Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CANDIDA LOSADA Y EL TEAUtO ETERNO Bodas de sangre una constante en su vida. Del Don Juan de Gades, al Don Juan de Fritscti UANDO el nombre de Cándida Losada figura en un reparto supone una garantía de que la obra tiene una calidad. Es una actriz que no solamente cuida su personaje, sino también su presencia en una compañía: nunca estará donde se haga mal teatro. Es una constante de su vida. ¿Cómo era, Cándida, el teatro en el momento en que usted comenzó? -El teatro es siempre el mismo, desde los griegos hasta nuestros días... jNo- es- eH mismo el hombre? El hombre se reviste de modas, de técnicas, de algunos artificios, pero en el fondo y no tan en el fondo- -sus dramas son eternos: el amor y la muerte, los deseos frustrados, la angustia por la injusticia y la lucha contra ella, el sueño de la libertad... Si el hombre es siempre el mismo, el teatro es siempre el mismo. Porque el teatro está adherido al hombre: es él mismo, una proyección de sí mismo... Cándida tiene una casa llena de recuerdos, de imágenes queridas, de objetos que tienen cada uno su carga afectiva. Tiene también una casa llena de presente y de futuro: libretos, textos q u e estudia. Muchos libros. Cándida Losada no acepta que se diga de eHa que es una actriz intelectual, pero el t e a t r o que representa, los amigos con que gusta conversar, los libros que lee con fruición la califican. En el teatro María- -Podría parecerle a Guerrero. u s t e d una paradoja- -continúa- -si le dijese que quizá el teatro de cuando yo empecé era a veces más m od e r u ó que el de ahora... Hay obras suya aportación a la cultura escénica no ha terminado todavía, que el publico TÍO ha terminado de apurar... Mire usted, yo empecé prácticamente con Cuando pasó al teatro Bodas de sangre Español. Había hecho un breva meritoriaje con Ernesto V i I c ti e s, que era una especie de mago de las caracterizaciones, algo asi como Alee Gtiiness en Gran Bretaña... Y a Alee Guiness je han hecho sir, pero Ernesto VHches murió en la calle, en Barcelona, cuando iba a un café de cómicos... Y después ingresé en la compañía ds Lola Membrives, que esa sí fue siempre doña Lola, y respetada y querida por todos. Con doña Lola estrené Bodas de sangre en Buenos Aires. 6 n un papelito, claro. Vine con ella a España, y al estallar la guerra fui con otra gran, dama del teatro, con Margarita Xírgu, otra vez a Buenos Aires, y otra vez con Bodas de sangre ya en un papel más importante. Cándida sonríe ahora. -Es curioso, (Bodas de sangre es la obra de mi vida, el left- motiv que aparece continuamente. Y Lorca es el autor de mi vid? Bodas de sangre la volví a hacer luego en París, en el Ateneo, que hoy se llama Louis Jouvet, con la compañía de Maritza Caballero. En París esta obra sólo se había representado en francés y la dimos nosotros en castellano. La hemos llevado por Francia y Portugal. Son cosas que, ¡qué raro! se olvidan, y luego se dice que nunca ha habido compañías representando en castellano en el extranjero. En el Festival Inter- C Cuandc actuaba con Margarita Xirgu. En Testigo de carao En La casa de Bernarda Alba para estrenar Testigo de cargo en el Infanta Isabel. a- -Fue un gran papel. -En efecto, un gran papel y muy difícil. Pero agradecido. Sigamos. Estrené Fuera es de noche de Escobar, para la inauguración del teatro Recoletos; La herencia de Calvo Sotelo, en el Alcázar, en la pañía de Rafael Rivelles. Hice más p las, Orgullo y Duelo en la cañada dirigidas por Mut- Otí. Y después los viajes por Francia y Portugal con Maritza Caballero, de los que ya hemos hablado, y el estreno en el Goya de La casa de Bernarda Alba Más tarde, un personaje extraño, ef de Don Juan de Gades, en la Zarzuela... -La