Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Blasco, -Buigmiquel, Roca, Alfonso Figusras, Opisso, todos ellos a las órdenes de Consuelo Gil, auténtica alma da la publicación. Para no dilatar más esta reseña histórica, hagamos finalmente alusión a algunas de ¡as publicaciones nacidas posteriormente: Jaimito (1943) E! Guerrero del Antifaz (1944) Bazar (1947) Clarín (1949) Jóvenes (1951) Yumbo (1952) Aventurero (1953) Diego Valor (1954) Molinete (1956) Els Infante (1957) Balalin (1957) Tío Vivo (1960) La Ballena Alegre (1965) Vida y LJUZ (1965) Dinoa (1968) Gaceta Júnior (1968) Strong (1969) Trinca (1970) El mundo de la revista infantil y juvenil, del popularmente llamado tebeo, asiste en estos momentos en España a un auténtico boom del que puede ser claro ejemplo la d i versidad de publicaciones que semanal mente aparecen en los quioscos. En las imágenes (derecha) tres portadas de otras tantas publicaciones: Molinete Lily y Jabato sirve a intenciones extrañas a ella misma resulta inevitablemente enriquecedora, ya que contribuye a aclarar actitudes mentales que pudieran estar viciadas por la ignorancia y a decidir un ejercicio de la libertad más consciente y responsable EL PAPEL DE ESTAS PUBLICACIONES L AS revistas dedicadas a 4 mundo de los niños y de los jóvenes han de tener en cuenta la aceleración de acontecimientos que hoy preserwrfamos de una manera continua. Y ofrecérselos de un modo ameno, objetivo y, por supuesto, recurriendo a la imagen, que acaso sea el ¡medio de expresión que especialmente desean porque han nacido y viven inmersos en lo que conocemos con el nombre cierto de civilización de la imagen Pero todo ateiimperándolo a su peculiar forma de ver Jos problemas, es decir, sin desvirtuar para nada la vida real de los lectores, su mundo sensorial, su nivel psicológico, su comportamiento humano. Es evidente, por tanto, que ias revistas infantiles y juveniles no sólo deben deleitar, sino también formar e informar, que son (as tres premisas básicas a tener presentes en la estructuración definitiva de las mismas, pero antes que nada, aunque normafanente ocurre lo contrario, se ha de tender a un enlace entre los dos últimos aspectos señalados, puesto que cuando la información no REVISTAS PARA EL TIEMPO UBRE E PUBLICACIONES PERIÓDICAS INFANTILES Y JUVENILES EDITADAS EN ESPA 8 A Y EXISTENTES EN EL MERCADO AL 1 DE ABRIL DE 1974 SEMANALES. -DDT, Uly, Mortadelo, Pulgarcito, Tío Vivo, Super Aventaos, Álbum Gigante Trueno, Álbum Gigante Jabato, Zipi y Zape, El Guerrero del Antifaz, Jaimito, Famby, Roberto Alcázar y Pedrín, Purk el Hombre de Piedra, Gardenia Azul (femenina) Golondrina (femenina) TBO. QUINCENALES. -Halcones de Acero, Bip Kirby, Tes. Zagor, Grandes Aventuras Juveniles, Ole, Pilote, J 20 (confesional) Pato Donald, Tretxevents (confesional) El Hombre Enmascarado, Sargento Tigre. MENSUALES. -Carlitas, Popeye, Asteríx, Lucky Lucke, Aguiluchos (confesional) El Benjamín (confesional) Juventud Misionera (confesional) Piñén, Primavera (confesional) Primera Luz (confesional) Ríe (confesional) Saeta Azri y su suplenraito- Saetín. Aiex, Gigantes Disney, Dumbo, Direa (femenina) Vida y Luz (confesional) Aventuras del FBI, Mendoza Colt, Kay Morton, Rock Vanguard. Noveno Arte, Años de Oro, Tele Historieta, Gorila, Hazañas Bélicas. Zona de Combate, Servicio Federal, Agente Especial, Espionaje, Perfil. OTKA PERIODICIDAD. -Cavall Fort (confesional) Anales Obra Misional Santa Infancia (confesional) Magos del Humor, Ases del Humor, Motor Joven. N consecuencia, las publicaciones para menores han de tener un planteamiento, por ¡o demás necesario y casi ausente de las que en España se editan, de tal tnodo que su acción conlleve una íabor positiva de educación, preparando a los niños y jóvenes para una convivencia social, dejando a un lado ese puro infantilismo, a la larga contraproducente, en casi toda su temática, en la planificación de su contenido. Da pena a veces el ojear estas revistas, que no hacen otra cosa que, o distraer al lector, o emplear un lenguaje ñoño y desfasado; este es el gran peligro, que convendría cortar por los organismos encargados de aplicar si Estatuto de Publicaciones Infantiles y Juveniles de 1967, ya que en su artículo 9. apartado i) indica qu en el contenido habrá de evitarse cuanto suponga o pueda suponer desviación an el uso correcto del idioma o deformación estética, cultural o educacional de ios lectores Porque hay que tener presente, siempre y en todo momento, como ha dicho Jesús María Vázquez, que la información infantil y juveni es un auténtico servicio social que surge de la necesidad de evasión y recreo de los pequeños lectores. Este mismo sentido es el que se recoge en el artículo 1. de! Código Moral para las Publicaciones destinadas a la Infancia, redactado a instancia de los editores de los países miembros de la Comunidad Europea, que indica que estas publicaciones, por su sentido esencialmente recreativo, deben esforzarse por ser educativas o, por lo menos, no ir contra los preceptos educativos. No conviene, sin embargo, cargar las tintas en exceso, puesto que esencia! y fundamenlalmente estos medios de comunicación han de Henar el ámbito de las múltiples actividades de tiempo libre, siendo ahí cuando la incisión de las publicaciones ha de ser más fuerte, pero de manera que no aburran al lector con temas de enjundia pavorosa, sino de un modo sencillo, claro y objstivo. EL PERIÓDICO EN LA ESCUELA Q UIZA sea en la escuela, entre los alumnos de la enseñanza general básica, donde se encuentre el germen de! os lectores de este tipo de publicaciones, que, en consecuencia, han de tratar todos tos asuntos que tes puedan interesar. La presentación y confección de ias publicaciones reviste una especial importancia por I medio humano a que van destinadas, y an ellas ha de prevalecer la fotografía o si dibujo en cada una de sus distintas secciones, porque no podemos ofrecer un texto plomizo sin más, teniendo en cuenta el auge moderno de la imagen en nuestro tiempo. Con alio conseguiremos aprovechar y promover la necesidad de lectura que tienen el niño y el joven, a través de una cuidada y esmerada presentación de su contenido. En rtuestro país ia experiencia del perió- r dico escolar no ha sido todo lo positiva queL