Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
YOLANDA FARR, LA PLENITUD DELA BELLEZA Y DEL ÉXITO C UANDO una comedia ligera, intrascendente, divertida, triunfa a diarto- -ininterrumpidamente- -desde el mes de agosto, es justo pensar que, aparte los méritos intrínsecos de la obra, ha de existir también otro positivo factor importante atribuibie a los intérpretes, a las figuras que con alegría, con entusiasmo, con una dedicación admirable, se entregan cada tarde y cada noche a la tarea de vivir sus personajes, como si cada vez fuera la primera. Es el caso de la obra que se representa en el teatro Maravillas, camino ya de los seiscientos triunfos. Entre sus intérpretes destaca, de modo especial- -por su belleza, por su expresiva naturalidad, por su elegancia, por su desenvoltura- -una actriz encantadora: Yolanda Farr. Nos sorprende no haberla descubierto antes y pensamos: debe ser sudamericana Ella nos aclara: -Sí. Muchas personas que me ven actuar creen que soy de algún país hispanoamericano. Y no es cierto: nací en Madrid. Concretamente en la calle de Alonso Cano, en pleno barrio de Chamberí. De modo que no sólo soy madrileña, sino también castiza Sin embargo, hay una razón que justifica el error. Yo pasé un buen puñado de años en Cuba y algo se me habrá quedado, sin duda, del dulce acento de aquella tierra inolvidable. ¿Y cómo habiendo nacido en Chamberí fue usted a parar al Caribe? -Porque de nada vale hacer planes para el futuro. La vida juega con nosotros, nos trae y nos lleva a su antojo... Cuando le decimos que se mueve en el escenario con la gracia de una figura de ballet nos explica sonriendo: -Será porque yo inicié mi carrera artística por la danza. Tenía unos ocho años cuando comencé a tomar clases en La Habana, con la aspiración de llegar algún día a ser una bailarina famosa. Los recuerdos se agolpan en la mente y en ios labios de Yolanda Farr. Sus ojos, de una belleza serena, parecen perderse en la evocación del pasado. Su madre es alemana; se casó en España y Yolanda (leva los apellidos Marino Pfarr. Se ha quedado con el segundo, simplificándolo, para las carteleras. Por la rama materna abundan los antecedentes teatrales en la familia. Yolanda estaba predestinada para el escenario desde antes de nacer. Su madre bailaba con una hermana- -las Farry Sixters -números que, en aquel tiempo, tenían un gran éxito. -He pasado gran parte de mi infancia entre bastidores. Una noche, en el espectáculo de Estrellita Castro nacía falta un muñeco para una canción de cuna. El muñeco no aparecía por ninguna parte, pero como yo estaba allí decidieron sustituirlo conmigo. Dicen que me porté muy bien y sólo tenía unos meses. Luego, ya con unos años, Yolanda aparecía rezando a los pies de la Virgen guadalupana, en el espectáculo de Irma Vila. Pero, por qué Cuba? Comenzó como bailarina, en Cuba, con el ballet de Alicia Alomar Tenía ocho años- -cuenta Yolanda Farr- -cuando comencé a tomar clases en La Habana, con la aspiración de llegar a ser una bailarina famosa.