Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Arthur Blessitt, de treinta y un años, norteamericano, vive sólo para y por Jesús. Dice que salió de las comunidades de Los Angeles... Que quiso dar su mensaje a todos. Más que a nadie, a los jóvenes. ARTHUR BLESSITT: CINCO ANOS CON UNA CRUZ A CUESTAS M i familia y yo- dice- -somos felices. Jesús nos ama. Amamos a Jesús la carretera. Ella y los cuatro peques hijos de Blessitt- -Joel, Joy, Gine y Josué- -esperan al mocetón de 31 años que marcha en camisa y con gafas oscuras. Con si larga cruz. -Somos felices, sí. Jesús nos ama. Ama mos a Jesús. ¡Qué más podemos pedir... 1 nombre de Jesús, de Dios, anda siempre en la boca de Arthur y de Sherry. 8 los niños, en cuanto se les pone delante un reportero gráfico, miran hacia los cielos y levantan la mano. Llevan- -ya lo h escrito- -cinco años así. Casi todos ello! han nacido en un costado de la carretera SOMOS DOS MILLONES Arthur Blessitt afirma que es uno de lo ¡fundadores del Movimiento de Cristo. Dice que por este Movimiento lleva viajando muchos meses, pronunciando el nombre Jesús. -Y con éxito- -añade- Ya somos, sólo en Estados Unidos, dos millones de personas. Escribió tres libros. Grabó, con sus ideas un par de discos. ¿De qué vive? -Pues de los derechos de autor de ambas cosas: discos y libros. Me los van enviando desde América. Porque yo, ¿sabe usted, amigo? nunca pido limosna. Los libros, los discos, tienen- -naturalmente- -un solo protagonista: Jesús. Siempre Jesús aparece en los actos de Blessitt- -Algunas veces, claro, he tenido dificultades. Pero se han resuelto. Siempre se arreglan las dificultades de una persona que facilita un mensaje de paz. Va hacia Madrid. Espérenle. L o escucharán hablar en los Hydeparks de las ciudades, de los pueblos. Le oirán decir que no hay nada más importante que Jesús. Y, en esto, tendrán que estar forzosamente de acuerdo con Arthur Blessitt. Alberto SUAREZ ALBAg, I T N extraño personaje anda por las tie rras del Norte. Va hacia Madrid. Es párenle sin prisas. Marcha suave. A pie. Con una cruz a cuestas. Arthur Blessitt entró en Irún hace un par de semanas. Viajó por la carretera de la costa, desde San Sebastián hasta Bilbao. Pasó por Vitoria. Y ha seguido hacia Burgos, Aranda, Somosierra... Tranquilamente. Pensando en Dios. 7 por la N- l. ¿Por qué? JESÚS; SIEMPRE JESÚS Arthur Blessitt, de treinta y un años, norteamericano, vive sólo para y por Jesús. Dice que salió de las comunidades hippies de Los Angeles, allá por California. Que quiso dar su mensaje a todos. Más que a nadie, a los jóvenes. Que, para esto, era preciso hacer algo espectacular. T, ¿qué cosa mas espectacular que andar siempre a pie y con una cruz a cuestas... Blessitt lleva asi cinco años. Cinco años de sangre, polvo, sudor y lágrimas. Y, lo que es más curioso, con sil familia a cuestas. Su mujer, Sherry- -menuda, simpática- conduce el Land- Rover que tira de la gran roulotte del matrimonio. Se adelanta en Blessitt lleva asi c i n c o años. Cinoo años de sangre, polvo, sudor y lágrimas.