las obras son contestatarias y antes nos decían que eran chabacanas. ¿Da muchos años de vida a la revista? ¿No terminará con esta generación que ahora aborda los cincuenta. -La revista evolucionará. No acabará. Ei teatro de bouievard ha existido toda la vida. Lleva años y años, pero sin tendencia a desaparecer. La revista se convertirá en comedia musirá! Derivará y se acomodará a los gustas del público, pues va en edades v siempre hay edades para los muy distintos espectáculos. Quizá ios jóvenes de ahora se conviertan en las cafaras s e día a día veo entre el público iuíy. 1 hernias tiene sus cáeles y etapas y en cada, una de ellas cambia de usté. Nada morirá. Antonio Garisa na se resiena ni siquiera a. pesar s e an día, esos generes tan aueridos por éi puedan desanaeccer. No ocmrrirá así v para poner su gxanits de arena. él no deja de trabajar. Sos proyectos se m upiwa al ente y. coma no, al teatro. Y en tste campo, y sin impacientarse, Antonio Garisa espera ttue ia. censara dé vía. libre a ana comedia cernirá, pero can. mensaje, titulada. ¿A dónde vas. Amenes. Pero este permiso ya tarda y Garisa. empieza a impacientarse. PUar TRENAS