Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 2 DE J U L I O DE 1974. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 80. lectiva, que no deparó daños a ¡os corredores, aunque sí a algunas bicicletas, y más tarde, otra de consecuencias semejantes, a 126 kilómetros de la salida. Entre tanto, Perurena había sido primero en la cuesta de Tybourg, seguido por Teirlinck, Abilleira y Menéndez, los mismos que pasan en cabeza la cuesta de Plaintel. Después atacan Galdós y el hispanofrancés Mariano Martínez, a quienes se incorporan, primero, Bruyere, después, Karstens, y, finalmente, tres kilómetros más allá, el pelotón. La primera meta volante ha sido ganada por Gualazzini, seguido por Merckx y Karstens, y la segunda por Mercxk, a quien seguían Hoban y otra vez Karstens. En esas dos ocasiones, Merckx ha tomado respectivamente cuatro y seis segundos, que son, para él un estimable puñadito. El pobre Priem tiene dos días de hospital aquí y después, en ambulancia, será repatriado a Holanda. Van Katwyk, con una herida en la cara, a la altura de la sien izquierda, que ha exigido seis puntos de sutura, después de curado en el hospital, ha sido trasladado a su hotel y se espera que mañana esté en la salida. En cuanto a Delepine, pasados efectos de! shock sufrido, descansa también en su hotel. Me entretengo en la reseña de estas noticias para conocimiento de los aficionados que se dejan deslumhrar por el dinero, las flores y los besos que reciben los ciclistas. Que sepan que en ésto, un escrito emprendido como crónica deportiva, puede terminar como crónica de sucesos. -M. CH. CLASIFICACIÓN DE LA ETAPA 1, Sercu (Bélgica) 4- 45- 57 (con bonificación: 4- 45- 37, media: 40,077 kilómetros) 2, Delepnine (Franela) 4- 45- 57 (con bonificación: 4- 45- 42) 3, Van Katwuy (H o l a n d a) 4- 45- 57 (ron bonificción: 4- 45- 47) 4, Karstens (Holanda) 4- 45- 57 (con bonificación: 4- 45- 52) 5, Roosbroeck (Bélgica) 4- 45- 57- 6, Esclassan (Francia) 7, Mourioux (Francia) 8. Barry Hoban (Gran Bretaña) 9, Priems Cees (Holanda) 10. Mintkiezicz (Francia) 11, Van Looy (Bélgica) 12. De Meyer (Bélgica) 13, Parecehini (Italia) 14. Poppe (Holanda) 15, Blocher (Francia) 16. Rouxel (Francia) 17, Teirllnck (Bélgica) 18, Martínez (Francia) 19, Lasa (España) 20. Guaiazzini (Italia) Oliva (español) 64, Zurano (español) 70, Perurena (español) 79, Vallori (español) B 6. Abilleira (español) 92, González (español) 94, Plaza (español) a 1- 44; 105, Melero (español) a 8- 42; 108, Martes (efcpañol) a 8- 4 S; 109, Menéndez (español) a 8- 49; 114, Zubero (español) 120, Torres (español) a 13- 39; 121, Esperanza (español) a 13- 47; 122, Pontón (español) a 13- 57. DRAMÁTICA LLEGADA EN LA ETAPA MORLAIXSAINT MALO, DEL TOUR GANADA POR SERCU Tres corredores- -Priem, Van Katwyke y Delepine- -tuvieron que ser hospitalizados EN DOS MÍNIMAS CUESTAS DE CUARTA CATEGORÍA, LOS ESPAÑOLES EMPEZARON A MORDER LA TARTA DEL PREMIO DE LA MONTAÑA Saint Malo 30. (Crónica de nuestro redactor enviado especial, por télex) El ciclista es admirado y envidiado, porque gana algún dinero- -el que lo gana- y sudarlo, lo sudan todos, porque se le ve retratado en ¡os periódicos Junto a una hermosa muchacha que ie ofrece un ramo de flores y un beso. Eso es todo lo que la galería ve del correjdor. Nosotros, quienes andamos cerca de él, vemos mucho más, y sabemos que no iodo son monedas cayendo en alegre y tintineante cascada sobre sus bolsillos, y floridas sonrisas femeninas coronadas con la guinda de un beso... Porque sabemos que ese beso, está anegado en sudor; que al otro lado de ese beso y ese sudor, ha quedado mucho sufrimiento, mucho penoso esfuerzo llevado al límite adonde no alcanzan ya los músculos, si no son espoleados por una fiera voluntad. Sabemos también que las ffiuchactías gentiles repartidoras de sonrisas, flores y besos, no buscan uno por uno a pdos los corredores, sino sólo a un par (Efe elegidos de cada jornada, que la festiva lluvia de monedas, tampoco se vierte en So dos los bolsillos, y que mientras en el podio