Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
María del Carmen deAndrés Conde: IA PRIMERA MUJER INGENIERO DE CAMINOS Tiene veintiún años y ha terminado la carrera con! a calificación de sobresaliente L A incorporación de la mujer a todas las tareas de la actividad humana es un hecho tan irreversible como positivo. En España tenemos ya mujeres alcaldes, jueces, notarios, fiscales, guardias, de ia circulación, futbolistas, empresarias y no digamos abogados, médicos, arquitectos, que son ya legión. Desde hace unos días tenemos también una mujer que ha terminado una carrera hasta ahora reservada a ios hombres: la de ingeniero de Caminos, Cañales y Puertos. Quien ha alcanzado tan importante cota es la señorita María del Caímen de Andrés Conde, que tras cursar sUs estudios en la Escuela Superior de Madrid tos ha terminado en 4 a última convocatoria con la calificación de sobresaliente y con ei número 15 de la promoción. ¿Por qué elegiste na carrera tan dificS y tan técnica? -le 4 S? eguflítamos. -Cuando terminé el Bachillerato tenía muchas dudas sobre la elección de carrera. Para buscar una orientación acudí al Instituto de Psicoteenia y allí, después de muchas pruebas, me aconsejaron que estudiara Caminos o Navales. ¿Tienes antecedentes familiares en esta profesión? Mi padre era coronel, pero decía que le hubiera gustado ser ingeniero. Tengo un hermano que es también ingeniero de Caminos y una hermana que es arquitecto. ¿Has tenido dificultades para encontrar colocación? -No. En seguida empecé a trabajar en la Dirección General de Carreteras. María dei Carmen de Andrés Conde es una joven de veintiún años, más bien tímida, que no da importancia alguna a todo ¡o que ha conseguido y que oculta su indudable tesón, fortaleza de espíritu y talento bajo unas apariencias de gran sencillez. Nadie podría sospechar que con su aspecto de niña tímida es capaz de proyectar puentes, calcular estructuras, trazar autopistas. FELICITACIÓN DE LA ESCUELA DE INGENIEROS Yo opinó que la mujer que no está liberada -dice en esta entrevista María del Carmen de Andrés- -es porque no tiene un interés real en hacerlo. A su alcance tiene medios suficientes para conseguirlo. Al graduarse la última promoción de la Escuela de Caminos, el claustro de profesores hizo constar en acta su satisfacción porque una mujer, nuestra interlocutora, hubiese obtenido este título por primera vez en España, así como por su brillante calificación. Todo esto se te comunicó por carta a la interesada. ¿Por qué los ingenieros, pese a las dificultades de sus estudios y cálculos, no son tan conocidos y populares como los profesionales de otras carreras? -No lo sé. Creo que la gente no valora debidamente su trabajo. Circulamos por puentes, túneles y carreteras que son verdaderas maravillas y a nadie se te ocurre preguntar por el hombre que ideó aquellas obras y soluciones. Y en esta profesión hemos tenido en España personalidades de talla tan gigantesca como Echegaray, Torres Quevedo o Eduardo Torroja. ít -Otra cosa que se pregunta la gente es por qué se hunden a veces puentes con muy pocos años de vida. Siempre se compara esto con los puentes romanos o con el Acueducto de Segovia, que llevan milenios en pie. -Siempre hay factores imponderables que escapan a toda previsión. También se estrellan aviones. En cuanto a los puentes romanos, seguramente también a ellos se les hundirían, lo que pasa es que a nosotros solamente han llegado los buenos. También muchas estructuras de nuestra época es posible que duren siglos. -Otro tema. Recuerdo haber leído que doña Concepción Arenal para asistir a las alases de la Universidad sin suscitar escándalo tenía que vestirse de hombre. Años más tarde doña Blanca de Jos Ríos permanecía separada de sus compañeros y acudía a las auias acompañada solemnemente por un bedel. En la actualidad en este aspecto ias cosas han dado un giro de 180 grados. -Durante la carrera- -dice María del Carmen de Andrés- -he sido una estudiante más a quien se le ha exigido exactamente lo mismo que a ios otros. Solamente tenían conmigo ia curiosidad y deferencias naturales oor ser mujer. -Aparte de tu carrera, ¿qué aficiones tienes? -Me gusta la música clásica y moderna. Me falta muy poco para terminar la carrera de piano. También me gusta la literatura y ieer temas de investigación, sobre todo de Física Nuclear. Para terminar preguntamos a nuestra interlocutora su opinión sobre la liberación de la mujer a la vista de todas esas campañas que se promueven en el extranjero. Su respuesta es clara: -Yo opino que la mujer que no está liberada es porque no tiene un interés rea hacerlo. A su alcance tiene medios suficientes para conseguirlo. No necesita más que poner empeño y voluntad. Mario GONZÁLEZ MOLINA