Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 5 DE SEPTIEMBRE DE 1973, EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG 45. HA MUERTO EL TENIENTE GENERAL GOMEZ- ZAMALLOA Caballero laureado, participó en las campañas de África, España, Rusia e ifni En ei Hospital Militar del Generalísimo, de Madrid, ha fallecido el teniente general don Mariano Gómez- Zamalloa y Quirce. En el momento de la defunción estaba presente un grupo de diez personas compuesto por hijos, nietos y sobrinos del teniente general, así como diversas representaciones militares y civiles. Inmediatamente después llegaron al hospital militar madrileño numerosas personalidades allegadas al difunto, entre las que se encontraba el ministro del Ejército, teniente general Colonia. SI traslado del féretro del teniente general Zamalloa y la misa cqrpore Insepulto ofrecida por los familiares tendrán lugar hoy, a las doce, hora en que diversas unidades de los Ejércitos de Tierra Mar y Aire rendirán honores al cadáver ante el Hospital Militar del Generalísimo. Posteriormente, un coche trasladará los restos mortales del finado hasta el cementerio de El Pardo, donde, antes de recibir sepultura, el féretro será trasladado hasta la tumba a hombros de caballeros laureados. Allí, unidades de los tres Ejércitos, rendirán de nuevo sus honores. Los funerales oficiales, ofrecidos por el Ministerio del Ejército, tendrán lugar el jueves, día 6, a las once de la mañana, en la madrileña iglesia de Santa Bárbara. El teniente general don Mariano GómezZamalloa y Quirce participó en las campañas de África, España, Rusia e Ifni, por lo que poseía más de cuarenta condecoraciones, entre las que figuran la Medalla MHitar, de caballero laureado de San Fernando y Cruz de Hierro alemana. El pecho fuerte, ancho, era estuche digno de su corazón generoso. A la Patria, el héroe del Pingarrón, se dio en total entrega. Diecinueve horas de combate infernal; diecinueve heridas. -Del cuello vara abajo me hirieron en iotos Zas partes del cuervo. Me hablaba en su despacho- museo castr e, pequeño, entrañable y estremecedor. Alternativamente yo miraba sus labios, más rientes Que serios, la Laureada y su medalla al Mérito Militar. De pronto le vedi el documento médico de sus heridas Se negó. Pero yo soy tozudo. Por fin conseguí tenerle en mis manos. Título de caballero mutilado de guerra por la Patria a favor de don Mariano G ó m e z- Zamalloa. Teniente general Empleo: comandante Zamalloa de Regulares. Natural de La Coruña. Nació el 28 de marzo de 1897. Viudo. Mutilado a consecuencia de las lesiones comprendidas en los números 164. 582, 581, 188 y 191. Coeficiente total de mutilación: 87 por 100. Tiene las preeminencias especiales de los artículos 74 y 81. Firmado por el general jefe del Benemérito Cuerpo de Mutilados de Guerra y coronel honorario de la Legión, José Millán Astray. A continuación. ¡Honor y gloria a Zamalloa, el infante héroe del Pingarrón, en la guerra de la Santa Cruzada! El resonante y triunfal combate, muro a contención, absolutamente necesario en DAR LA NOTA EN ESTE PAÍS Dar la nota suele ser fácil. Lo difícil es mantenerla y continuarla con otras notas. Mi amiga Garúa, que es todo lo contrario que yo, en primer lugar porque es mu ¡er, y después, porque está soltera y es bonita, lógica, seria, introvertida, aficionada a la astronomía y, además, alemana de nacimiento, me ha dicho repetidas veces que si comercializara mi habilidad para dar la nota podría ganarme la vida tan agradablemente como pasear por un ¡ardin. -Sobre todo en tu país. -Es decir: en mi pais, aquí, en España. No porque España sea un pais mejor o peor que los otros, ni porque sus habitantes sean tan ingobernables como opinan algunos tipos de la uitraderecha o tan borregos como aseguran los de la ultraizquierda, sino porque todos mis compatriotas, con las excepciones correspondientes a cualquier totalidad, se mostrarían favorablemente dispuestos a escuchar la nota como si recibieran algo que les pertenece por haberlo pensado los primeros, o por haberlo dicho ellos con más claridad y mucho antes. -En tu pais ¡a gente parece estar siempre de regreso, de vuelta y de a mi qué me va usted a contar Si les das la nota la tomarán siempre como una obligada devolución. Pero te gratificarán con generosidad. Gerda sostiene que ni es el orgullo, ni la envidia, ni la soberbia lo que caracteriza a los