Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Tertulia literaria del grupo Guadiana de Ciudad Real. De izquierda a derecha, Emilio Arjona, Raimundo Escribano, J u a n Ignacio Morales y Daniel Céspedes. O UEDAN, camino mal de Madrid a la Mancha, las llanuras interminables, tos ocies tibios, los nombres de tos pueblos con nervio y sangre. Nombres pie lo dicen todo para la literatura mundial y pie lo presienten todo, y que no se pueden resignar a morir, ponqué han nacido para la vida y no para la muerte: Puerto Lapice, y allá, un poco más arriba, Herencia y Alcázar de San Juan; y al este, Tomelloso y Argamásala de Alba, por donde un rio nace lleno de misterios, entre anhelos de raíces y profundidades de cielo. Un rio que tampoco nene voluntad de muerte y que juguetea con guiños a la tierra- -hoy decaigo, mañana resueno- -para dar nombre y vida a media Mancha y convertirse en eje divisorio de la Extremadura. Un rio que busca a Portugal, al Atlántico y, en el útfimo momento, s e dobla hacia Huehra para morir, fronterizo, en Ayamome. Es un ño- -como esta fierra única de Ciudad Real- -con vocación de universo. Y quedan, al Sudeste, Valdepeñas y Santa Cruz de Múdela. Y aquí, al lado, Manzanales y Datmieí, y Almagro y Solanos de Calatrava, y Canrión de Catatrava y Pozuelo de Calatrava... Y ya está toda la Orden metida en la literatura, renacida otra vez para la literatura gracias a un grupo de personas que ha tomado el nombre metano del rio universal de Ruidera y que está impregnando a la Mancha toda de una renovación mica, de una explosión de sentimientos, de un afán de cultura dignos del mayor de tos elogios. Porque no s e puede vhñr eternamente de las hazañas nobles del ayer. B presente hay que escribulo con tas mismas letras preñadas de esperanza y soñadoras de gloria. alfonsina y establecer una tertulia. Cada sábado por la tarde, el grupo Guadiana asoma su caudal, de una manera entrañable, acogedora, señalando vertientes nuevas y cultivando las sembradas. Se hacen cargo de las páginas literarias del diario tcoal Lanza y dan cabida a las firmas que van surgiendo, a los nuevos amadores de I? Mancha, con su creatividad artística deseando florecer. Desde aquel junio de 1970 hasta ahora, todos los domingos, una págm? literaria bajo el nombre de Artes y Letras hermosee las linotipias del diario manchego. Nuevas vinculaciones Aglutinar voluntades Por eso, la idea del grupo literario Guadiana no nació de un capricho por hacer versitos, sino que tuvo esa otra vertiente, andariega y polvorienta, que supone el realizar unas semanas culturales por los pueblos de la provincia. Llevar la voz, ia propia voz, el vertió caliente, por los senderos festoneados de cardenchas hasta las aldeas que gozaron de la gloria cervantina y hoy vibran en la esperanza de una nueva sens ilización poética. Era preciso aunar, agavillar a estos poetas que andaban cada uno a su aire y llevarlos a la era de mejor viento, donde la parva hiera más productiva, donde el grano se perdiese menos. Y Raimundo Escribano pensó en la necesidad de aglutinar voluntades. Y así, en tomo suyo, Julián Márquez Rodríguez, Carlos Bao Galán, Juan Ignacio Morales, José González Lara, Vicente Cano Cano, Ángel Cortés Martínez y Ju- lita Rivera formaron este grupo que tan fervoroso aliento está dando a Ciudad Real. Lo primero que e! grupo hace es reunirse semanaimente en un café de la Villa Real 13 yrajso literario Guadiana ncr axjiulüuaáo a las poetas Y pintores de la Mtiimlic en o s a exaltación. Hrkxx de su fierro i premios de novela corto, uno de los más esperanzadores galardones de las Le- Al grupo, en seguida se agregaron nuevos nombres. Con la vinculación de los pintores, la vocación artística de Guadiana alzaba aún más ia ilusión de aglutinar los recursos de! arte en aras del empuje de la propia tierra, de la entrañable tierra, sabedores sus componentes de que sólo aupando lo íntimo, lo verdadero, se puede lograr el levantamiento literario de toda una nación. Entre tos nuevos escritores que s e unieron están Pascual Antonio Beño Galiana, Nicolás del Hie ío, José López Martínez, Francisco Mena Cantero, José Ubeda Sobrino... Más tarde s e agregaron también Francisco de la Iglesia Camacho y Ana Moyano, nuensas que entre los pintores ID hacían Gloria Marino, Martin Casado, Francisco Valbuena, Alfredo Calatayud, Ángel Novalbo, Ruiz Abascal... Han sido las tres últimas Navidades motivos gratísimos para llevar el verso por tos pueblos, para acercar el alma sencilla y lugareña a la realidad fantástica de la poesía. Y vino el homenaje a Santa Teresa, en Malagón. Y al maestro Palmero, en Almodóvar del Campo... La voz y el pincel gritaban con soltura y alegría. Con la misma