Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C OMO suele hacer cuando saca a la caHe el tomo en pasta española del Diccionario, sin el menor alarde editorial y mucho menos comercial, la Real Academia acaba de publicar el Esbozo de una nueva Gramática de 3 a Lengua Española Sintomáticamente, desde 1931 la Academia no renovsba públicamente las normas de ¡nuestra lengua, por más que ila Cam teión de Gramática siguiera trabajando, aunque eJ habla evolucionara en la viva creación diaria, a pesar de que las corporaciones homologas de jos países hispanoparlantes hayan dejado de ser turfes invitadas de segunda mesa. Es decir, que, fecha de edición de las gramáticas en mano, podría pensarse que la lengua española no ha cambiado de 1931 a hoy, cuando la verdad es muy distinta La Academia trabaja quedo y por derecho, pero sus frutos los da de muy tarde en ta ¡rde y mo como tiimórt lunero, lo que da origen a estas posibles falsas ¡interpretaciones. Mientras la Academia trabajaba y caMaba, desdo 1931 a Ja fecha casi se ha ¡inventado Uina mueva lengua española. En 4o que ia lengua tiene de reflejo de un tiempo, I ciasteMano ha respondido a 3 a reaiidad de España. Mientras que existe una. España ilegal y otra real, también tiay una lengua oficial y otra popular. Por eso aquí a los políticos se les entiende poco, porque se expresan en esa lengua oficial, extraña, distar En tiempos de cartillas de faeton- amiento y pan negro que ya son historia en el libro de Tamames, los poéticos habtaban del Imperio, del mañana que amanece y de la clara vertebración silente de nuestro destino; la gente, en cambio, tenía palabras más humildes, que eran azúcar imoreina, boniato, cédula personal, hambre. Si los años cuarenta trajeron a la lengua una carga de retórica, la llegada a! poder de tos llamados ministros económicos forzó una teoraíseaeión del habla. Con Serrano Sufter los españoles todavía acertaban a entender lo de ia. vocación universal de España; pero con LWIastres empezaron a perder pie semántico y irto dar una con la coyuntura y ila estructura, y sólo comprendieron qué era ¡la estabilización cuando se les dijo en cristiano que había que apretarse los cinturones y hacer de tripa corazón y de ila autarquía, historia. ¡Pobre pueblo español, siempre escuchando un lenguaje político ininteligible, latín de Salamanca, silogismos to- BIENVENIDA, GRAMÁTICA mistas, prodarnas liberales a la francesa, anuncios bakujiinistas del reparto, retoricáis ítato- germanas o, ahora, párrafos que parecen sacados del manual de Samuelson! Pero estos nales son del pueblo, no de los Gobiernos. No se vaya a creer que sólo las gnandes decisiones se toman con un lenguaje extraño, para que el pueblo esté ausente, en su habla llama. La jerga económica Mega hasta los Ayuntamientos y muchos tai salido elegidos concejales estos días porque prometían la utilización de todos los recursos urbanísticos del habitat sin destruir nuestro ecosistema o porque se preocupaban por 4 a difícil problemática que las tensiones salariales iltevan a nuestras unidades sutowbiales La gente coge la música, pero no Ja ietra, como en las canciones de moda. Y a los concejales de la última hornada tes ha pasado tres cuartos de lo propio: que han aplicado un léxico tecnocrátSco a una retórica totalitaria. En otros términos: han hablado como Girón, pero con palabras de un informe del Plan de Desarrollo. Lo más grave del asunto es que su bien la retórica totaíMaria no impregnó ei lenguaje de la calle, la jerga tecnocrática sí que está llegando a! habla llana. Las amas de casa comentan cuando van a poner en marcha la ilavadora automática: -Déjame, hija, que voy a hacer la programación... Cuando ía mujer agradece al marido la sortija de oro q ue le ha regalado por etl Día de los Eamorados, aquél se excusa galante- -María, es que las joyas son una buena inversión a la que nunca afecta la inflación. Ya todos hatajamos como Sos ministros económicos, de forma que no hay quien nos entienda. Parees que ya fuera imposible decir que un árbol tiene las hojas verdes. Para quedar bien en sociedad ahora hay que dar tecnooráticamente un rodeo expresivo y comentar que 3 a riqueza foresta! tiene unas tinciones cromáticas de determinados tonos. Como ya predijera Machado, aquí mandan los eventos consuetudinarios que acontecen en la ma y el español quiere hablar como las leyes de los Planes de Desarrollo, con I inconveniente de que ni siquiera han leído a Samuelson. La ceremonia de ia confusión no deja de ser divertida. Leo en ün periódico una noticia sobre la participación estudiantil en la que se señala que parece muy difícil que esta participación sea articulada debido a la reluctancia del alumnado a la actuación representativa y su preferencia por la entftativá Otro señor laifirma en una encuesta que la optiimización de las oportunidades y ia minimizaición de ios riesgos que plantean las enormes mutaciones de nuestro entorno en los años venideros exigen, ineluctablemente, que nos convirtamos en una sociedad creativa. Ya no se dice que el pescado es caro ni se. pintan cuadros sobte el ierrra, sino que se comenta que ia peligrosa evoiución de los precios de los productos de consumo tiene la fácil terapéutica de un referzamiento drástico de la oferta, a. través de las importaciones de choque que se estimen necesarias y a las obras de arte se les pone de título Textura- telúrica número 325 o Estructura cromática número 769 Por eso hay que dar la bienvenida a te Gramática de la Academia. Leyéndola, muchos españoles quizá lleguen a recordar que aún quedan palabras como tempero y sementera, loma y arroyo, cierzo y solano, que quizá todos nos podríamos entender mejor si comenzáramos a llamar a las cosas por su nombre. Y quién sabe si así hasta podríamos ilegar a la participación. Pero, claro, entonces a ta participaoión seguramente habría que llamarla de otra forma. Antonio BURGOS Mientras la Academia trabajaba y callaba, desde 1931 a la fecha casi se ha inventado una nueva Lengua española. En lo que la lengua tiene dé reflejo de un tiempo, el castellano ha respondido a la realidad de España.