Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 23 DE A G E S T O DE 1972. EDICIÓN- DE LA MAÑANA, TEMPEKATUKAS DE t, A CAPITA 1 Madrid Barajas Max. 29,2 32,0 Mín. 16,0 12,0 ALREDEDOR DE SETENTA SE CORTAN DIARIAMENTE EN EL PASEO DE LA VIRGEN DEL PUERTO La zona será ocupada por una de las calzadas de la autopista del Manzanares, en el tramo puente de Toledo- puente de Segovia FINALIZADO EL TERCER CINTURÓN DE MADRID, EL MINISTERIO DE OBRAS PUBLICAS PROCEDERÁ A REPLANTACIONES YA PREVISTAS Madrid. (De nuestra Redacción. Setenta árboles mueren todos los días en el paseo de la Virgen del Puerto. Ya puede comprenderse que la tala no es caprichosa, sino absolutamente necesaria. Doscientos hombres y cuatro máquinas están entregados a esta tarea. Es la autopista del Manzanares la que pide paso, aunque muchos madrileños se hayan sentido alarmados por el paso de tres excavadoras y una máquina de arranque, que llevan toda esta semana- -la penúltima de agosto- arrancando las cuatro hileras de árboles de la margen izquierda del rio. Las excavaciones de la margen derecha- -tarea posterior a la tala. de árboles- -ya e s t á n prácticamente terminadas. Ahora, cuando le ha llegado el turno a la margen del río que limita con el paseo de la Virgen del Puerto, la estampa de los troncos volcados, las ramas y las hojas por el suelo ha producido una sensación de dolor. No está Madrid, ciertamente, sobrado de árboles. El tercer cinturón de la capital- -que fue la noticia de 1971 en palabras del alcalde, señor Arias Navarro -precisa de este sacrificio en esa zona de la capital. Luego, cuando el tramo puente del ferrocarrilpuente de Toledo se haya unido a este otro tramo, también limitado por dos puentes, los de Toledo y Segovia, una parte fundamental de la autopista del Manzanares se habrá acercado a la autopista de la Paz para cerrar ese tercer cinturón que tomó marcha de urgencia a finales del pasado año, con el empeño del Ministerio de Obras Públicas y la decidida colaboración del Ayuntamiento de Madrid. Primero viene la- expropiación de terrenos, y después, las obras de una realización fundamental para Madrid y los problemas de su circulación rodada. vuelto a visitar el Zoo de la Casa de Campo. Cada ven que lo hago, -más se arraiga en mí la convicción de que, aun siendo importante el contenido, lo primordial en el Zoo es el continente. Es decir, la Casa de Campo, un parque cedido al pueblo de Madrid para su disfrute y en el que este misino pueblo ha otorgado una concesión, a equis años, sobre importante parcela del mismo para que en ella sean expuestas, para su contemplación y enseñanza, las faunas de los cinco Continentes. Instalaciones y fieras revertirán posteriormente a Madrid. Es por ello por lo que me causa extrañosa que la entidad concesionaria venda un paisaje que no le pertenee- e, un paisaje que es de todos nosotros, los madrileños. Me explicaré. Quienes explotan ¡a concesión cobran, con la oportuna bendición municipal, la entrada al recinto de máquinas fotográficas y tomavistas. Y si usted, amigo, quiere fotografiar a los suyos teniendo por- fondo no el habitat de los leones, ni el corral donde viven las cebras, ni la masa árida de cemento donde vegetan los íbices, sino simplemente la fronda formadora de espesuras naturales en un parque natural integrado en el común de los madrileños, no podrá hacerlo si antes no ha pagado una sobretasa de cinco pesetas por acceder al recinto con su cámara fotográfica, o de veinte pesetas si lo que lleva es un tomavistas. Por otra parte- -y ya que estamos dentro del Zoo- si recorremos sus instalaciones observaremos de inmediato- cómo los proyectistas- olvidaron que algunos animales, más o menos fieros, más o menos salvajes, necesitan de comederos y bebederos. Y no se los instalaron. Los resultados de tal olvido dañan a los ojos, son