Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. BOMINGO 5 DE M A R Z O DE 1 72. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 81 INFORMACIONES TEATRALES Y CINEMATOGRÁFICAS LOS SECUESTRADOS DE ALTONA DE J. P. SARTRE LAS NOVEDADES DE LA SEMANA Tomás Blanco, Fernando Guillen, Encama Paso, Gemma Cuervo y Juan Sala Versión de Alfonso Sastre. Intér- mento. Ese pobre romántico que es Frantz pretes: Encarna Paso, Gemma Cuer- Gerlach, hijo mayor del poderoso indusvo, Juan Sala, Tomás Blanco, José trial, empujado a pelear como oficial del Luis Arguello, Fernando Guillen, Ana Ejército alemán, se niega a abandonar su María Méndez, José Antonio Ferrer, habitación, en la que permanece desde hace Antonio Rosa. Escenografía y super- trece años. Porque él es quien más ha savisión del vestuario: Francisco Nieva. crificado y no se atreve a reconocer ue Dirección: José María Morera. todo aquello no sirvió para nada. El La Historia- ¿o solamente la Política? -carece de principios morales. Los hombres que hacen la Historia- ¿o solamente la Política? -no pueden vivir sin principios morales. Ahí está el meollo de la tragedia. Porque tragedia es que los individuos vean invalidados sus ideales, sus sacrificios, sus convicciones, sus heroísmos, sus nociones del bien y del mal. Los acontecimientos toman un rumbo distinto, y absolutamente cínico, y basta que los protagonistas (en este caso particular son los protagonistas de la gran aventura nazi, pero pudieron serlo de la gran aventura napoleónica o de cualquier otra) vivan lo suficiente para que puedan comprobar que apenas fueron partículas minúsculas, llevadas de acá para allá y recogidas luego por la escoba del basurero. Sartre compuso esta escalofriante tragedia hace algunos años. Y la compuso cuando la perspectiva le había permitido verificar objetivamente la inmensa estafa que cualquier vencedor perpetra a costa del vencido. Pocas veces la amarga crítica de un sistema político empapado de violencia y desprecio hacia la vida del adversario se habrá hecho con tanto respeto, con tanta clarividencia, con una tan profunda emoción intelectual. ¡Formidable tragedia! Los miembros fie esta, gran familia industrial que primero sirvió al Estado nazi, porque el Estado nazi le encargaba barcos para hacer la guerra, y después fue ayudada al resurgimiento por los vencedores del Estado nazi, que había perdido la guerra, componen el cuarteto secuestrado: Los secuestrados de Altona Altona es un barrio residencial de Hamburgo. Son cuatro víctimas de distinto rumbo y consistencia, cuatro presos de acontecimientos que han perdido todo sentido bajo un cielo vacío Pesimismo despraFrador el de Sartre, visión de unas profundidades avísales que suelen estar púdicamente tapadas por la retórica del mo- Mañana, lunes, y el martes, en el teatro Goya, el famoso mimo Marcel Marceau presenta su espectáculo dentro del III Festival Internacional de Teatro. Este prosigue los días 9 y 10 con el cuadro húngaro Domino que presenta Historia de la Naturaleza inspirada en un cuadro del Bosco y algunos estudios. El jueves también reaparece en Eslava Martínez Soria, con El gran tacaño una revisión de la comedia de Paso y Ataati. A partir del día 10. todos los jueves, tarde y noche, Antonio Díaz Merat presenta y dirige en el teatro Infanta Beatriz, el espectáculo original de Lauro Olmo A los hombres del futuro, yo Bertold Brecht con Natalia Duarte y Antonio Iranzo. El viernes, también a las ocho de la tarde. José Luis Alexanco pronunciará una conferencia sobre la Transformación automática de form a s tridimensionales correspondiente al actual curso de conferencias y conciertos de teatro y cine. Asimismo, el viernes, la compañía de teatro inglés, establecida en Madrid, Odds Ends interpretará en el teatro del Colegio de Nuestra Señora de las Maravillas (Joaquín Costa. 21) la obra de John Bowen After the rain a las ocho de la noche, y continuará representándola los días 11, 17 y 18. El sábado y domingo, otra actuación del m Festival Internacional de Teatro: la compañía argentina de Roberto Escobar y de Igor Lerchundi. muerto al hoyo y el vivo al bollo, dicen los castizos. La única salida para Frantz será la muerte, la huida de este mundo, en el que los jueces castigan aplicando principios que ellos mismos han violado En ese último y definitivo viaje hacia la paz le acompañará su padre. Asombra, que una mente habituada a la especulación abstracta como es la de Sartre logre concentrarse con tanta intensidad en personalidades concretas y en concretas circunstancias vitales. No hay psicologisnoo. Hay fuerzas en choque, combate de individuos contra el destino, lo que restablece el contacto con el concepto trágico de tragedia Pero es un combate sin posibi- NEGOCIO DE CARNE busca especialista en importación de carne congelada o refrigerada, con experiencia probada en comercialización Escribir a: Paseo de Gracia, 120, o llamar a Sr. Brevet, Teléf. 217 23 38, dando sus señas C ÓC SELECCIÓN Barcelona- 8 Bef. 11.263 lidades de victoria por parte de las criaturas vivas. Los hombres perecerán siempie, siempre agonizarán y sufrirán bajo las garras de su propia brutalidad. El lobo de Hobbes para entendernos. Tras el juicio de Nurembergj los vencedores se apresuraron a almacenar medios de destrucción nuclear para utilizarlos entre ellos. ¿Llegaremos al Siglo XXX? Los protagonistas de Sartre se hacen la pregunta, y a continuación dan un portazo y se largan a la paz eterna. Pero el autor nos sitúa ante la evidencia de que vivimos de favor, pensamos lo que nos dictan y creemos lo que nos cuentan, en esa mil y una noches de la gran estafa que nos hace creernos timoneles de un barco que navega remolcado por otro. Soberbia construción dramática, espléndido lenguaje, ideas sutilísimas, clima agobiante, Los secuestrados de Altona desarrollan en cinco actos el gran tema centra! de la inquietud contemporánea: es o no es posible la fe humana en la Huipanidad? La respuesta de Sartre es negativa. ¿No estarán ahora mismo haciéndose esta pregunta esos pobres románticos de Formosa, víctimas de la Historia- ¿o sólo de la Política? súbitamente despojados de cualquier seguridad sobre su porvenir? Los nazis, que arrastraron a su país a la mayor catástrofe bélica que se recuerda, no fueron, en el fondo, menos víctimas que las poblaciones por ellos exterminadas. Lo que Sartre redama implícitamente es que se diga la verdad. Algo enormemente difícil. Y peligroso. Para que la noche fuese completamente grata, asistimos a una interpretación de primerísimo orden. A la cabeza, Fernando Guillen. Su Frantz cabalgando entre la clarividencia y la paranoia, entre los delirios proféticos y el más radical escepticismo, es el prisionero por antonomasia dentro del reparto. Nos hizo ver Guillen la profundidad de las ideas de Sartre convertidas en sustancia de desesperación. Fue un prodigio de autenticidad, de penetración. Emitía el actor fluido trágico y sus apariciones cargaban la atmósfera de una dolorosa familiaridad. Sn personaje, como un Atlante que pretende asumir el