Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO 20 DE M A T O DE 1972. PAG 93. INFORMACIONES TEATRALES Y CINEMATOGRÁFICAS PROPIO DE MARC CAMOLETTI ¡EL GRAN PREMIO DE CAN- h ¡NES, COMPARTIDO POR D S PELÍCULAS ITAL IPS I Jéan Yanne, mejor aclor. y Sus- I sannah York, mejor intérpreie ie- j menina j Cannes iFrancxai 19. J ¡i Gran s Premio del Festival de Cannes 1972 s 5 s 3 fue adjudicado esta mañana a las dos películas italianas La clase obrera irá al Paraíso de Elio Petri. y El caso Mattei de Francesco Rosi El Jurado del Festival recompensa con este premio a ambos realizadores por el conjunto de su obra, destacando asimismo la calidad excepcional de la interpretación del actor Gian María Volonte en estas dos veliculas El premio de interpretación masculina correspondió al actor francés S S s f s j ¡lean Yanne, por su papel en Nous S no vieillirons pas ensemable No envejeceremos juntos de Maurice Pialat Sussannah York fue distin- s íuida con el premio de interpreta- s- Áón femén na por su intervención m Imaves -Imágenes película j- landesa del realizador norteameñ- j ¿ano Robert Altman 3 Ü Solaris película soviética de An- irei Tarkovski, recibió el gran pre- -Yolanda Farr, Manuel Tejada, Lola! Herrera y Marta Puig ni especial del Jurado del Festival; s Ps aume rojo Teatro Club. Traducción y adap- tiria el vodevií v casi estív. v oor decir aue no s lúngara. de ra e (zSalmo el pre- Miklos Jancso, tación: Alberto Closas. intérpretes: existiría e! teatro. E) señor Camoletti ha nio de la mejor dirección, y Abat- JE Mariluz Olier. Lola Herrera. Manuel tomado en sus hábiles manos todos los in- -oir 5 El matadero número cin- o norteamericana, de Geórge Roy Tejada, Marta Puig, Antonio Cerro, gredientes de una apariencia engañadora jE Yolanda Farr y Pedro Valentín. Di y los ha mezclado no en un triángulo el I lili, el premio del Jurado. -Efe. recetan: Ramón Ballesteros Decora- clásico triángulo de las desventuras con do: Javier Artiñano. yugales, sino en una marmita puesta a coLas apariencias engañan (a veces) Sin cinar sobre un trípode o trébede. Hay aquí, borearlo entre risas y sonrisas. Eso fue lo este principio de filosofía popular no exis- pues, algo de arte culinario. El y ella que sucedió. Una interpretación excelente fabrican conscientemente aquella aparien- por parte de todos, y de modo especial por Herrera y Manuel cia se mutuamente la cabeza. parte RÉQUIEM PARA UN IMBÉCIL Los ydos la lanzan la trampa. Ela señor Ca- llevó ade Lolapuerto el vodevil, bajoTejada, buen la dicaen en DE TEÓFILO CALLE moletti ha dejado fuera de cualquier con- rección muy justa y bien lubrificada de En el teatro- club Pueblo se efectuó ¡a fusión al espectador. No pretende suspenRamón Ballesteros. Hubo muchos aplausos lectura escenificada de Réquien para un der el ánimo del público ni forzar las cir- al término de la representación. Salieron a Imbécil de Teófilo Calle, obra ambiciosa cunstancias para darles estilo de víctimas a recogerlos los intérpretes v el director. -en aue se olantea el problema de la libertad individua frente a las condiciones estos dos simpáticos personajes que se A. P. establecidas óor la sociedad o cada tipo aman... a pesar de todo. Nos informa cla- EL BALLET DEL TEATRO KIKOV EN de sociedad. De un modo simbólico v ale- ramente sobre la significación de las siVALLADOLID górico Calle desarrolla sus ideas sobre la lucha aue inevitablemente se suscita en- tuaciones. Todos, pues, estamos enterados, Valladolid 19. (De nuestro correspontre el individuo v la colectividad. La lec- menos ellos. El juego consiste precisamen- sal) El Ballet del Teatro Kirov de Le- tura escenificada no ouede dar- -cese a aue te en la creación de una realidad escénica ningrado ha ofrecido una representación se efectuó con ffran oerfección v elocuen- absolutamente cínica, de trato comercial, de El lago de los cisnes en el teatro comunitario v matemático, que no tiene Calderón de la Barca, representación meconsistencia moral, porque se trata de una morable, acontecimiento artístico singular, éxito, el mayor Que el cronista recuerda ficción dentro de la ficción. en los últimos treinta años. Asistimos a la gran ballet La persistencia de la situación inicial se sin presentación del pudimos, pues (ahora tópino) donde todas, complica con la entrada en el juego de absolutamente todas las localidades del otros personajes asimismo ligados a esa es- centenario coliseo vallisoletano, que cuenpecie de sociedad anónima del amor, de ta entre los de mayor aforo de España, modo que se amplía notablemente el cuadro estuvieron ocupadas por un público que Nela Conjiu. Mari Carmen Carro y Teóde posibilidades de intercambio, aunque en contadas ocasiones hemos visto tan filo Calle y en el aplausiembre sobre la base de una pura apa- unánime en la admiraciónen cada cuadro so Ovaciones, bravos cía de matices- -un panorama suficiente- riencia. hicieron que el espectáculo se prolongara mente claro de los valores dramáticos aue hasta más de tres horas, y coronaron una encierra el texto. Pero, a cesar de ello, el Nadie puede negar al autor instinto cer- velada brillante (también sin tóüico público caDtó perfectamente la intencionalidad del autor v estableció las relaciones tero de los efectos. Llegan a ser dos las No era para menos La del correspondientes entre aauel texto y los parejas en confrontación, más algún su- ballet de Leningrado supera actuación pretodo lo acontecimientos de la vida cotidiana. Un plente para caso de necesidad. Pero no visto: porque la expectación a era grande, Dlantel de actores va conocidos en su mayor y riesgo ofrecer parte reforzó el éxito claro de la lectura ocurre nada irreparable. Van cayendo los tal elcategoríadepor una un espectáculo de empresa privada, escenificada, que se vio confirmado Dor la telones de la farsa montada sobre el pro- indudable. Todo salló bien. El lago de ovación última. En el reparto figuraban, blema de la frialdad conyugal v las mutuas los cisnes en la versión del Kirov es entre otros intérpretes, Nela Conjiu. Silvia sospechas, y la normalidad se rehace. El de una perfección asombrosa en su ejeRussin. Fernando S. Polack, Avelino Cá- plato jhumeante y humorístico está servido, cución, deslumbradora en su plasticidad, novas v otros varios aue trabajan actualmente en distintos escenarios madrileños. y los Señores pueden pasar al comedor a sa- precisa én el ritmo, en el movimiento de