Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
nioy enterrador y vengo de enterrar mi CorAzán Ella tan chiquítilla, tan desnutrida y ya jugando al dolor y a la pena Hicieron una compañía que ae llamaba Nardoa EjEtremeñOfit El autor d t a f tincafl- -también nacido en U Extremad u r a de la pos uen a- -recuerda aqucUos grupos que venían par los teatros de loa pueoloi i m i u n d o a loa grande a los que desde 1o coliseos de Madrid o Barcelona nunca descendían a los pueblos pequen Oí, Son recuerdos que pertenecen al m u n d o camp que ac dice ahora o. acaio a una película del m i s duto realiimo, Rosa Morena n i diez años todavía- -era la figura principal Sy ma, dre ce ponia en la taquilla de aquello deil a r t a b d o s tea trucho o improvisadas cercas y B hermano, de portero. J u n t o a la U uniüa prodigios, su hermana Paquita, los hijos de Porrinas y otros cuantos chavales que no sabían lo que era una escuela y que lo aprendían todo en los libros de la vida, con BUE ojos despiertos y sus pasos cansados. Tan pequeños, Kosa Morena vjene a Madrid siguiendo los pasos de Marisol- Marisol é r a l a niña triunfante, el mito de las niñas prodigios de toda España que se quedaban en sus cffsas suspirando en aquellas películas, o Rosa luoló dQ pequ ña su talle por el 8 adaJoi moro, oon un BIQO de flrADla ploanU: por el puente Ó 6 Las Palmas dDjó oaer l o i suaplroa que hloleron Icmblap L aua treinta y doo aróos. Y un buen día rompió B oantar Arriba, Ro a Iflopena en un rinodn da u oasa, contemplando un ouadro. A la dareoha, una b IIa Imagen du a Jov n artlsla.