Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 30 DE J U N I O DE 197 EDICIÓN DE IA. BIAÑANA. PAO. WL A TES FÚTBOL CONQUISTO EL ATHLETID SU VIGÉSIMO SEGUNDO TITULO DE COPA, EN LA FINAL FRENTE AL CASTELLÓN Arieta y Zubiaga materializaron los goles del triunfo. -Sobre el Castellón pesó la fama bilbaína en estos trances coperos EL JEFE DEL ESTADO, QUE PRESIDIO EL ENCUENTRO, FUE OVACIONADO POR LOS 70.000 ESPECTADORES QUE LLENARON EL VICENTE CALDERÓN Encuentro final de la Copa del Generalísimo 72- 73. Estadio Vicente Calderón, totalmente abarrotado: 70.000 espectadores, con masiva presencia de los seguidores vizcaínos. Resultado: Athletic de Bilbao, 2; Castellón, 0. Gala del partido. -Presidió el encuentro Su Excelencia el Jefe del Estado, que fue ovacionado al aparecer en el palco presidencial para hacer entrega de la Copa del Generalísimo de equipos juveniles al capitán del Barcelona, que se había impuesto por 4- 2 al Real Madrid. Acompañaban a Su Excelencia, Su Alteza Real el Príncipe de España, Don Juan Carlos de Borbón; el vicepresidente del Gobierno y ministro secretario general del Movimiento, don Torcuato Fernández Miranda; el ministro de la Gobernación, don Carlos Arias Navarro; Sus Altezas Reales los Duques de Cádiz; el delegado nacional de Educación Física y Deportes, don Juan Gich: el presidente de la Federación Española de Fútbol, don José Luis Perezpayá, y otras personalidades. Goles. -A los veintisiete minutos, penetración de Zubiaga por la izquierda; desborda a su par Tonín, y envía raso sobre el centro, donde Ferrer, el libero castellonense, no acierta a despejar, y Arieta, por bajo, fusila el primer gol. A los nueve minutos de la segunda parte, jugada de Lasa con pase a la izquierda, donde esta Arieta, que tira; sale Corral, que rechaza con el pie; el balón va al pecho de Ferrer, y en el rebote- -parece que hubo mano del defensor castellonense- -Zubiaga remata tranquilamente a la red. Se lanzaron en total nueves saques de esquina sobre el marco de Corral y cinco sobre el de Iríbar. Arbitro y alineaciones. -Dirigió el encuentro el colegiado asturiano Medina Iglesias, auxiliado en las bandas por el balear Rigo y el murciano Franco Martínez. Discreta labor del colegiado, con algunos errores y lagunas en un encuentro que tenía mucho que arbitrar por la fuerza con que se emplearon los dos equipos. Lo mejor que se puede decir de Medina Iglesias es que no influyó para nada en el resultado del encuentro. ATHLETIC DE BILBAO: Iríbar; Sáez, Larraurl, Zubiaga; Guisasola, Rojo n Lasa, Villar, Arieta, Uriarte y Rojo I. A los veintisiete minutos del segundo tiempo, se retizó Zubiaga y le sustituyó Aranguren. Y a los veintinueve minutos de este mismo período se marchó Arieta al vestuario y en su lugar entró Carlos. CASTELLÓN: Corral; Figueirido, Cela, Babiloni; Osear, Ferrer; Tonín, Del Bosque, Clares, Planelles y Félix. Al salir los equipos en el segundo tiempo, Clares se quedó en el vestuario y su lugar lo ocupó Ortuño. Y a los treinta y dos minutos de la segunda mitad se marchó Ferrer y salió Cayuela. La final de la Copa del Generalísimo de la menos que discreta temporada 7273, sobre la que acaba de caer el telón (aunque aún está pendiente la final de la Copa de Aficionados) ha tenido mucho mas color que sabor. Color, porque la presencia multitudinaria de los seguidores bilbaínos ha sido, con mucho, lo más sabroso, lo más brillante de un partido que, desde luego, no pasará a los anales de la historia deportiva futbolística más que como el triunfo número veintidós de los leones en un Torneo que parece hecho a su medida. T digo esto porque el Castellón no tuvo a lo largo de los noventa minutos más que