Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 B C. JUEVES 7 DE D I C I E M B R E DE 1972. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 72. -iMiiinuiiMniísn suiii; uitiínitiit ¡MIM SIUÍMÍII itínHL; iitsíMi 5 ME! Jiiisíí itiutunMítiit PRIMAVERA DE PEDRO CRESPO El premio Café Gijón del pasado año recaía en la novela corta Primavera de niño solo con la que su autor. Pedro Crespo, con treinta años y un considerable número de premios literarios reafirmando su temprana y decidida vocación, venía a organizar y liquidar un complejo mundo de multivalentes experiencias definitivamente. La novela no pudo aparecer en las páginas de la revista patrocinadora del premio- Garbo y ahora, tras una cura de espera, viene publicada junto con el relato Tiempo bajo las aguas Por fin, pues, se encuentra ya en las librerías, dispuesta a correr su suerte. -lia acción de la novela transcurre en un colegio regido por religiosos. Pero no quisiera que lo que en ella se expone pudiera entenderse como una crítica a estas instituciones, que tan exceprocurado afinar tanto en la descripción de un personaje y en sus supuestas tergiversaciones como en éste de Primavera de niño solo La novela es una mirada al pasado. A esa adolescencia de los años cincuenta. El relato del despertar sexual en un ambiente cuajado de tabúes viene a constituirse en testimonio de un tiempo ñe unas formas educacionales y de unos modos de vida que hoy, afortunadamente, están superados por todos los que hemos dejado de ser adolescentes. Mi protagonista confunde, porque no le muestran con claridad la diferencia, religión con superstición, religiosidad con fanatismo, sexualidad con pecado, erotismo con aberración. Con sus propios medios ha de ir descubriendo todas y cada una de sus parcelas vitales. En un principio reacciona con intolerancia; luego se siente confuso, sabiendo que ha perdido la inocencia y que sólo el tiempo curará, aunque sea parcialmente, sus heridas. Primavera de niño solo -se apunta en la contraportada del libro- -es la historia de la primera frustración como hombre de un adolescente, cuyos instintos son deformados durante su educación, enfrentándole a una realidad que hunde su mundo de héroes. ¿Cuál es la relación existente entre ese adolescente y ese hombre en referencia a su grupo social y función histórica determinada? -Creo que ahí radica precisamente la actualidad de la novela, porque los protagonistas de esa adolescencia que yo procuro relatar a través del personaje central de Primavera de niño solo no se han recuperado de su trauma, del cambio tan brusco y doloroso que representó acceder a una juventud prematura, y también porque aunque ahora hablemos de educación sexual, de posturas posconciliares, queda en el país un gran poso de ignorancia, de fanatismo, de tabú. Yo realmente no he escrito Primavera de niño solo para los hombres de mi generación- -los que ahora andan por los treinta años- -en exclusiva; también he procurado reflejar una realidad del ayer cercano para que sirva a quienes hoy están en esa tesitura de tránsito de la adolescencia a la juventud. Creo que X omisión es una de las a virtudes aue practica ia sociedad actual ha dicho Pedro Crespo en el transcurso de esta breve charla. La omisión tan cercada por el silencio, aue también es el tema de una larga novela de la aue Pedro Crespo tiene escritos casi doscientos folios. No sabe cuál será su título. Pero se trata del silencio entre los hombres en la sociedad actual analiaado o comprimido a través de un matrimonio de la clase media que reside en un barrio popular madrileño. Será la primera Incursión del autor en él campo de la novela largu. ün joven autor que, tras la publicación de su libro de relatos Ruge, viejo león y que, además de sus otros libros, tiene ya entregado el titulado La revolución del western y otros ensayos acaba de obtener el primer premio del concurso de cuentos de la Caja de Ahorros de León preeisamenifce con un- relato titulado Carne de silencio -Octavio MARTI. NTE- NA Aiul. és Berlanga (Labros, Guadaiajara, i11 ha publicado en Destino su primera, novela, finalista en el premio Nadal 1970 titulada Pólvora mojada Periodista, y desde 1967 profesor en la Escuela de Periodismo de la Iglesia, de Madrid, Berlanga había dado a conocer hasta ahora un libro de relatos que llevaba el significativo título de Barruntos (1967) Pólvora mojada supone, además de un manifiesto y definitivo avance estilístico y temperamental, una revelación sobre muchos aspectos inéditos o mal conocidos del conflicto universitario desde la perspectiva de un grupo radical. El denso relato refleja el mundo estudiantil actual con las crisis en las que, a partir del ansia de un mundo mejor, alternan lucidez y confusión. lentes servicios docentes han prestado at una parte considerable de la sociedad española. De haber erítica, ésta se dirige precisamente a esa sociedad que da lugar a fenómenos desviados sexual y religiosamente cen su silencio, con su cerrazón o con su rigidez. ¿Pedro Crespo es también un niño, un escritor, un hombre solo? -Yo también he padecido la soledad como el niño protagonista de la novela. Una soledad que nace de la timidez del silencio que nos rodea, de nuestros miedos que no tenemos el valor de confesar y, en definitiva, de nuestra ignorancia. Entiendo que el escritor debe ser testigo de su tiempo. De forma personal, con su estilo; pero el dar testimonio de nuestra forma tile vivir, de nuestros vicios y de nuestras virtudes creo que es inexcusable. Primavera de niño solo es ante todo un testimonio, aunque no sea en absoluto una autobiografía y aunque los hechos novelescos que en ella se relatan no correspondan a ningún centro docente específico ni a ningún personaje concreto. -El estado conflietivo de la novela se delinea a través de la presencia de un sacerdote en el que el protagonista, un muchacho entre trece y catorce años, cree descubrir determinadas desviaciones en su relación con un compañero de estudios. -Creo que nunca hasta ahora, y éste es el quinto libro que publico, había Daniel Sueiro reedita en Plaza y Janes su novela La noche más caliente cuya primera edición apareció en 1985, y obra de muy singulares dimensiones literarias, por encima de su situación en una cálida noche de verano de un lugar de Avila y de la tragedia rural que la sostiene. Daniel Sueiro (La Coruña, 1931) cuenta entre sus títulos La rebusca y otras desgracias (1958) La criba (1961) Los conspiradores (1964) Toda la semana (1964) Solo de moto (1966) El arte de matar (1968) Corte de corteza premio Alfaguara en 1969, y su reciente ensayo Los verdugos españoles Ramón Hernández (Madrid, 1935) publica en Biblioteca Universal Planeta su última novela, titulada Invitado a morir en la que describe el paródico proceso desintegrador de Simpson and Simpson, ejecutivo de una alta empresa cualquiera de nuestra época. El protagonista- -se nos dice en la contraportada de Invitado a morir- puritano y cerebral hasta el paroxismo, y elevado a categoría de símbolo colectivo, es incapaz de resistir a la lúgubre fascinación que ejerce sobre él la pena capital. Ramón Hernández, destacado innovador y viajero por Europa y por nuestra literatura en busca de un género o estilo propios, dio a conocer su primera novela El buey en el matadero en 1967, a la que siguieron Palabras en el muro La ira de la noche premio Águilas de novela en 1970, v El tirano inmóvil