españoles. -Lo he leído en algunos autores: lo que os singulariza a vosotros es el desdén, el darlo todo por sabido, e! eso lo hago yo... Gerda cree que tanto por sus paisaies como por sus habitantes España es una constante contradicción. Y que en esas disparidades se acentúan sus virtudes y sus defectos. ¿Sabes cuál es el cambio más importante efectuado en tu pueblo durante estos últimos cuarenta años? Moví la cabeza negativamente, sin despegar los labios, como si por un lado quisiera rebatir su convicción de que siendo español debería saberlo, y, al mismo tiempo, resistiéndome a confesar verbalmente mi Ignorancia. Gerda insistió: ¿Lo sabes, si o no? Necesito oírtelo. -A o- -admití sin orgullo, sin envidia, sin soberbia. Y sin desdén. -Pues verás. No ha sido nada de eso que entendemos por elevación del nivel de vida: más higiene, más enseñanza, más electrodomésticos, más automóviles, más fábricas, más embalses... Gerda me miró civilizadamente, como si observara un fenómeno astronómico con un gran telescopio. Y añadió, lógica, con toda seriedad: -Lo que más ha cambiado son las relaciones entre la Iglesia y los obreros. Antes, los obreros, cuando querían protestar por algo que consideraban injusto, pegaban fuego a tos templos. Ahora lo que hacen es pedir asilo en ellos, refugiarse en ellos. ¿Qué te parece? -Me parece que esta vez eres tú quien está dando la nota. -Manuel PILARES. el frente de guerra, tuvo por fecha el 23 de febrero de 1937, en la provincia de Madrid. En el reconocimiento se comprueban tres cicatrices consecutivas, heridas por arma de fuego, en la cara anterior del brazo derecho. Otras dos, con entrada y salida en fisura del codo derecho, con lesiones de epieóndilo. Presenta en el brazo Izquierdo una cicatriz. En la cara posterior consecutiva, una herida de metralla y otra en el borde extemo... tUn sedal, otra cicatriz, otra, otra. Otra en la legión lumbar por explosión de metralla. Otra en la cresta iliaca. Otra más en él muslo. Extensa cicatriz operatoria en forma de arco, que empieza en la región epigástrica y termina en las proximidades de la zona iliaca anterior y superior derecha... ¡Para qué seguir! -Este es el telegrama que me envió también Millán Astray, al morir mi queridísima esposa- -doña Carmen Menéndes- Recibe, querido hijo, heroico infante español, testimonio nuestro mayor dolor. Dios te escogió en la guerra para que sufrieras cruentísimos dolores. Dios te elige de nuevo para someterte... Te abrazo con infinito amor Le gustaba el fútbol. Era forofo del Atlético de Madrid. ¿Tú sabes que al empezar el fregado yo estaba en Ceuta, en el grupo de ruaros- Arquitectos toritos- Ayudantes mamsk Regulares número 3? Llevaba como capitán quince años. Pues bien, para que te des cuenta del espíritu alegre y deportivo de mi compañía, al desembarcar del tristemente célebre destructor Churruca en la madrugada del 18 de julio, en Cádiz, cuando aún no se había sublevado nadie en la Península y éramos nosotros los que lo habíamos hecho, como por aquellos días se corría la Vuelta ciclista a España, y si mal no recuerdo Cañando iba el primero en la clasificación general, desplegados por las calles gaditanas, porque el enemigo nos freía a tiros desde las azoteas, se entreabrió un portal y apareció un viejito con cara de susto. A uno de mis oficiales no se le ocurrió más que preguntarle: Buen hombre, ¿sabe usted si Cañardo continúa eZ primero en la general? ¡Para matarle! Y, como en él era frecuente, reía a carcajadas. Ingresó en la Academia de Infantería, en la llamada promoción Várela Era hijo de militar. Su padre, al morir, era comandante de Infantería. Su hermano José, primer teniente, también ganó para sí la Laureada de San Fernando, y murió en Filipinas. Creo que hace menos de dos años Mariano, una noche, me llamó por teléfono. -Al pasar por Burgos, mi querido hijo, el ¡párroco de San Manuel y San Benito, sabio y santo, fia muerto en circunstancias trágicas. Me dicen que, vor la hora, va a ser difícil que en ABC pueda publicarse la esquela. ¿Quieres intentarlo y, si puedes, ampliarla con una necrológica? -En el periódico yo no soy nadie. Tan sólo un colaborador de tantos En Un. tratándose de ti... Se consiguió, sin la menor dificultad. Ahora, el teniente general don Mariano Gómes- Zamalloa deja dos hijos, comandantes de Estado Mayor, en activo Te rezo. Adió? mi general, -Juan HERNÁNDEZ PETIT.