Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A? C. MIÉRCOLES 3 D MATO DK PAO. W. NÜ ES CIERTO QUE LA IGLESIA Lfí 1 GLES 1 Ñ EN EL LA IGLESIA RECONOCEA DEBA OCUPARSE ÚNICAMENTE DE MUNDO DE HOU TODOS EL DERECHO A UNA LOS VALORES MORALES Y REiSCONVENIENTE LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y DE IDEAS. 1O SO 5 Y OLVIDARSE DE LOS ECOCON TODO LO QUE ESTO COMPORTA Y Se hace público un documento vaticano ante la Jornada mundial de las comuniPalabras del Papa en la fiesta de San José Obrero Ciudad del Vaticano Z. La solidaridad, la comprensión, la afinidad moral y la amistad de la Iglesia para con los trabajadores, fue el tema sobré el cual el Papa Pablo VI centró el discurso pronunciado en la audiencia extraordinaria concedida a una muchedumbre de trabajadores italianos y extranjeros, congregados en la sala de las audiencias para escuchar la palabra en la festividad de San José Obrero. Patrono de los trabajadores. Recordando que el trabajo es el tema central en el fenómetro mundial del desarrollo y del progreso humano y que por eso mismo es tema controvertido y explosivo Pablo VI afirmó que más que del trabajo en sí prefería hablar de los trabajadores, los que al trabajo dedican su fatiga física para entablar con ellos un diálogo, no con la palabra, sino con otro medio de comunicación social, un medio silencioso y que tal vez por eso no todos lo advierten: la simpatía. Hoy dirigimos a todos los trabajadores esta corriente espiritual y cordial: la simpatía. Nuestra simpatía- -dij el Papa- que es la de la Iglesia, a de quien se declara discípulo del Evangelio. Quisiéramos que ellos lo supieran, que de alguna forma la advirtieran. Voz del silencio, pero voz verdadera. Pablo VI refutó a continuación la opinión frecuentemente difundida en el mundo del trabajo, según la cual la Iglesia no tiene simpatía para la gente que trabaja, está con los ricos, con los poderosos, la Iglesia ea conservadora, la Iglesia predica las obligaciones de los débiles y los derechos de los fuertes, se ocupa de los valores morales y religiosos y se desentiende de los valores económicos y corporales, busca sus intereses, sus privilegios y no piensa en ¡os trabajadores subordinados explotados y abandonados. Cuando los hechos demuestran lo contrario- -prosiguió el Papa- se o p o n e n otras objeciones a la justa interpretación del comportamiento amigo y solidario de la Iglesia para con la gente del trabajo. Se alimentan las dudas y los recelos para con la Iglesia, cuyo objetivo, según tales objeciones, sería el de paralizar las reivindicaciones de les trabajadores, instrumentalizar su número, frenar el impulso de las conquistas para mantener en pie el castillo dse la religión. Esta desconfianza- -comentó Pablo VI- -se convierte a menudo y rápidamente en oposición, odio, lucha y maldición. Lo saben aquellos países donde predomina el ateísmo y éste es un programa en sí misniOt Muchas cosas amargas y tristes- -añadió el Sumo Pontífice- -podrían decirse sobre el ateísmo opresor y destructor de la vida espiritual de los trabajadores. La Iglesia tiene simpatía para con el trabajador- -prosiguió el Santo P a d r e- porque ve y proclama su dignidad de hombre, de hermano igual a. otro hombre, de persona inviolable en cuyo rostro está imsresa una semblanza divina. Entre las muchas razones que hacen brotar en el corazón de la Iglesia esta simpatía para con la muchedumbre de los hombres que por caras del trabajo sudan, sufren y hoy esperan y exigen; Pablo VI concluyó recordando rae también Cristo xa nombre de trabajo matinal, estuvo sometido la atiera en la escuela de Jasé, tm ñamado al hijo del artesano fus aleara -Efe. caciones sociales LA IGLESIA- -AL IGUAL QUE CUALQUIER HOMBRE- -TIENE DERECHO A LA VERDAD EN CUANTO SE DICE DE ELLA Y A UNA RECTA INTERPRETACIÓN DE SUS ACTUACIONES La Pontificia Comisión para las Comu- dedicada a la información dentro de la nicaciones Sociales ha preparado un docu- Iglesia. Y dice: mento en que se desarrolla el lema de la rodo lo que se ha dicho hasta ahora es Jornada Mundial que la Iglesia celebra el aplicable también a la Iglesia, sea considía 14 de mayo: Al Servicio de la Verdad. derada en su significado más pleno y real Del amplio estudio resumimos sus párrafos como él conjunto del pueblo de Dios, o bien más significativos: entendida- -como frecuentemente ocurre en el lenguaje corriente- -como EZ tema de la Jornada Mundial de las gente. La Iglesia, de hecho, su parte diriComunicaciones Sociales, propuesto este tiempo objeto y sujeto de es al mismo información: año por la Pontificia Comisión para las hoy, más que nunca, su vida, su actividad, Comunicaciones Sociales, y aprobado por sus acontecimientos, despiertan el interés el Santo Paddre, constituye una continua- de la opinión pública, que pide ser inforción y un desarrollo del de 1971. Entonces se consideraron los instrumentos de co- mada amplia y exactamente. municación social en su función de serComo objeto de