Muerte... -Sí, el personaje era la Muerte, y es uno de ios que más me han gustado. Lleno- de posibilidades de interpretación, de matices... Y, pensamos nosotros, u n a admirable creación de Cándida Losada, una obra personal, fruto de su estudio y de su talento. -V i n o la reposición de la Historia de una escalera de Suero, en el Marquina, con En Bodas de sangre un g r a n éxito. Otras películas, una con Sara Montiel; La residencia con Chicho Ibáñez Serrador. Vuelvo al E s p a ñ o l Medea y, en fin, otro Don Juan. Esta vsz el de Max Don Juan o el amor a la geometría C u a n d o terminé ime fui a París a ver teatro y cine, y vi a una g r a n actriz, María Casares, En Historia de una en su genial interpretaescalera ción de La Celestina Porque Cándida Losada es una espectadora. Cuando su trabajo la deja libre se va al teatro a ver a los otros se va al cine... Y luego lee y lee... -Yo creo- -nos dice cuando le hacemos este comentario- -que eso forma también parte de mi trabajo. Una actriz debe ser, sobre todo, receptiva. ¡Hay tanto que aprender, siempre! Algo que una ve, algo que una lee, le puede tlar la clave para resolver- un problema interpretativo; tal vez no en el momento, tal vez muchos años después. Incluso Premio a la mejor actriz En Don Juan inconscientemente, incluso en un papel y en en Lisboa. unas circunstancias que no tienen nada que ver con aquello que se recibió. Pero no sólo nacional de Teatro de Lisboa representamos se aprende del teatro y de ios libros, sino La casa de Bernarda Atba y Bodas de de la vida misma, de la calle, de las gentas, de los periódicos. De un perro, de un gato, sangre -No se olvidan, Cándida. Yo recuerdo ¡qué se yo! bien que le dieron a usted el premio del- ¿Goza usted más ¡viendo teatro a hafestival a la mejor interpretación femenina. ciéndolo? Y recuerdo también su interpretación de La- -Cuando una obra va bien, cuando un pacasa de Bernarda Alba en el Goya. pe! se puede hacer con plenitud, es uno de- -Sí, pero nos estamos saltando la crono- los mayores goces que se puede sentir... logía. Cuando terminó la guerra volví a Es- Pero también es el peor de los males si una paña y Luis Escobar me llevó al María Gue- no consigue sacar todo su partido al persorrero. Seis temporadas y muy buenas obras: naje y el público no lo recibe. Pero también El secreto Un espíritu burlón Plaza de ver a una gran actriz o a un gran actor, Oriente Míss Ba Barriada como a la Casares en La Celestina meterse Imposible olvidar, tampoco, lo que supuso desde la butaca en una obra bien escrita y para el teatro español, bastante entontecido bien tiecha, es un enorme placer estético. entonces, aquel María Guerrero de Luis EsSobre todo si, como Cándida Losada, se cobar, toda su capacidad de renovación en puede percibir en todos sus matices la inla selección de obras, en el cuadro de ac- terioridad, el otro lado, del papel y de la tores, en las singularísimas direcciones de obra que se está viendo. escena. Fue una aportación trascendental, Dicen que pronto vamos a ver otra vez a como te del teatro Español. Y en las dos Cándida Losada en Don Juan o el amor a experiencias estuvo presente Cándida Lo- la geometría junto a Tere del Río. Que se sada. está disponiendo un céntrico teatro madrileño- -Sí, estuve dos años en el Español con Dará Ja reposición de esta obra, que también Cayetano Luca de Tena, y cuando él se fue se fue sin apurar. Sea en esa reposición, sea para formar su compañía, La Máscara yo en otra obra, Cándida Losada siempre nos me fui con él. Estrené en el Beatriz Federi- comunicará desde el escenario ese placer esca de Bramantes, de Tono y JJopis. Hice algo tético del que ella, al hablar de otros... de cine y después me llamó Arturo Serrano Ángel LABORDA