Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El entonces obispo de la Seo de Urgel, copríncipe soberano de Andorra, reunido con los síndicos y procuradores del Consejo General de los Valles, algunos años antes de la singular proclamación de Boris I. de las libertades andorranas se remontaba nada menos que al Emperador Carlomagno; que su hijo, Ludovico el Pío, había confirmado las franquicias de la población y que, en cualquier caso, la existencia jurídica de Andorra dimanaba del Acta de la Seo de Urgel, suscrita en el año 839 por el obispo Sisebuto; que el señorío sobre ¡os Valles ha- bíase repartido amigablemente durante siglos entre tos ¡prelados de la Seo y los condes de Foix; que la soberanía ide estos últimos había pasado a los jefes del Estado francés; que incluso Napoleón reconoció en 1806 los derechos particulares del territorio; que, en suma, los únicos soberanos legítimos eran Jos estimados Copríncipesy rtp sé podía renegar de mil años de tradición- para ofrecer la corona al primer despabilado que pretendiera apropiársela. El cual, para colmo, era ruso. Y vayan wstedes a saber si asta un bolchevique camuflado... Tras ¡largo y apasionado debate los reunidos- acordaron dejar las manos ü- bres al Síndico para que obrara a su guisa y, finalmente, una mayoría decidió que, por el bien general de la nación, ipodía aceptarse que Boris se coronara a sí mismo, sin csramonia oficial alguna. No ihubo, ciertamente, proclamación ni declaración de ningún tipo, paro Boris, al recibir ¡a noticia en el hotel, empezó a comportarse como un verdadero monarca: se rodeó de consejeras privados, mandó publicar un boletín y apresuróse a redactar una Constitución en 17 artículos, de cuyo texto ordenó imprimir 10.000 ejemplares que fueron repartidos por el país y enviados a personalidadas españolas y galas. Seguidamente, al percatarse de que su rango real no cuadraba con Ja ancestral denominación de tos Valles, resolvió trocar, su itPtu lo de Rey por otro más adecuado. BMgió: Princeps Soberanus et Supremus Andorrae y, a modo de augusta coletilla, Defensor de fár Ps Luego decidió tomarse unas vacaciones y partió, siempre acompañado por la otoñal divorciada norteamericana, hacia la playa tarraconense de Torredembarra. Mientras tanto, nuevas del extraordinario suceso- -y una copia de ¡la Carta Constitucional Andorrana -habían llegado al palacio episcopal de Urge! A Ja Mitra, el episodio no le hizo gracia. ¿Qué se proponía aquel obcecado individuo? ¿Perturbar la paz idílica de los Valles? ¿Destruir el equilibrio político del Principado, razón ¡primordial de su existencia como Estado independiente? Las autoridades se alarmaron. La Prensa de Lérida tomó cartas en el asunto y dedicó al flamante soberano un par de irónicas editoriales. En su retiro veraniego, Boris se enfureció y decidió ílegada da ¡hora de actuar. E! t i de julio de 1934, imbuido en sus altísimas funciones, hizo público I siguiente manifiesto: sente año, -en la. fecha que fijará nuestro Gobierno Provisional. Tercero: Don Pedro Torres Riba queda nombrado Presidente del Gobierno Provisional. Y firmaba, por vez. primera: Boris, Princeps Este documento venía a ser la declaración categórica ¡de sus pretensiones, ila aíirrnaoión osada y tragicómica de su soberanía sobre el Principado pirenaico. Regresó a Andorra inmediatamente, sin su caduca amante. En los Vattes reinaba la calma más absoluta. Las gentes, acaso un poco desconcertadas, se preguntaban si aquel personaje era un perturbado, un cínico o un bufón. Neu de fabrer, aigua en un paner Nieve de febrero, no dura mucho) murmuraban filosófica Boris, conde de Orange, barón de Skos- mente. Los entusiasmados procuradores de syreff: ayer preferían echar tierra sobre el asunto. Al fin y a) cabo nada se había decidido ofiDespués de consultar con nuestros consejeros y de haber escuchado las peticiones de iailmente. Nada, en consecuencia, había sulos andorranos que solicitan nuestra ayuda cedido. La historia de Andorra silenciaría CONSIDERANDO que el Excmo. Sr. Obis- aquel insignificante episodio protagonizapo de la Seo de Urgel se niega a presentar- do por un maniático desequilibrado... Días nos excusas por las injurias vertidas contra más tarde, cuatro guardias civiles españoles nuestra dignidad y publicadas en El Correo enviados por e! obispo de Urgel acompañaron al sedicente monarca hasta la frontera de Lérida. de su remo. Desde allí fue trasladado a POR ESO: Barcelona por la Policía y puesto a disposia) Declaramos la guerra al Excmo. Sr. cíón del juez especial, señor Beflón, encarObispo de la Seo de Urgel. gado de Jos casos relacionados con la Ley da b) Nos proclamamos Princeps Soberavagos, y maleantes. Poco después sería exnus et Supr mus Andorrae y Defensor de pulsado también de España. la Fe. Desvanecido el sortilegio de su quimera, c) Ordenamos a nuestro heraldo anunciar ai son de trompetas la lectura, en voz alejado para siempre de su Principado de las montañas, ancluvo sin rumbo fijo duranalta ¡en las plazas más concurridas de las te cuatro años por Lisboa, Tánger, Gibralseis parroquias de Jos Valles de Andorra, del tar... En 1938 las autoridades francesas te texto que sigue: permitieron regresar a Aix, donde se reunió BORJS I, Principe de los Valles de Ando- con su mujer, la auténtica. Pálido, delgado, rra, DECRETA: ojeroso, con los cabellos prematuramente enPrimero: Queda destituido el Consejo Gecanecidos, Boris de Skossyreff se hundió neral de los Valles de Andorra. para siempre en e! olvido. Quizás ya sra tiemSegundo: Las elecciones generales ten- po de que muriera. drán lugar antes del día 1 de agosto del preJuan BALANSÓ 23