catastróficos desde el punto de vista de la estética. Muchos habitat ofrecen el pobre, lamentable espectáculo de la presencia en ellos de barreños en plástico azul, semiabandonados con restos de pitanzas y aguas ensuciadas. Es decir, frente al colosalismos, por ejemplo, del ya citado habitat de los íbices, con excesivo alarde de cemento y ninguna vegetación, el enanismo económico de bebederos y comederos de plástico, poniendo, su nota discordante en la belleza innegable de algunas instalaciones. El hecho me recuerda otro, acontecido hace ya muchísimos años, lejos de nuestro país, y del que fui testigo. Se trataba de la inauguración de una buena biblioteca de dos plantas. Los proyectistas olvidaron que para acceder a la de arriba se necesitaba, por lo menos, una escalera. Pero cpmo entonces no existían los plásticos, se subsanó el olvido nS con una escalerilla de mano, sino instalando a marchas forzadas una estupenda escalera de maderas nobles. Supongo que Za impresión de los proyectistas al apercibirse de su olvido sería pareja a la que, sin duda, han experimentado quienes, al instalar algunos habitáis e el Zoo de la Casa de Campo, ignoraron que los animales que en ellos serían acogidos necesitarían comer y beber en un lugar determinado. Pero en ves de completar la obra, como en la anécdota citada, la empresa concesionaria del Zoo ha preferido afear con los barreños de plástico un panorama al- que ha puesto precio si usted desea fotografiarlo. flE SE RECUPERAN ARBOLES Ya es sabido que, después de una tala de árboles por imperativos de unos accesos o unos espacios para los vehículos- -exigencia de nuestro tiempo- viene un trabajo de recuperación que ya está previsto y que precisamente fue explicado en fecha reciente en estas mismas páginas cuando nos referíamos a las obras del Plan de Cercanías de Madrid, en la salida por la carretera de lia Coruña, que ha precisado de fuerte tala de arboleda. El Ministerio de Obras Públicas tiene viveros previstos para repoblar la zona, una vez finalizada la obra. En el paseo de la Virgen del Puerto, él hecho de que en estos momentos no haya más remedio que eliminar árboles no quiere decir que Madrid vaya a perder espacios verdes. El proyecto, una vez terminada fe autopista del Manzanares, incluye nueva arboleda y espacios abiertos hasta la edificación. Un árbol en plena carretera no tiene sitio, y precisamente el lugar donde hoy mismo se están cortando setenta árboles en una sola jornada estará ocupado en 1974- 75 por una de las calzadas de la autopista del Manzanares, que irá en busca del cerramiento del tercer cinturón de Madrid. U N A CALZADA E N CADA M A R G E N Como ya informamos puntualmente a nuestros lectores, el tramo del tercer cinturírli comprendido entre el nudo sur y el puen ií de Segovia será la autopista el Manzarí res, cuya característica más destacada se e. s plica con que cada calzada para vehículo transcurrirá por una margen del río. En las proximidades del puente de Segovia, precisamente, la calzada de la margen izquierdÉi se cruza a la derecha. Los tres enlaces que están previstos en este tramo (puente de Ja. Princesa, puente de Praga y puente de- Toledo) más el desvío de las dos calzadas para cambio de margen, ofrecerán posibilidades de raquetas con espacios verdes aptos para la replantación de nueva arboleda. Nuestro jardín es suyo Celebre en él sus bautizos, comuniones. y: i í. jbodas, l u n c h cocktail fl y puestas de l a r g o i l! MADRID Avenida del Valle, 13 ¿scuadróti Mrección; VAtENTilí TAMAYO Y BAUS, Junto al Teatro Gw rero) w Teléfonos 41? 50 0 Z 41? 28 30 O, inclusa RISTAlURAHTi VENDO JOYAS AL PESO José Antonio, 55 (Los Sótanos) Tienda 46 Teléfono 247 21 63 Misa por el general Cadenas Ayer se celebró en la capilla del J terio del Aire una misa por el eterno canso del alma de general d ér 1 M RL SCA