Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 19 BE M A Y O DE 19 J 4. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 80. preciso, el matiz requerido, desde el sarcasmo irónico al trémolo dramático. Antonio Ferrandis vivió materialmente a su 111 y en la trágica escena final mostró su gran talento dramático; talento que ya había demostrado en la gradación de las sensaciones hasta llegar al momento de la condena, cuando fuma su cigarrillo a solas con sus verdugos. Javier Loyola, Conesa, García Ortega, Cebriá, Terrón, María Isbert y cuantos intervinieron obtuvieron, asimismo, sendos triunfos personales. La visita de la vieja dama dirigida por José Luis Alonso y realizada por Gabriel Ibáñez, ha supuesto para ambos un éxito admirable, y para Noche de teatro la consolidación de su nueva etapa ascendente, fácilmente advertible. x esfuerzo merecería ya el aplauso. Señoras y señores es un estupendo espacio de gran formato que tiene, además, y visto lo visto, la virtud de un contenido para todos los gustos. Ante Valerio Lazarov, eo un estilo realizador más claro y reposado que otras veces en distintos temas, actuaron Mongo Jeryy, Fórmula V; Zorí y Santos con Lina Morgan, que acapararon el entusiasmo popular; Los Bravos, Marisol... y Augusto Algueró, que condujo la orquesta con esa autoridad que lo caracteriza. Bien; el número fuerte era Marisol, y nos gustó más que nunca porque estuvo más en mujer que nunca, también. Bellísima, muy personal y con recursos extraordinarios de actriz y cantante- -porque es ambas cosas- -dominó el plato, y permitió a Lazarov jugar planps de enorme fuerza y sugestión porque Marisol retrata desde cualquier ángulo. El programa todo, y entero, tuvo el signo positivo de un buen espectáculo musical, frivolo, alegre, desenvuelto. ágil, con ritmo, muy televisivo y limpio de imagen, de sonido y de iluminación. Creo que exigir más es puro incorformismo metódico y tópico porque Señoras y señores logró su objetivo con amplitud suficiente para gustar a todos. A todos los espectadores de la noche del sábado, que es la noche más comprometida, difícil y versátil por la indiscriminación de la audiencia, que tiene ese día su máximo exponente. Rico es un esplendido director que conoce muy bien el oficio. Y por esto su Fray Jerundio de Campazas tuvo en Los libros espléndido aire visual. Pero... Pero, modestamente, opino que el guión de Alberto Delgado, muy bien trabajado y oportuno, quedó a mitad del camino de sus posibilidades; de las posibilidades del libro del padre Isla. Tal vez porque Fray Jerundio es mucho fray Jerundio y no resultaba fácil condensar e insuflarle agilidad y buen ritmo; tal vez porque el propio fray es, en realidad, un plomo. E 3 capítulo tenía la extraordinaria novedad de incorporar a Antonio Mercero como actor, encarnando al protagonista y la boutade resultó mejor que bien, pero sin raíz. Y que nos perdone Mercero, a quien admiramos tanto como director. Para colmo, fue doblado y así el actor perdió más del cincuenta por ciento de su capacidad histriónica. De Fray Jerundio quedó vivo- -esto sí- -el vapuleo al inflacionismo retórico de la época. Cosa, por otra parte, que no sé si todos comprendieron. Con Mercero compartieron el reparto Pepe Orjas, José Franco y Francisco Pierrá, admirable en su breve intervención, como aquéllos lo estuvieron en la suya, más dilatada. Friedrich Dürrenmatt es un fabulista cruel. Dürrenmat, nacido en 1921, se ha impuesto al mundo como uno de los más inquietantes escritores de nuestro tiempo par sus movelos, radiogramas y obras de teatro. Casi todos sus originales son expresión ele un mundo considerado múltiple y, potencialmente, catastrófico, cuyo arden universal aprehende no desde el seguro tranquilizador de un sistema previo, síiio de su misma sastantividad caótica. Es mi pasión, no siempre afortunada, representar en la escena la riqueza y multiplicidad del mundo. Así, mi teatro resul a a veces multívoco y parece confundir ha dicho, La visita de la vieja dama es una farsa cruel. Fernando Díaz- Pía ja, su traiduiotor admirable, la califiea de tragicomedia en el sentido que esta palabra tiene en La Celestina Para nosotros, modestamente, La visita es un drama de intensidad agobiante, con una penetración temática formalmente amasada en el estilo escarnecedor de Dürrenmatt, donde la ironía profundiza hasta la sustancia, o sea, hasta patentizarse no como mero proceíiimieiito, sino como categoría ontológica juicio de Guerrero Zamora. La terrible empresa desenmascaradora que supone; la itividad que alcanza como asedio nero del espectador, sobre todo a través proceso de 111 cuando la verdad se erte y la traición se consuma no sólo SKsteriormente, respecto a la víctima, sino últimamente; es decir, del traidor respecto a sí mismo... todo, en fin, manifiesta P rango estético y el puesto excepcional Sne en nuestro siglo tiene, por méritos propios, La visita de la vieja dama Hay ahora, en TVE, un inequívoco afán te selección en los programas, que se ad íei te, sobre todo, en Noche de teatro MJBL visita de la vieja dama puede ser fir de ejemplo; no ya en lo que se refiere exigencias selectivas, sino a resultados jwácticos. González Vergel, Guerrero Zamora, Cayetano Lúea de Tena y José Luis Alonso- Gabriel Ibáñez han ido marcando positivamente esta última etapa. José Luis Monso debutaba en TVE. No pudo elegir para su iniciación en ella autor y oí ras más difíciles. Dürrenmatt e x i g e enorme concentración