información, la Iglesia, vicio a la unidad de los hombres; este año -al igual que cualquier hombre y cualse considerará una de las vías principales quier institución- -tiene el derecho a la para ayudar eficazmente a los hombres verdad de cuanto se dice de ella, a la reca lograr tal unidad: la búsqueda y- la pre- titud de las interpretaciones que se dan de sentación de la verdad. su actuación, a la buena fama, a la tutela, cuando fuese necesario, de la reserva y del secreto. Lo cual no significa que se exija ACTUALIDAD DEL PROBLEMA un anodino conformismo ni que se limite Al multiplicarse las medios de informa- la legítima libertad de opinión. Como sujeto de información, es decir, ción accesibles a todo miembro de la comunidad humana, los horizontes indivi- como fuente de la que parten las inforduales y sociales se abren singularmente, maciones requeridas, las instituciones ecleconsintiendo conocimientos cada ves más siásticas han dado pruebas, cada ves mavastos, que en el pasado no hubiera sido yores, en estos últimos tiempos, en todos posible adquirir. A nadie escapa, sin em- los niveles, de su deseo de mejorar los bargo, el indudable influjo que todo esto servicios propios, adaptándolos a las exipuede tener, y que de hecho tiene, en él gencias modernas de la información. espíritu del público. Es inevitable que la Prensa, la radio, la televisión y el cine, su La Iglesia, sin embargo, precisamente por de institución divina, tiene incluso queriendo excluir todo tipo de fal- un naturaleza carácter profético y misioespecífico sificación tendenciosa de las noticias de- nero: Ella debe anunciar la Buena Nueva teriorándolas, consiguen a menudo condi- en todo el mundo y a todas las gentes. cionar los juicios y los sentimientos del Transmitir el mensaje de verdad y de público sin que la mayoría de las veces salvación constituye para ella un deber, tengan conciencia de ello. que ha de cumplir en espíritu de servicio. El documento expone a continuación De aquí él consiguiente empeño por servirse también de los instrumentos de colas dificultades que el propio informador municación social para hacerlo llegar a encuentra inevitablemente al tratar de ser sus destinatarios. Allí donde la libertad se objetivo. Y se pregunta: ¿Nos encontramos entonces frente a un respeta realmente, la Iglesia ve reconocido derecho en problema prácticamente insoluole? No. Pe- su respeto alen este terreno y lo ejerce enél derecho de los demás sin ro, creemos, tampoco sirven para resolver- contrar obstáculos u oposiciones. Por ello, lo reglamentos y normas escritas; a lo difusión del más, pueden tener cierta eficacia preven- en este campo particular dede los medios tiva y represiva de los abusos, favore- mensaje evangélico a través de comunicación social ciendo al informador honesto y obligando vertir la gravedad y la la Iglesia debe adcomplejidad de la a rectificaciones, retractaciones, etc. tarea y debe promover y alentar la creaLa verdadera solución debe buscarse ción de instituciones específicamente caen la educación profunda de las concien- tólicas, especialmente en aquellos campos cias en aquellos que, en diversos niveles, que se proponen como objeto el apostolado son responsables de la información: las de la Prensa, del cine, de la radio y de la agencias de información y sus agentes, los televisión. Como afirmaba recientemente directores, los cronistas, los articulistas, Pablo VI, además de la información clara los autores de servicios radiofónicos y te- y honesta es muy importante la visión levisivos. Precisamente por este motivo cristiana de la realidad y de los acontecila Iglesia atrae nuestra atención, querien- mientos: Y esto es algo que el periódico do sensibilizar a los promotores y al pú- católico como propia razón de ser se problico, que con su comportamiento pueden pone dar y que por desgracia es casi él ejercer no poca influencia sobre él servicio único a hacerlo norvialmente. al que tienen derecho. Unos y otros son, Al dirigir a los promotores, a los inademás, incitados y animados con la perspectiva de que la verdad sirva para con- formadores, a los destinatarios de las inducir a los hombres de hoy a aquella uni- formaciones este llamamiento a este condad a la que todos aspiran, en nombre de junto de derechos y deberes propios frente la fraternidad y de la paz; puesto que la a la verdad y con vistas a la unión cada verdad, como el aire puro para los orga- ves mayor y a la hermandad entre los nismos vivientes, es indispensable para él hombres, la Iglesia es consciente de cumdesarrollo armónico del hombre, ser que plir n preciso deber. A todos, de hecho piensa v quiere, y de la sociedad humana, -como se expresa el documento tinodat que no puede subsistir en su especificidad, sobre la Justicia en el mundo- reconoce sino en un clima de información y de rela- ella el derecho a una conveniente libertad de expresión y de ideas, con todo Ip Qtut ciones auténticas. la teaunáa parta del documento está ello comporta