Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO PRENSA POR ESPAÑOLA, D R I D SOCIEDAD ANÓNIMA M FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA ABC R E D A C C I 0 N, A D M I N I S T R ACIÓN Y TAL L E RES: SERRANO, 61 MADRID M E salió espontáneamente la objeción. M i s amigos se ufanaban de que trabajaban al h i 1 o de las exigencias de la hora. Imaginaban, hacer un Julieta o Diego Marcüla e Isabel Segura, teatrillo de bolsillo: una de las solucio- cuando sus tálamos de mármol, en Venes empresariales que resultan minorita- rona o Teruel, se yergan en la obedienrias y exquisitas porque vienen a ser el cia vertical de la Resurrección. aprovechamiento de las virutas y residuos El humor no se disimula, sino que que orillan inevitablemente el opulento tiende a exhibirse como una propaganda despilfarro del latifundio campesino o los celestial, como una protesta frente a la grandes almacenes urbanos. Iban a cons- lentitud de los planes de estudios y de truir una de esas salas mínimas que se las subidas salariales: protesta que imientierran antes de morirse, lo que ocurre ta en cierto modo los cánones de la poco después, hasta que al fin resucitan huelga él obrero se coloca su casco convertidas en boite o discoteca. de faena amarillo o azul, se estaciona al El bolígrafo de mis amigos trazaba pie de su máquina en la planta siderúrgeometrías imaginarias sobre un papel gica y no da un paso más; así, también, cuadriculado, como un cortijo parcelado Luisita y Pepito se cuelgan, se enroscan, es sobrevolado por la avioneta que riega se injertan; lo demás, corre a cuenta del patrono y de la sociología. nitrato de Chile. -Creo que hemos dado, después de Los economistas alegan que el númil cálculos, con el mismo áureo. Hare- mero de matrimonios crece en esta épomos un teatdto para setenta espectado- ca gracias a la pura matemática del créres. Será como un llamamiento al públi- dito a largo plazo. Cada día y en cada co juvenil. liguen ambulante adquieren una perilla Punteé mi objeción siguiendo el mis- de la cama futura y un dedo gordo de mo tono reposado que usa la economía la novia, también futura. Estas realidades existenciales pre sionan siempre segura de sí misma. Objeté: -Haga su teatro para ciento cuarenta la pareja viva y su vocabulario. Hasta hace poco picaba la sustancia anglo- sajoespectadores. ¿El doble de lo proyectado? ¿Por na: el flirt por ejemplo. Ahora el vocabulario se hace más castizo. Las parejas qué? -Porque los jóvenes a los que usted ligan Se impregna el amor del nomenbrinda su proyecto van al teatro 1 de dos clátor de la guerra: la Santa Liga preen dos. No vivimos la hora del harén dicada por el Papa frente al turco. La ni de la orgía. Vivimos la hora de la Liga que en Francia en torno a la expareja. A Scherezade no le escucha más pansión de los hugonotes, le costó la vida que su novio. Lo más que t é c n i c a m e n t e duque de Guisa. Los niños actuales puede usted permitirse es no duplicar e í a p r e n d e n en la pantalla estas denominaaforo de butacas, sino aumentarlo en dos ciones poco comprometidas. En u n o s tercios. grandes almacenes, satisfaciendo mi cu- ¿Para quiénes calcula ese tercio que riosidad siempre viva, me afirmaron que me ahorro yo en el aforo? la contabilidad de los objetos robados- -Para los que se incrustan. La pa- ascendía al 8 por 100 de las ventas. Pero reja en puntos de amor se duplica o se como el escándalo es también un valor contable, la dirección del gran bazar tieinjerta. Se quedaron pensativos. Sí. En la pareja enamorada surgen espontáneamente, como en las consolas isabelinas, soluciones de marquetería... Temo que vosotros os equivocáis como puros calculistas matemáticos, en el empeño de seguir utilizando el sistema métrico decimal basado en la unidad. Habrá que idear Abra mercados a sus un nuevo sistema métrico cuya base sea la pareja. Creo que se han estado tanproductos anunciándose teando fórmulas y nomenclaturas vaporosas hasta. encontrar el rótulo más exen la Edición Semanal presivo y la realización más plástica: la discoteca Luisita aspira a estar no con sino en Pepito, como el canAérea de ABC. tante y la canción están en el disco: en la más económica ocupación del espacio. Vienen a ser como dos moscas estru radas en un cristal. Con relación al despilfarro espacial que necesitarán Romeo v DE LAS PAREJAS, LAS LIGAS Y LAS SOLEDADES ne ordenado a sus vendedores hacer la vista gorda y sólo d e n u nciar aquellas sustracciones que se calcula que pasan de las mil pesetas. Hace poco, en una tarde aciaga, la sustracción llegó al porcentaje escalofriante en un grupo de chicas y chicos entrados juntos en los almacenes. El que parecía más autoritario llevaba dos transistores en los fondillos del pantalón. Se le detuvo con parte a la Policia y confesaron con mucha ufanía que constituían una Liga Pretendían que esto resultaba mucho más disciplinado y educativo en el fondo, que el hurto de les individualistas solitarios. La familia les enseñaba el regateo, pero la pequeña pantalla íes enseñaba la liga Pronto el resto de los chicos que se habían escabullido por las esquinas hizo su aparición pidiendo silencio absoluto contra devolución del botín. Les preguntaron en la dirección del gran almacén quiénes eran ellos. Se presentaron a sí mismos: Somos la otra liga la de los buenos; los de la Policía autónoma. Ya ve el lector que la pareja amorosa y publicitaria es casi angélica con relación a las comisiones que la misma palabra se usa para la comisión de un delito que para una reunión política en torno al desarme. Otra importante presión sobre el vocabulario del amor emparejado radica en la deslizante conjugación del verbo salir Pepito sale con Luisita. Los padres se apoyan dulcemente en la palabra evasiva. El precio desorbitante de los terrenos y las inmobiliarias favorece a la construcción de locales sonoros y estrechísimos donde todo está a la vista. Por eso los padres acceden con facilidad a que Luisito salga con Pepita. Porque sabe que todo se reduce a salir porque luego no tienen dónde entrar La misma música pop canta siempre letras que son como los úitimos flecos del romanticismo. La chica ha dejado al chico, o viceversa, y ia canción nos da cuenta de que él o ella, al que corresponde la parte pasiva, está hecha polvo, y como cualquier Petrarca o cualquier Bécquer busca la imagen de la novia que espera se le aparezca en las fuentes del parque o en los reflejos del asfalto recién regado. Estas son las alabanzas de esperanzas de la pareja enamorada, con respecto al pecado histórico y masivo de los ejercí- tos o ¡os manifestantes o los protestatarios. La pareja no ocupa más que un banco y un amor que muy a menudo se califica de estrecho Una estrechez donde cabe el amor, pero no la guerra ni el asfalto. José María PEMAN De la Real Academia Española