Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UNA VIDA DEDICADA A LA INVESTIGACIÓN El profesor José R. Manzanete descubre un método para curar totalmente las bronquitis asmáticas, producidas en muchos casos por una urticaria localizada tras las fosas nasales D ICE el doctor José R. Manzaneta, que es un hombre que posee una de las más decididas vocaciones de investigador impenitente, que no comprende a los que derrochan su ciencia y su saber fuera de su patria, que bien está, si es necesario, salir a estudiar, a cosechar conocimientos, cuantos más mejor, a! extranjero, pero que ios frutos deben quedar dentro de la tierra de uno para izar muy altas las propias banderas culturales. Y es consecuente con lo que dice: ha dedicado una muy buena parte de su vida y muchas horas de trabajo a la investigación callada, a aprender más para que ios demás puedan vivir mejor. 1 nombre de este prestigioso investigador español es noy actualidad, a pesar de esa su inseparable modestia que le quiere apartar de la fama. Y es noticia por un sensacional descubrimiento médico que avalan más de veinte años de estudio, otros trece de experiencias satisfactorias y miles de enfermos que han recobrado la salud gracias a él. El profesor Manzanete, especialista en alergia, ha descubierto un método sencillo y efectivo para curar de raíz la llamada sinusitis asmógena. Exactamente el 85 por 100 de los casos de asma están provocados por una especie de alergia radicada en los senos maxilares, ¿En qué consiste exactamente esta enfermedad? -En realidad no es una auténtica sinusitis con sus síntomas clásicos. Este proceso es poco asmatizante. En cambio, la sinusitis alérgica o sinopatía alergizante asmógena tiene una gran capacidad asmatizante. Llevo muchos años investigando la alergia, que es una enfermedad que hoy ocupa un plañe prwnerísimo. La alergia es en sí un particular estilo de enfermar y refiriéndonos concretamente a este gran problema de las sinopatías asmatizantes. Ya nace años que publiqué y llevé a congresos internacionales este hecho clave cuya historia es conocida: catarros, uno tras otro, exudaciones de la mucosa nasal... Me constipo por nada dice el enfermo y, al cabo del tiempo, el catarro baja a! pecho. Tos pertinaz, dolores en los costados, pitos en el pecho, dificultad para respirar... Ya podemos ponerle el rótulo: tiene una bronquitis asmática. En un 85 por 100 de ios casos este asma tiene una clarísima raíz alérgica que se comprueba estudiando médicamente a enfermo. Un foco nasal primero, una infección en el seno maxilar, una sinopatía que evoluciona en estilo alérgico y que, en general, no tiene liquido ni pus. Lo que tiene en los senos maxilares es una urticaria y por eso la operación no resuelve nada, sino que empeora el problema. -Ello quiere decir que en muchos casos el enfermo dé asma no es tratado debidamente por no conocer la auténtica raíz de su enfermedad. ¿Cuál es el método que ha logrado, doctor Manzanete? -Ca tíiave es desensibilizar esa urticaria que, localizada tras las fosas nasales, produce el asma. El método consiste en la desensibiüzación de ese foco sino pático con un tratamiento general y otra autovacuna incrustante que periódicamente se introduce en los senos maxilares a través de un pequerto tubitov de plástico o catéter. -Este catéter, de unos dos milímetros de diámetro, queda metido en el seno. La operación es sencillísima. Basta una anestesia local y por medio de un trocar, que es un punzón hueco, se introduce el tubito. El otro extremo del mismo queda escondido en la nariz. El paciente no siente la menor molestia, hace su vida normal, se ducha, se baña en el mar, cualquier cosa. Es decir, ni siquiera se da cuenta de que lo lleva. -Pero, ¿para qué sirve el catéter? -Pues, tirando un poquito de! extremo que queda al alcance de Jos dedos dentro de la fosa nasal, se saca unos dos o tros centímetros. En ese extremo se aplica una vulgar jeringuilla para introducir en el seno enfermo la autovacuna incrustante para la desensibilización de la urticaria, es decir, para la neutralización y curación consecutiva del poder asmatizante que tiene esa especie de urticaria intrasinusal que hoy sabemos ciertamente que es) la causa en más del 80 por 100 de los casos de la bronquitis asmática. ¿No hay problema de rechazo, al cabo de cierto tiempo, de ese tubito de plástico? -0 catéter lo mantenemos todo el tiempo necesario para curar el foco de la enfermedad. Llevo más de catorce arios trabajando en este método, cerca de mil enfermos tratados con él, y de ellos hay unos sesenta que lo llevan nace más de siete años. En realidad lo llevan tanto tiempo como quieren, porque se encuentran a gusto, seguros, y tienen miedo a quitárselo. Simplemente por eso. Y uno acaba convencido de que tiene delante a un hombre que acaba de dar un paso adelante más en la historia de la medicina y, lo que es más importante, no buscando toa laureles de ia gloria, sino el bien del tííe está enfrente. Aunque él no lo quiera, su nombre suena cada vez con mayor insistencia en todo el mundo. Tras una conferencia en Valencia, donde el pasado diciembre se celebró un Congreso internacional, las invitaciones para dar conferencias sobre su método llegaron desde todo el mundo: desde Málaga, desde Milán, desde Ferrara, desde París, desde Sassari... Todos coinciden en la bondad del método descubierto por el profesor Manzanete. El tiene la satisfacción de la labor conseguida. Eso le basta. Le basta para no decaer y seguir en su callada labor investigadora. Eso y la satisfacción del enfermo curado, de la enfermedad vencida, e bastan para continuar ayudando a que ¡la ciencia médica siga adelante. Sin laureles ni glorias... No pido nada. Con mis descubrimientos sólo quiero que perduren mi nombre y el de mi país. Miguel Ángel FLORES