Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El Toral ín -barco español naufragado el pasado mes de diciembre a la entrada de la ría de Aviles- -ha dado origen a mil historias carentes de sentido. Alguien dijo- -e s c r i b e Martín Ferrand- -haber visto señales luminosas cerca del barco. Alguien dijo que BI capitán no quiere hablar. A mitad de camino entre 1 Aviles y Oviedo, en La -maquina sirven un arroz con leche que para si lo quisiera el conde de los Andes Lo me ¡or es que lo sirven después de la fabada mas gloriosa Tanto, que solo a base de mucho pan y mucho vino se puede soportar la experiencia Fue allí donde me contaron la historia O donde la imaginé, que después de las tabes y el arroz los conceptos se oscurecen arropados por el licor de la sobremesa Creo que una vez un barco se hizo a la mar en la costa francesa Un barco pequeño, de mil o mil doscientas toneladas El barco recalo en Bilbao y siguió rumbo a las costas del norte de África Al llegar a la altura del puerto de Aviles, que, con los de Gi on, forma el completo portuario asturiano, el barco naufrago Las escolleras lo recogieron amorosamente y, como quien dice, no hubo nada mas Pero si lo hubo Los mineros llaman toral al molde donde se da forma a las barras de cobre Le llamaremos Toral al barco O meior, por ser pequeño, Toralin Y ocurrió que el Toralin después de naufragar, dio origen a mil historias carentes de sentido Alguien di o que el barco llevaba a bordo seiscientas grandes ruedas de maquinaria pesada, a pesar de que, por elementales razones de volumen, seiscientas ruedas no parece probable que quepan en la bodega del Toralm Alguien di o que el capitán que mandaba el Toralm hacia su primer víate con la plena responsabilidad de un buque Alguien di ¡o que el Toralm ya había encallado otra vez cerca de Casablanca Alguien dito que el barco llevaba a bordo caías fuertes que fueron, en parte, arrojadas al mar en el momento de produ cirse la catástrofe. Alguien di o que el barco llevaba una docena de tripulantes cuando para bien gobernar al Toralm se bastan y se sobran seis o siete marineros Alguien di o que los hombres- rana que inspeccionaron el buque después del accidente no quieren soltar prenda Alguien di o que un barco con la ruta y los portes declarados del Toralm tiene que perder, cuando menos, dos o tres millones de pesetas al año Alguien di o que cada golpe de mar que se estrella contra la borda, todavía visible, del Toralm le mete en la bodega un centenar de kilos de arena y que el no hacer nada por salvar el barco, como nada se hizo, en los veinte días transcurridos desde el accidente es como pretender que el barco se hunda y desaparezca Alguien dito que los armadores del Toralm no quieren hablar Alguien di ¡o que no hay vigilancia en- torno al barco Alguien di ¡o que no hubiese sido necesario arrotar al mar toda la carga del Toralm que hasta hubiese sido posible salvarla llevándola hasta tierra por entre las rocas Alguien di ¡o que hay trafico de armas con el continente africano Alguien dito que han venido unos cuantos extran eros a ver de cerca el Toralm hundido. Alguien diio haber visto señales luminosas cerca del barco. Alguien dito que el capitán tampoco quiere hablar Y es lastima que todo surgiese después del arroz con leche y de las tabes, entre el licor y el calor de la sobremesa. Es lastima porque todo esto bien pudiera ser argumento para un cuento, si es que fue sueño, o argumento para un repórtate, si es que fue testimonio de alguno de los presentes La gente que es mala, inventa La gente que es buena, inventa también Vana solo la intención de las invenciones. Pero de ser cierto todo lo que cuento sena una gran historia, una magnifica historia. No sé si historia apta para las paginas de política internacional o sencillamente para las de sucesos Quiza, para las páginas de Economía Pero historia, a fin de cuentas Manuel MARTIN FERRAND 17