Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMINGO B 8 DE O C T U B R E DE 1973. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG 81. INFORMACIONES TEATRALES Y LOS PECES ROJOS DE JEAN ANOUILH Teatro Fígaro. Reparto: Juanjo Menéndes, Encarna Abad, Amparo Baró, Lorenzo Ramírez, Magda Rotger, Carmina Merlo, Encarna Abad, Pablito del Hoyo, Yolanda Ríos, Carmen Guardón, María Silva, Félix Navarro, Isabel M. Peres. Espacio escénico y figurines; M. Mampaso. Música: Alberto Peyrou. Dirección: G. Pérez Puig. Nunca me hu decepcionado Anouilh. Ni siquiera con aquellas piezas que la crítica francesa acogió con reticencias Hay algo en él que recuerda el feroz espíritu de independencia de nuestro Baroja. En un autor teatral, cautivo de la necesidad de éxito público inmediato, las posturas antitópicas, las ideas contra las corrientes de la moda, son extraordinariamente raras. Anouilh no duda aquí en burlarse, con una mala intención evidente, primero, de la crítica teatral- -lo que me lo hace doblemente simpático- después de la disciplina social, mas tarde de ciertos convencionalismos matrimoniales, luego de la Resistencia y sus falsedades... De hecho, más que una comedia, Los peces rojos son un canto casi nihilista al yo a la pura individualidad. Ese yo colosal, que invade y determina el texto todo, tiene doble faz: la del hombre pobre, habitualmente utilizado por el teatro en calidad de víctima de las injusticias, y la del hombre rico, a quien van esta vez dirigidas todos los amores del autor. Es una magnífica manifestación de audacia, de orgullo y de valor. Lo único que cabe reprochar a Anouilh es que para reírse de la Resistencia y de la mala literatura patriótica de ocasión a la que se apuntaron las mayorías hubiese esperado más de veinte años. En un momento de la representación se dice lo siguiente: Media Francia denunció a la otra media ante las autoridades alemanas. Cuando los alemanes fueron derrotados, media Francia denunció a la otra media ante las autoridades gaullistas. Los historiadores se preguntan si la media Francia denunciante no habrá sido siempre la misma mitad. Todo esto, en pleno barullo, hubiera resultado explosivo. Ahora resulta eco sardónico y retrasado de algo que se puede exponer sin peligro. Los peces rojos es obra fechada hace dos o tres años y sospechamos que los saltos atrás en ej tiempo escénico obedecen más que a exigencias teatrales a la necesidad del autor de soltar algo que tenía metido en los entresijos del alma y de lo que necesitaba liberarse. Pero aparte de las condiciones psicológicas delicadas que Anouilh revela en este texto, su ingenio inciso- punzante es de primerísima calidad. Casi puede decirse que no hay comedia. Es una sesión de fuegos de artificio en la que cada chispa es una idea, una observación de la realidad, una censura, una mueca de disgusto, un corte de mangas nada diplomático. El niño que se hace pis en la pecera simplemente porque le gusta hacerlo contiene el germen de la filosofía de Anouilh: Yo soy yo coate todas las circunstancias. En la versión de A. Ruiz Funes sucede que las innumerables palabras gordas del original se transforman por causa de los matices semánticos en palabras obesas. El rosario de locuciones malsonantes es interminable. Pero ¿por qué malsonantes? Pues a causa de que habían ido desapareciendo del lenguaje. Una vez que se hayan reincorporado al habla corriente entre las gentes educadas- -y en ese proceso nos encontramos- -perderán su efecto teatral, dejarán de escandalizar y dejarán, por supuesto, de suscitar la hilaridad. Las risas y los aplausos probaron reiteradamente a lo largó de toda la representación la puntería verbal y conceptual de Anwuilh. El héroe de este eran éxito tu Juan José Meaéndez. Focas veces se puede hablar de creación de un personaje por un actor. Esta es una de esas pocas veces. Tuvo bajo su dominio durante toda la noche las claves de la emoción, la risa y las reflexiones amargas. ¡Ese dedo índice acusador, que parecía medir un metro de largo y que señalaba a diestro y siniestro la procedencia de las falsedades aceptadas! Bajo su control la farsa se reveló como obra para hacer reír, sin perder un átomo de contenido ideológico, intelectual, que da fe de vida merced a un artificio escénico a base de luces y casi ningún decorado, concebido por Manuel Mampaso. Los otros triunfadores de la noche fueron Félix Navarro, ovacionado en