Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. D O M I N G O 25 DE AGOSTO DE 1974. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 54. Vtetnam, Vietnam fue esaitida el martes, can fotografía admirable de Manuel Cabanillas y montaje correcto de Gloria Carrión. Lo malo del señor Pérez Pellón es que, escribiendo los textos de un reportaje, hace literatura preciosista, y eso no vale. Otro es su destino. Tal vez el periódico diario o la revista; nunca la televisión. Además, Javier Pérez Pellón, llevado de esa vocación total suya, se empeña en leer sus propios textos y lo hace mal. Leer bien es casi un don divino... El no lo tiene. Lo que dice suena mo a lectura de colegio, a recital de fin de curso... y uno no puede sustraerse a ese desfase evidente entre la buena calidad de la fotografía y un deficiente texto de apoyo, dicho, además, mal. Si no estuviéramos convencidos de la bondad rectora del señor Pérez Pellón silenciaríamos lo dicho, pero en eso, en dirigir, debe quedar su misión. En eso y escribir los textos, siempre y cuando responda a la calidad fundamental de un reportaje, no de un artículo de colaboración. Y. en todo caso, dejar que otro sea locutor... que para eso lo es. Porque tiene buena voz y sabe leer. Viendo Vietnam. Vietnam mejor dicho, oyéndolo, teníamos la impresión de estar en una casa particular soportando en un proyector el resultado de un viaje, bien rodado, que comentaba para los amigos el viajero entre sorbo y sorbo de chocolate, como en los buenos tiempos del chocolate con picatosles. Y eso en televisión, rio. Porque la televisión es un medio millonario en audiencia y en responsabilidad de todo orden. Yo sé que esto que digo no me lo va agradecer Javier Pérez Pellón. O quizá sí, porque es inteligente y sabe que lo que digo es verdad. La locución es un don que se tiene o no. Empeñarse en leer si no se tienen buenas condiciones es estropear su buena obra... Esto es lo que ocurrió casi exactamente en Vietnam, Vietnam No EL ESTRENO hago caso de los anónimos recibidos por mi elogio a Silencio, estrenamos Son escoria, fruto de la envidia, seguramente porque Adolfo Marsillach es un valor total; buen escritor, admirable guionista, autor de series inolvidables que alcanza ahora su cénit; actor sólido y director autorizado. Todo junto y todo producto, no He generación espontánea, sino de muchas horas de estudio, de lectura, de paciente visión de las cosas, los hombres y los países. Esta anatomía crítica del teatro con la que se ha enfrentado Marsillach enlaza, clara y rotundamente con aquella del cine que tituló Silencio... se rueda de hace catorce años. Sólo que ésta de ahora acumula más magisterio, mejor perfección y más amplio espectro porque en estos catorce años Marsillach ha madurado más, y la televisión también. Es imposible, visto el capítulo del estreno- ¡por fin! -de la honradez recompensada siempre... en España reunir más clima, mejor consecuencia, más dinamismo, idoneidad, carae- El 21, a las veintiuna, nos encontramos con la televisión. Con la televisión en mejor y más cabal dimensión trascente con Sucede No es frecuente en encontrar reunidos tema, locución, imagen, sonido y. montaje en un admirable y perfecto. Los españoen Europa tuvo todo eso. Y tuvo algo que nos urge elogiar: carencia de lismó, porque el texto y el locutor eslivieron al servicio del programa, no él programa a su servició. Y el programa, memas, fue rastreado de tal forma que prácticamente nada quedó inédito, nada Quedó abocetado o insinuado. Nada. Francia, Alemania. Suiza, Bélgica, Holanda, Inglaterra son las puntas de flecha de la rosa de los vientos donde hoy, ahora los españoles trabajan. Y prosperan. Los esipañoles emigrantes son una fuente de riqueza no solamente vara el país en que residen, sino también para nuestro país dijo él embajador de España en París, señor Lojendio, ante la cámara. Pero Suóede no anduvo, como puede suponerse, por los caminos oficiales de la entrevista triunfalista, sino por el amplio cauce del contactó directo con muchos emigrantes de toda clase y condición laboral, so fiaí e incluso biográfica. Porque Sucede se colocó frente por frente al dato; Sucede buscaba el detalle, la expresión sincera, operante, real y objetiva del tema. La primera parte- -el miércoles veremos la segunda- -fue un muestreo dinámico elegido entre los 117.000 españoles que trabajan en Francia, los 290.000 que trabajan en Alemania, los 205.000 que lo hacen en Suiza, los 67.000 de Bélgica, los 38.000 de Holanda y los 44.000 de Inglaterra... Con sentido claro de la imagen y del tempo oral para no incurrir en pesadez ni monotonía, cada entrevista tuvo su ángulo y su plano correcto; sin falso empaque cuando quienes hablaban eran el embajador Fraga Iribarne o el director del Instituto Español de Emigración, señor Fernández Suárez. o los agregados laborales, o representantes bancarios, o... La conversación surgía al hilo de la necesidad de saber datos, pormenores, soluciones oficiales, tutela, promoción de los emigrantes en esos países. Todo ello envuelto- en una aroma profundo de verdad, de sinceridad. -de realismo, de noticia, de autoridad real por la fuerza de la imagen. No fue hurtada al espectador la necesidad de más noticias radiadas, de más programas televisuales fuera y sobre el socorrido tema del folklore porque lo que queremos es conocer la realidad de España Corresponsales de Prensa y delegados permanentes de periódicos específicos insistieron en la necesidad de seguir manteniendo el contacto impreso con los españoles que trabajan en el extranjero. Y fueron