Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
hace medio siglo 28 de noviembre de 1924 ABC decía contrastado, eso sí, con aquel tipo tan suave, tan apacible, tan optimista, que con la somisa en los labios acepta y sufre todas ¡as conti ai ¡edades y se tesigna a todos los dolores Tan bieve leparo, bien pronto se disipa en nosotios. porque ante la superabundante gracia del saínete- -el cuadro del bar la ingeniosa escena del camalero, dirigiéndose a unos imaginaiios parroquianos: el acieito grande de autor con que finaliza el acto primero, de efecto tan simpático como infalible, el animado cuadro del Tabernillas Palace donde con tan madrileño aire se satiriza el cosmopolitismo actual que ha transformado la fisonomía de Madrid- la habilidad con que se llega al momento melodiamático el encuentro de Don Quintín con su hija- e logran en toda su plenitud y se superponen a otras consideraciones obietivas que pudiéramos harpT El maestro Gueue o b o ar o rtp r n cia con números como el de la copla andaluza, pasión y sentimiento- dos del más castizo caiácter v una felicísima caricatura musical dulzona v sensiblera del tango argentino ¿Qué más puede haceise en un saínete donde las situaciones musicales son generalmente poco propicias que lo hecho por el popularísimo compositor? Ayudar, como ayudó, al éxito franco, entusiasta, de consolidación, obtenido por el sainete, que realizaron de primorosa raaneia los aitistas de Apolo Eugenia Galindo guardará memorable recuerdo de esa noche. Fue la conquista definitiva del cartel y del público de Madrid No sólo en la pinturera giacia que puso en la romposiríón del tipo, sino en la intensidad dramática que supo dar a una escena, entregándose con alma y vida, el trabajo de Eugenia Galindo despertó iusta admiración La señorita Iborra, en su breve cometido C A R I C A T U R A A vj U j OJIA UJC DEMOSTRACIONES DE SIMPATI 4 A EDUARDO PALACIO VALDES Huelva 27, 1 tarde. Entre los periodistas ha producido gran júbilo la noticia de la concesión de la Cruz de Alfonso XII al secretario de la Asociación de la Prensa, D. Eduardo Palacio Valdés. El presidente de esta Asociación le ha telegrafiado, en nombre de los periodistas onubenses, felicitándole entusiásticamente. DON QUINTÍN EL AMARGAO O QUIEN SIEMBRA VIENTOS... Se espelaba un éxito, un éxito glande y así resultó. Obra de cien noches, peleas por las exclusivas, banquete de festejo, todas las de la ley. Arniches ha reanudado con este sataete su brillante tiadición en Apolo. Diríase que durante los cuatro años que estuvo ausente de aquel escenaiio se le había reservado su puesto Y Arniches no ha podido llegar más opoi tunamente, y está donde estaba En la amalgama de lo melodramático y 5o sainetesco a modo suyo, en la construcción, habilísima y teatral de las escenas, en la gracia fluyente del diálogo nadie le supera, y ésta es su indiscutible maestría, que una vez mas se reveló anoche, acertando a dar interés, movimiento y comicidad a cuanto ocurre en Don Quintín el amargao al que han prestado su colaboración Antonio Estremera y el maestro Guerrero Para llegar a la moraleja, que ya el subtítulo de la obra trasluce, aunque finalmente una noble emulación de sentimientos devuelva al piotagomsta a la realidad de 3 a vida, que ha de ser o debe de ser. optimismo y bondad, la fisura de Don Quintín aparece un tanto frazada y violenta, y más que amargura hay en sus actos y pujos de valiente un salvajismo frenético bien LAS BRAVIAS Baicelona 27. En un cafe de la rambla de Santa Momea han reñido esta noche por el amor de un hombre, las camareras Isabel Pascual y Francisca Alvarez causándose lesiones en la cabeza Las dos después de curadas en la Casa de Socoiro fueron conducidas al Juzgado. -Puiol pues no interviene más que en una escena de la obra, dijo con cálida frase v tan depurado estilo la copla andaluza, que por sufragio unánime hubo de repetirse. Carmen Andrés, en un papel tortuoso y en la clásica madiileña, lució su buen ai te de actriz Navario compartió con Eugenia GaImdo el éxito primario. Estuvo bien, francamente bien, demostrando la amplitud y flexibilidad de sus comprensivas aptitudes. Galleguito dio a su papel insuperable relieve cómico v el Sr Iglesias acertó igualmente a vivir su personaje con los más eficaces recursos y encontrado carácter. Citemos con elogio a la señorita Girón, y a los Sres Rodríguez, un buen cómico: Ramallo y Juanito Martínez que sirvió con mucha gracia su escena El decorado, de Martínez Gari, muy apropiado a los diversos ambientes de la obra, que para los autores, para los artistas v para la Empresa ya a ser Don Quintín, el af oí tunaos- -Floridor. ini rJ r i t nnrt 111 11 i Ul l! lllII illl DON QUINTÍN, EL AMARGAO, O EL QUE SIEMBRA VIENTOS... a? p Saínete en dos actos, original de D. Carlos Arniches y D Antonio Estremera, música del mr. estro! f Guerrero, estrenada en el teatro de Apolo, lK ¡f K l talj 11! II II I 1 í t I II 11 (fikm WU X T- i vOT- t n- 1- 3 j r n v ü l (c ITI i i Ar (ri T T n i- V- t. T I S A I V Í I