una escena fundamental; Lorenzo Ramírez, que es el hombre pobre que usa de su pobreza para aspirar a la dictadura universal, y Amparo Baró, briosa esposa del protagonista. La ovación final fue muy larga y sincera. -Adolfo FREGÓ. ENTRE BASTIDORES Mi primera conversación He con Amparo Baró. -Como experiencia, con Los peces rojos- acabamos de estar cuatro días en Murcia. A pesar del reciente desastre en la vega del Segura, el éxito ha sido enorme. Hay en la obra de Anouüh comicidad y tragedia. Saltos de tiempo en continuidad del autor que asombra Yo tengo que ser antipática, dura, seca. Pero me gusta, me divierte. Me llevó hasta Félix Navarro. -En la obra tengo un vavel simbólico. A mi modo de ver, representa la individualidad contra la masa. Acompañaba a Lorenzo Ramírez. L- us Pretel, su novia. -Nos presentó Manolo Dioenta- -me dijo sonriente- -y me ha buscado la ruina, -Pero, si es un ángel. -Para mí, por lo menos, s luz En Los peces rojos Lorenzo representa el amigo intruso que sangra bilis, insulta y es egoísta y aprovechan. -Soy la acides. Después de intervenir en seis escenas, por afán de herir, al final hay una frase que es la mayor brutalidad que a un amigo se le puede decir. Saludé a Noelle, la mujer de Juanjo Menéndez. Francesa y sorprendente, porque es estatuaria, elegante y bella, quisiera saber la expresión de mi cara cuando ella me dijo: ¡Toma castaña! -Encontramos, por fin, a Juanjo. -Por el amor de Dios, ¡siéntate! Mird ¡siempre he procurado dar avisos, hasta con los papeles más banales e ingenuos. ¿Papeles? Cuando se dice que es o no bueno, no te quepa duda: la obra es mala. Le oí decir a Antoñito Vico una gran verdad. Hacer un cura, un alemán o un borracho es fácil. Lo difícil es interpretar a un secretario. Escuchándole a Juanjo Menéndez, con gusto, yo pasaría horas y más horas. -Antes de estudiar mi personaje, yo me aprendo el papel de los demás. Con el mío. después, voy avanzando. En cuanto a la obra, ste ha trabajado lo necesario: muchísimo. Y todos estamos encantados con nuestra participación. El ritmo es endiablado, agotador. Ya vestido para salir a escena, entró Pablito de Hoyos, Totó Ocho años de edad. Nos ofreció bombones. Son regalo de la empresa. -Va a ser cmi hijo- (A él: Te voy a llevar a punta de tralla. Y a mí. El tío ya se sabía el papel él primer día de ensayo, para vergüenza nuestra. María Suva, poco después, sería kt amante de Antonio, y uno de los pilares de su libertad. A Gustavo Pérez Puig, le acompañaba Marta Teresa Regatero, su mujer. -No tenemos hijos; tenemos perros. Estoy más tranquilo aún que en los ensayos. Pero antes me habían contado que, en el ensayo general, gritaba: ¡Mis gafast ¿Dónde están mis gafas? Y las tenía en la mano. -Más seguridad personal, profesional- -añadió- -hay en televisión. Al aire sales tal cual lo han hecho. En escena, en cambio, un traspiés, un estornudo, cualquier suceso imprevisible, en un instante puede derrumbar el trabajo, la entrega de muchos meses. Subí con el tiempo justo, Juanjo me dijo: -Es injusto que haya estrenos. Deberían empezarse las obras por la segunda representación. De espaldas, se situó en el centro de la LAS NOVEDADES DE LA SEMANA Pocas novedades escénicas para la presente semana. Pasado mañana, martes, a las ocho de la tarde, tendrá lugar en el teatro Club Pueblo el estreno del espectáculo homenaje a Azorín, titulado De la protesta al silencio original de Antonio Guirau, que a su ves actuará de director. También el martes habrá cambio ée programa en el teatro de la Zarzwela con la presentación ée Antonio Gades, dentro del ciólo del II Festival Internacional de Ballet. Ese mismo día se presenta en el teatro Calderón Manolo Escobar. Para el viernes, 2 de noviembre, parece haber sido fijada la fecha de la apertura de la peña Valentín, con el homenaje al ilustre cirujano don Mariano Zumel. Por último, el sábado la peña Chicote agasajará con su almuerzo mensual a la gran actriz María Asquerino. que mezclado con agua y lanzajto a la atmósfera le dejarán un amfiiente fresco y sano con su delicioso perfume de bosques. -Tambien enMspray R U Y- FtAM H GfEN STA C A R R E T A S 2 9- M A D R I D- 12 R J GANE DINERO CRIANDO CONEJOS con las famosas jaulas marea EXT RO NA Sun limpias, desmontables, galvanizadas y más baratas que de madera. Solicite gratis catálogo que será oro para usted. Menéndez Pelayo, 29- BARCELONA- 12 Faltan delegados para la venta.