de los triunfadores se reparten senrlsas, flores y besos para unos, otros, sin abandonar su bicicleta, se abren paso a codazos entre la multitud que les obstaculiza la partida hacia el hotel... Y alguno que otro, de vez én cuando, abandonando su bicicleta, que es lo último que un corredor abandona, mientras se tenga en pie, viaja, precedido por el ulular de ambulancia, cómodamente tendido en una camilla, camino de cualquier hospital. Pero eso, yo, sin dejar de admirarles, como la galería, lejos de envidiarles, les compadezco. Algo de lo enunciado- -un poco de cada cosa- -ha tenido la etapa de hoy: aplausos, besos y flores, para el belga Gercu, ganador de la etapa; para Bruyere, líder de ¡a carrera, y para Merckx, portador de! malllot blanc de la clasificación combinada... y ambulancia, para los holandeses Priem y Van Katwyk y el francés Delepine. El desastre de la llegada, tantas veces presenciado, y que casi milagrosamente no sobreviene en cada final de etapa en pelotón, ha sucedido aquí esta tarde. El primer grupo, de 108 corredores, se presentaba ante la meta en compacta formación. La andadura, superior a 70 kilómetros por hora. Los codos, las rodillas, los manillares y hasta los pedales se tropiezan en el balanceo que el esfuerzo Imprime a la bicicleta. Pero no importa. Ellos saben hacerlo; los tubulares siguen afirmados en el asfalto y el largo cenf 8 nár de bicicletas rebasa sin novedad las últimas centemas de metros de los 187 kilómetros que sumaba la etapa. Y están sobre la línea de meta, casi pisándola, cuando un fotógrafo alarga la cerviz con su cámara y a la Izquierda de la cámara, su codo del mismo lado... y la foto que pudo haber sido el más fidedigno documento periodístico de la llegada, supongo que no se ha llegado a disparar, y si se disparó, el cliché no habrá recogido ningún hecho ciclista, sino un luminoso cielo semicubierto por los restos de las nubes que a primera hora de la mañana vertieron sus aguas menudas sobre la carrera. El amplio frente de corredores se vio súbitamente quebrado por su izquierda. Varios corredores saltaron por el aire, y, con ellos, sus bicicletas, todo ello, a un metro de la línea de llegada. Lo único claro, en los primeros momentos, era que Sercu, que no. se vio afectado por la conmoción causada por el choque de un corredor con aquél inoportuno codo, había ganado la etapa. El segundo era un fantasma innominado, que después ha resultado ser Delepine, el tercero, que ha sido definitivamente Van Katvick, se creía en principio que, era Priem, el cual pasó la línea de meta por el aire para Ir a caer al otro lado de la meta, donde quedó examine tendido de espaldas, mientras Van Katvick iba a estrellarse contra la base de las barreras metálicas que cerraban el clrsuito; el propio Delepine caía por otro lado, herido, y otros caídos se levantaban con presteza y pasaban a este lado de la linea de llegada. Me imagino la tarea de los jueces de meta, buscando números de dorsales y placas de bicicletas en aquel galimatías de corredores y máquinas que les habrá presentado la fotofüm de la llegada. Ya de mañana, cuando apenas se habían corrido tres kilómetros, hubo una caída co- ¡Ideal viaje de novios! Vuelos diarios en LINEA REGULAR DE IBERIA SALIDAS DE: DESDE PTAS. MALAGA 9.800, -SEVILLA 9.800, -MADKIB 12.125, -VALENCIA 13.400, -BARCELONA 15.450, -ES UNA PROMOCIÓN DE Reserve plazas en su AGENCIA DE VIAJES A ser posible que centre su actividad profesional actual en farmacia animal. No importa que simultanee ambas actividades. SEGOVSA GUADALAJARA RELACIONADO EN AVICULTURA Y GANADERÍA VENTA O ALQUILER PRECISAMOS Somos General Ganadera, S. A Comuniqúese con nosotros al Apartado 17 de SILLA (Valencia) Convénzanos de que es usted el hombre indicado. ¡Hará un buen negocio! Si a usted no le interesa el anuncio piense en sus amigos y dígaselo. Es una forma sencilla de reforzar una amistad. (6.836- 2) 2.50 Ü- 3.00 metros cuadrados. Zona de paso (no céntrica) Casco urbano de Madrid. Altura techos no Inferior a cuatro metros. 222 5113,