Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ra del futuro. Temerosa, si cabe. Esos jóvenes- -cien, mil, dos mil- -sueñan ya con un título universitario. -Piedrahíta, ¿cómo ves al profesional con título universitario? -Ha de ser, ante todo, periodista. Que sepa valorar la noticia. Y sin embargo no faltan agoreros ante la nueva etapa. Gentes que ven peligros por doquier. EXCELENTES PROFESORES, PERO NO PROFESIONALES- -Insisto, como he dicho en mi libro, que el hecho de que los estudios de periodismo hayan pasado a la Universidad es algo que nos beneficia a los periodistas. Hay un peligro, si, y es el de la excesiva teoría y la poca práctica. Puede ocurrir que salgan de la Facultad de Ciencias de la Información excelentes profesores de periodismo, pero no profesionales, de los que tan necesitados están los medios de información. -Puede ocurrir... ¿pero cuál orees tú que es el futuro de ia información? -El futuro de la información depende de comunicar inteligentemente lo que está suce- EL PE QDIS 9I0 Y LA UNTVERS 8 AD S 0 NTER 1 BN 0 S rOTALIffiNTE WTERC 0 WI CAD 0 S alendo en el mundo. El mundo cada día es más complicado, por lo que no se puede comunicar simplemente la verdad literal, sino que hay que explicarla. -Al parecer esta es la parcela que le quedará a la Prensa: la interpretativa. -Pues si. Yo creo que ios periódicos no tienen por qué tratar de buscar la última hora las ultimas noticias P a r a eso está la televisión. Siempre se adelantará la televisión en eso. Los periódicos deben sacar esa noticia que se esconde tras esa otra que da la televisión. Los que trabajamos en periódicos no nos debemos asustar por la competencia de la televisión. Realmente se impone el análisis de los acontecimientos, el porqué de la noticia, y esto es más misión de un periódico que de la GlOVISfOlia UNA FUERZA POSITIVA EN LA SOCIEDAD Piedrahíta habla ahora con calor. Ya no hay pausas, aunque siga quedando el ceceo sutil. Habla de McLuhan; de Henry Luce, aquel que dijo que cada noticia tiene, por lo menos, treinta vertientes distintas; del periodismo trivial; de la Prensa inglesa, una de las mejores del mundo de sus tiempos de Pueblo de sus largos paseos por Wimbledon Park, donde empezó a germinar este libro, cuajado de citas, con una bibliografía puramente profesional; de la misión del periodista... -Los periodistas no debemos contentarnos con que el periódico sea un simple portavoz de información; debe, además, ejercer una fuerza positiva en la sociedad, desde sus páginas editoriales o sus columnas de interpretación y análisis. Actualmente, Manuel Piedrahíta es j e f e de Política Internacional en Nuevo Diario Viviendo día a día la información. Esa ciencia a la que Luis María Anson, en el prólogo del libro, llama joven aunque haya estado siempre instalada en los tejidos más profundos de la vida humana desde que Eva produjo la primera noticia al comunicarle a Adán que se había comido la sabrosa fruta del árbol prohibido Esa ciencia tan niña y tan esperanzada. Santiago CASTELO S E le nota la vocación periodística a las dos palabras con él mantenidas. Es un hombre joven- -aunque el pelo le haya empezado a faltar antes de tiempo- -y un amante del periodismo puro. Creo que asi de fácil se podría resumir su biografía. Porque bajo esas dos coordenadas todo lo. demás bulle y rebulle hasta lograr magnificarse. Se podría hablar de su padre, que murió asesinado en 1936, a los veintinueve años, cuando ya había sido director de dos periódicos. De su infancia andaluza todavía ie queda un marcado acento cordobés, de Baena. De la Escuela de Periodismo de la calle de Zurbano. De su estancia en Londres varios años. Se podría hablar de tantas cosas... De tantas. Pero en los escaparates está su libro, con la palabra periodismo como una prolongación de su vocación permanente. Manuel Piedranita o el porqué de la profesión o el cómo de la profesión, hoy. De este Periodismo, carrera universitaria -Bueno, el libro no está centrado solamente como carrera universitaria, sino que va mucho más allá. Sin embargo, a mí me parece que el n u e v o periodismo de los años 70- -desgajado ya de la literatura- -merece un sitio de honor en la Universi- dad. Creo sinceramente que el periodismo y la Universidad son términos totalmente intercomunicados, cuando la Universidad es una empresa cultural de vanguardia y no una mera fábrica de hacer licenciados. Habla con pausas. Como si la cadencia de las palabras cordobesas tuviese dejos de nostalgias morunas. Carrera de prisas, el periodismo. No hay ni un lugar para el descanso ni un rato para el solaz. -Ha dicho un profesor americano que el periodismo es una literatura con prisas. TENDREMOS QUE CAMBIAR Y AMOLDARNOS -Siempre las prisas. Los cambios. -El periodista que saiga de la Universidad debe saber escribir, pero hace falta también una profesión humanística. Los periodistas tendremos que cambiar y amoldarnos a un periodismo más cercano al siglo XXI que al XIX. La facultad de Ciencias de la Información sigue construyéndose. En la antigua Escuela de Cine una nueva carrera con millares de alumnos sigue funcionando, mal que bien, honrosa de su flamante título. Escudriñado-