Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
y poesía, cada día La fresca y luminosa vos del marqués de Santi llana encuentra eco juguetón y creador en las d Ramón de Garciasol y Juan José Cuadros. Poeta absolutamente moderno el autor de las Serranitiasi enlaza, sin ningún esfuerzo, oon las voces de hoy. Homenaje al Marqués de Santillana DECIDME GUADALAIARA Amoroso azar Carrión Guadalajara del corazón. Para vivir y morir Hita, mojón y frontera. Ay, Alcarria colmenera, quién te pudiera decir en miel de romero y cera eterna para lucir! Aquí do la niña vi sospirando e non por mí. Aunque sea Santularia también, yo me llamo Henaraa, él panal de mis pesares, la fontecica que mana del lado del corazón. iQué azul está la mañana J cuan dulce la canción! La niña que amores ha, tola, ¿cómo dormiré? ¿Cómo dormiré ai no m llamase Henares yo? Aqiá do la niña vi suspirando é non por mí Decidme Guadalajara- Dios y TOS dama, ciudad- Aquí me tapen la eará para ver la eternidad. Yo quiero ser alcarreño. Dejadme a esta los. Volad más abejas por el sueóo. iVerfso mío, aquí enjambrad. Corazón, tú sabes bien ya las cosas cómo son. Donde se quiere, tú sabes corazón, morir, de allí ie es. Anclaré mis naves, muerte, para siempre, aquí, do la, niña vi sospirando ü non por mL Amoroso azar Carrión. Guadalajara del corazón. Ramón de OARCTASOL RAZÓN PARA EL MARQUES Señor, si vos también anduvisteis lebrel por eata tierra, perdiguero de amor, galgo encelado, oyendo suspirar y no por vos- -ay, ni por mi tampoco- a una moza, cerrera 6 cortesana poco importa. Digo, i vo 3 también, perdido, desnudo el brazo y no de la caricia, caminasteis trotón hollando el cuero cicatriz de estos campos en baldío. Bueno, si a vos también en gana os puso la temprana fruta allende del Trasmoz y, entre las flores encubridoras, lacerado fuisteis como corzo, decidme) pnes me veis escotero y vulnerado, y no por irnos oj 3, sino por este pedregal Sonde dicen que hubo flores 1- -apenas si azulean ahora los romeros- cuándo, queriendo Dios, volverá el verfe á alegrar este invierno que me dura tanto que ya ni enfría. Juan José OUMMO 3 r