Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
y poesía, cadadía Homenaje a Quevedo Quevedo vuelve, está volviendo: crece, está creciendo: probablemente volverá v crecerá siempre. Puede sufrir transitorios eclipses vuede aparecer ante el vulgo con transitorias caricaturas vuede ser utilizado vor los listos de turno: vero antes O después- -siempre que el humanismo serio ocupe su primacía sobre el grito o el norivondio- -el verdaxlero Quevedo será querido, seguido por lo? verdaderos poetas. SI LA SOLEDAD ES COMPAÑÍA Si la soledad es compañía, nunca te viste más acompañado. Si las horas te fueron escasas, ahora son tuyas todas. Si buen ajuar guardabas de oapas y jubones, ahora no tienes ni un andrajo blanco con pie mudar tn desnudez de anciano. Por las postemas de tus tres heridas penetra el lacerado río, tan cercano. Inhábiles para cauterizar, tus temblorosas mano íQwé frío rezuman los muros de San Marcos! ¿Por qué tú. inalcanzable torre de fortaleza, puedes, en la humildad de tu alto entendimiento, pensar que la crueldad ajena es menos rigurosa que fu propia vergüenza? Yo vendería alma por lograr 1 un instante la cumbre de tu genio, bendeciría la? llagas que cubrieran mí cuerp el tormento de ríos encontrados torrenciales sobre mi corazón, desviviría siglos, arrastraría cadenas de ignominia y escarnio para que na de tus altas palabras fuera mía. Ahora, con los muchos candados eres libre, y en destierro los dones completaron tu memoria. La creatividad del mago, sus poderes ocultos. Una mujer, sacerdotisa del conocimiento, trocó tu guarda en gloria. No pediste más honra que justicia, no tanto para tí como para otros. Ermitaño tan pobre que de limosna te abrigaron. Sólo pedías mudar de prisión. Fuerza: Bl jueves pasado fueron dos alcaldes de corte... donde se hospedaba Don Francisco de Quevedo; halláronle acostado por ser ya tarde... hioiéronle vestir a toda prisa requíriéndole loa vestidos para coger los papeles que tuviere. Lo mismo se hizo con los escritorios y los cofres; todos los que hallaron se llevaron al secretario de calmara, A él le llevaron preso a las torres de León, No se sabe de cierto la causa, aunque se sospecha debe ser algo que ha dicho o escrito contra e- 1 Gobierno... Ya se extienden por tu rostro las insignias de la t muerte. Perdóneme Vuestra Merced que no discurra jo cosa de las guerras ni de las paces, spie pareciera ociosidad en medio del peligro en que me hallo. Dios me ayude y me mire en la cara de Jesucristo, f guarde a Vuestra Merced, como deseo. Villamieva de los Infantes, 5 de septiembre de 1645. Dom Francisco. Concha DE MARCO Y NADA ME RESPONDE Aquí de la esperanza, si es que queda; aquí de la ilusión que se tenía; aquí de tanto amor y amor no había que llevarse al amor. Cómo se enreda la voz en el desierto o la alameda por la que tanto se lloró aquel día, gritando, por gritar. No respondía ni el canto de un pardal en la vereda Aquí de aquellos muros del castillo de cuándo volverá y aquí del viento para clavar las voces en la entraña. Y nada te responde; está amarillo el desierto, el trigal 1 y el pensamienta y tú tan niña como siempre, España. Juan José CUADROS