algunos destellos fulgurantes, algunas ráfagas de ese buen juego que le ha llevado a ser quinto en la Liga y a ocupar la plaza de finalista en el Torneo de Copa. De salida, planteamiento similar en ambos cuadros, con mayor repliegue defensivo en los blanquinegros de La Plana, preocupados tal vez por la fama, la historia la tradición copera de sus adversarios. X así LA FINAL CHICA PARA EL BARCELONA Venció por 4- 2 ai Real Madrid Como preludio a la final Athletic- Castéllón, se disputó también, en él mismo Estadio del Manzanares, la final de equipos juveniles entre eZ Barcelona y él Real Madrid. Justo triunfo de los azulgranas por 4- 2, después Ae un encuentro disputado con entusiasmo y entrega absoluta ée los dos conjuntos. A los siete minutos Carrasco marcó el primer gol del Barcelona y a los doce, Sebastián hizo el segundo. Redujo distancias Magdalena, después de una jugada en la qw el juez de línea señaló fuera de juego, no apreciado por el arbitro. Iban entonces veintisiete minutos. A los treinta y dos, penailty contra el Real Madrid por empujón de Albentosa a Carrasco que, dicho sea de paso, estaba en fuera de juego. Fortes hizo el 3- 1. En la segunda parte a los cuatro minutos, tiro de Fortes al travesano, y remate de cabeza de Carrasco a la red, estableciendo el 4- 1. A los once minutos, Pascual avanza en fuera de juego, señalado por el linier; es derribado en el área y él arbitro señala penalty que él propio Pascual convierte en el definitivo 4- 2. Triunfo justo de los juveniles del Barcelona, por su mayor profundidad en el área y su mejor técnica. Sus delanteros aprovecharon perfectamente los fallos de la defensa madridista. Muy malo el arbitraje de Ortiz de Mendibü, con fallos de bulto, pese a que estuvo auxiliado por dos excelentes jueces de linea; Serrano Sancristóbal y Sainz Elizondo. Barcelona: CorraU; CoromAna, Duran, López; Fuster, Corominas; Rebollo (Riera) Molet (Moya) Carrasco, Sebastián y Fortes. ReaZ Madrid: Albentosa; Biedma, Ayllón, San José (Ballester) Macuá. Blanco; Roales (Juani) Castro, Magdalena, Vitoria y Pascual. -JAL. Como Rojo n no tenía quien le marcara y como Villar estaba muy atrás para subir velozmente en nerviosos trenzados con Uriarte, el dominio del Athletic era mayor, aunque impreciso y poco profundo; tan es así, que para Corral sólo hubo en el primer período un par de ocasiones de peligro, y una de ellas se transformó en gol. EL RITMO Y LA ZONA El Castellón- -Lucien Muller- -pretendió imponer desde el comienzo su ritmo; un ritmo pausado, parsimonioso, deliberadamente lento, para romper de esta forma la mayor velocidad y fuerza de los rojiblancos de San Mames, l o consiguió en ocasiones, pero no acertó a dominar la zona ancha, en la que Planelles trataba de superar a Guisasola sin conseguirlo, y en la que tampoco Del Bosque dominaba porque estaba muy atrás, lejos, sin encont- ar el sitio exacto para imponer la hegemonía de su fútbol elegante, pausado, excesivamente tranquilo para lo que hubiera sido necesario en una final... y frente al Athletic de Bilbao. Clares era un náufrago ante él ímpetu de Larrauri, y de los extremos, Tonín hizo sus pinitos con alguna peligrosa presencia ante Iríbar Poca cosa, en fin. ante la potencia de los Icones que, sin jugar un buen partido, hicieron lo justo, lo imprescindible, para llevar una nueva copa a sus vitrinas. DEFENSAS- EXTREMOS Es posible que Mirolad Pavic. el entrenador yugoslavo del Athletic, haya conseguí- Lasa y Rojo 1 veíamos cómo en la defensa estaban Figueirido, Cela, Babiloni y Ferrer. apoyados por Osear y por Del Bosque, que, además, con su tranco largo, reposado, subía pocas veces a las inmediaciones del área rival.