citados ABC de las Américas Siete Fechas y La Región de Orense, como mosqueteros de esa lucha... Los españoles de aquí, de Bélgica, quisiéramos que supieran los españoles de España que no estamos tan atrasados como ellos se piensan. Esa imagen del español con los pantalones rotos y la maleta vacía ya ha desaparecido. Ahora, quien más. quien menos, tiene sus ladrillitos que está pagando, y tiene sus ilusiones, unas ilusiones muchísimo más amplias que las que teníamos antes. Este fue el tono de Sucede en Los españoles de Europa programa de Luis López Salgado, dirigido por Pedro Barcéló, con montaje de Manuel Escobar y Fernando Rodríguez Jerez, fotografía de Roberto Acebes y Jesús Mata y sonido de Alvarez Sanguino. No apareció nombre alguno de su realizador; sí de su ayudante. Javier Diez Moro. Sucede ha marcado una altísima cota en él mundo difícil del reportaje televisual, quisa la esvecialización más difícil y malaventurada en TVE, con excepciones. Pocas. HOY; AHORA... teres dispares, nervios; crítica, espectador y todo lo que se adensa cada vez que una obra se estrena en España. Pilar Miró, realizadora de la serie, ha superado cum laude su reválida en la más espinosa, difícil, agetreada, consecuente y televisiva de todas las series que hubo en TVE. Porque Silencio, estrenamos es una pila eléctrica de mucho voltaje, una explosión de mentalidades, caracteres, idiosincrasias y tabúes puestos ante las cámaras capítulo tras capítulo para remontar todo eso que en España sucede cada vez que a un novel deciden pasarle el añorado rubicán del estreno. Uno, modestamente, diría que la gran vocación literaria de Marsillach ha encontrado su expresión más cabal, y el talento expresivo de Pilar Miró, su mejor cauce. Muchas veces habrá que recurrir, como ejemplo a esta serie crítica, analítica y humorística de Adolfo Marsillach que ha dado a las telecomedias de TVE lozanía admirable y altura extraordinaria. No se puede descender al detalle intenpretativo porque cada quien es cada uno en su personaje y en su papel; cada actor y cada actriz es un tratado completo de sentimiento, de asimilación, de perfección. La serie, lamentablemente, va a concluir. Cuando se haya ido de la antena quedará un vacío que sólo podrá ser llenado si Adolfo Marsillach hace, como se ha dicho, su nueva serie Silencio, se televisa Sería como un Jordán para la propia TVE, que llevaría hasta el espectador noticia y juicio de muchas realidades que. de conocerlas, harían más admirable a la televisión porque demostraría lo difícil que es llevar hasta la antena algo que a todos guste. Y que sea perfecto; tari perfecto como ha sido Silencio, estrenamos con la diferencia de que ésto interesa a menos espectadores que la otra, que lo otro. Lo de la televisión. Puede que si la escribe y la vemos se alce definitivamente el Marsillach escritor; ese que él mismo mató cuando por trabajar tanto como actor aniquiló al escritor que siempre ha sido. Perdido entre la progra ¿e T V E 2; v h n o s el miércoles un corto sobre Zuloaga, con texto de José Villegas Llamas. Fue un admirable documental acerca de la vida y la obra del pintor, torero fracasado. Con imágenes procedentes del archivo de NO- DO se hizo un ágil, rápido y cualitativo desfile de lo más relevante de Züloaga. El país vasco, Castilla, el castillo, Pedraza, los escenarios madrileños del pintor con la entrañable tertulia de la que formaba parte Cañábate. Su mesa del rincón en el restaurante casi cotidiano... La vida palpitante de Ignacio Zuloaga estuvo palpitando en este breve, enjundioso y admirable documental de una figura española de resonancia internacional por sus obras. mación La v l i DAMA DF taUnt 0 autoridad y el LA ÍH 1 M 1 Ut, de Juan Gue. LAS CAMELIAS rrero Zamora salvó a La dama de las camelias La salvó él y la interpretación que del atormentado personaje hizo Elisa Ramírez, a quien debemos unir ya como sensible Margarita Lamento no poder decir otro, tanto del debutante Joaquín Kremel, quien no pudo con él Armando Temíamos que la venerable arqueológica obra de Alejandro Dumas no tuviera en televisión justa correspondencia ideal. Y la tuvo. La tuvo desde la raíz- -traducción y adaptación- -a la copa; la realización. Templada, sosegada, firmemente, Guerrero Zamora fue traduciendo en imágenes el texto y el subtexto del drama; llevando hasta su último término la acción y reacción margaritianas, clave de la obra; regalando el oído en una pulcra dicción, en una traducción castellana fiel, eufónica y templada. Valiente, incluso. Empapó de realismo el ambiente; dio clima a las secuencias, vigor al lenguaje gráfico; circunstancia a los personajes. A todos. Ana María Morales consiguió su gran creación en TVE Como Nanette. Una banda sonora oportuna y cooperante subrayó la línea de aciertos de este Noche de teatro por méritos de Guerrero Zamora y de Elisa Ramírez al frente de un amplio reparto movido con soltura, muy autorizadamente, sobre él plato de televisión que aquél domina. -Enrique DEL CORRAL. IMPORTANTE GRUPO INMOBILIARIO INTERNACIONAL necesita para sus oficinas de Madrid SE REQUIERE: Nacionalidad española. Buena presencia. Don de gentes. Se valorarán conocimientos de inglés y mecanografía SE OFRECE: LOS REPORTEROS p j hombre inquieto, listo y con enorme vocación televisual, g. ue dirige Los reporteros Grato ambiente de trabajo con oficinas enclavadas zona del Generalísimo. Jornada laboral de cinco días semanales. Sueldo a convenir según aptitudes. Las personas interesadas deberán telefonear en horas de oficina al teléfono 261 81 OZ Srta. María José. (9.488- 2)