y autoridad rectora para ser expresado; La visita de la (íieja dama obliga a relacionar muy afinadamente todos los recursos de la televisión para que surja el auténtico espeetácu 3 estético- intelectual que la farsa exige. Lo consiguió. Es más; diríamos que lo logró con experiencia de veterano que sabe lo que quiere y quiere lo que sabe, dominando todo el énfasis de la grafía como tomento imprescindible para la comunión del espectador con el espectáculo. Consciente José Luis Alonso de la fuerza de la imagen, y del ruido, conjuntó ambos elementos con elocuencia permanente que se Mzo sublime, a nuestro juicio, en varios momentos: uno, en la muerte de 111 resuelto a cámara lenta y con música conerea de fondo; otro, en el plano final con la mano ortopédica meciéndose al compás del vagón en marcha... La interpretación tae un prodigio de sensibilidad total. Irene Gutiérrez Caba consiguió una crea sión impresionante en la figura de Clara Süahanassian. Dueña y señora del gesto, fiel ademán, de la actitud, puso el acento VIEJA DAMA LOS PINTORES t del Prado es un buen ejemplo de esfuerzo malogrado. Rodada en color y, al parecer, con generosidad, la serie está equivocada desde el principio. Desde el planteamiento mismo del guión, de los guiones. Es decir, del esquema. Se ha tendido a dramatizar la vida de pintores ilustres, y se lia caído en el tópico cinematográfico del viejo estilo y en la inoperancia dramática. Puede que aquella serie, extraordinaria por todos conceptos, que fue Leonardo da Vinci haya causado estragos en los imitadores. Pintores del Prado pudo, y debió ser, serie- muestra de valores pictóricos con un breve hilo conductor de la vida del pintor, no un teledrama huero y pretencioso como la mayoría de los guiones, rodados ademas sin mucha fortuna y dialogados sin ningún interés. Creo, modestamente, que un guionista tan hábil como Gómez Redondo pudo usar la voz en qff para hilvanar los momentos biográficos del artista, en lugar de construir situaciones, y dialogarlas. Puede que así Los pintores del Prado hubiera ganado en documentalismo, que buena falta hace, lo que hubiera perdido en dramatismo, como estilo, que no hace ninguna falta. Ana Diosdado es la suavidad y la elegancia literarias. Escribe sin estridencia y sin acritudes. Tersamente. Juan y Manuela es una serie atípica, sin precedente por tema, diálogo y personajes. Vida en dos planos; acción en dos estamentos sociales. Tesis sin doctrina. Ejemplo sin pedantería. Protesta sin desmelenamiento, cada guión tiene abajo, en el fondo, soterradamente, una lección sin fricción. El martes fue la exaltación del espíritu juvenil, limpio, abierto y generoso, frente al clasismo decadente y superado, en hora buena. Ana Diosdado hace los guiones como esquemas, como apuntes, como bocetos. Tiene el secreto del diálogo, de forma que expresa mucho con pocas palabras y robustece a los tipos con apenas tres trazos firmes, vigorosos. Definitorios. Con unos guiones así, José Antonio Páramo realiza con soltura y agilidad superando el hándicap de la acción sincopada en la que la música de Bourbon, con la bellísima canción del tema, juega papel muy importante. La interpretación es tersa y clara, dominada por la propia Ana Diosdado que es una gran actriz; y por Jaime Blanch, Amelia de la Torre y Fernando Delgado con un largo etcétera importante. Juan y Manuela es, desde luego, una gran serie de TVE que invita a la meditación y obliga a pensar lo que dice Ana Diosdado, como autora, y lo que muestra como guionista poco convencional y tópica, y de extraordinaria fuerza en su misma suavidad creadora y de recreación. Creo- modestamente, que Los pintores FRAY JERUNDÍO A TM Jiménez JUAN Y MANUELA MIRAVÍTLLES La prehistoria del FI SARAnn El director de PrograE. L 3 ADAUU ¡báñe? s e mas sgñ 0 rrador, acaba de enunciar, sin adjetivos y casi matemáticamente, lo que hubo y lo que hay en la Programación, para confirmar su signo positivo. Ana Diosdado sustituye a Si yo fuera rico Adolfo Marsillach a Los camioneros A su aire a Asi es y así se hace Todo es posible en domingo a Tarde para todos Y en Paseo Pintor Rosales, 26 Señoras y señores llena un bache de años en gue no se hacia el programa musical del 550 metros cuadrados sábado. Y tiene razón. ¿A qué entonces las Aire acondicionado y otros servicio? censuras de algunos? Aunque sólo fuera Información: Teléis. 26118 86 y 26118 50 por haber redimido la noche sabatina, ei MIHAVULLE futuro presentado v dirigido por el profesor MiravitUes y realiza do por Eugenio Pena, ha devuelto a Televisión Española la inquietud científicodocente, perdida hace tiempo. Cada capítulo es un modelo de síntesis, de razonamiento y de televisión- documento que nos permitimos aconsejar a nuestros lectores El admirable tono discente, además, de don Luis MiravitUes es un prodigio de serenidad que, en momentos muy concretos, alcanza objetivos sublimes. Esto ocurrió el lunes con el programa extraordinario dedicado al cáncer, auténtico ejemplo de espacio divulgador de lo que en Barcelona se hace luchando contra el terrible mal. Barcelona quiere, ahora, contar con un hospital oncológico modelo. Para él pidió el profesor MiravitUes de una forma tan convincente V televisiva que estamos seguros que su vos habrá tenido eco generoso por que to merecía. -Enrique DEL CORRAL. SE VENDE DIRECTAMENTE SOCIEDAD PROMOTORA COMPRA SOLAR 0 CASA libre de ¡aquilinos para construcción de 15 ó 25 viviendas. Pago contado- 253 86 43