Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sólo me rendiré ante mi superior había dicho varias veces el teniente del Ejército japonés Hirco Onoda, combatiente en Filipinas durante la segunda guerra mundial y que se ha entregado ahora a su superior, Yoshími Tanlguchi, tras parmaneoer treinta años en la jungla creyendo que aún no había terminado la conflagración, Sobre estas líneas, en 1 entro, Híroo Onoda brinda con el jefe de la Fuerzas Aéreas filipinas, José ft. ftanoudo, en presencia del embajador japonés en este país, Toshio Urabe. A la derecha aparece Onoda (de píe) junto a su hermano, ambos eran oficiales del Ejército Imperial nipón. Abajo, a! a izquierda, a señora Tan Onoda, de ochenta y ocho años, Hora de alegría tras saber fa noticia del descubrimiento de su hijo Hiroo en las selvas de Lubang, en Filipinas. Si ex teniente Onoda alienta cincuenta y dos años, Al enterarse de! a derrota de su país en la guerra mundial, Onoda contestó seguro de sf: Victorioso o derrotado, yo he hecho lo que he podido. TREINTA AÑOS EN LA JUNGLA