Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M A R T E S 25 DE E N E R O DE 1973. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 39. HACE CINCUENTA ANOS NACIÓ INFORMACIONES Leopoldo Romeo, el periodista que soñó un diario sin anuncios Allá por los felices veinte estaba cerrándose la biografía de un gran periodista aragonés, Leopoldo Romeo- -diputado liberal romanonista y antiguo gobernador civil- quien trataba inútilmente de insuflar vida a un agónico diario madrileño de la tarde. Nos referimos a La Correspondencia de España- fundada a mediados del siglo XIX. Cuando un negocio va mal hay que buscarle las causas. José Serran es, a la sazón, gerente de la vieja gaceta noticiera, por su matrimonió con la marquesa de Santa Ana, la propietaria. Romeo y Serran discuten, casi diariamente, sin llegar a ningún acuerdo el empresario y el director. No se entienden. El viejo gorro de dormir es un acorazado de letra impresa que está embarrancado; se hundirá poco después. Romeo, con una vieja historia profesional, iniciada en el ¡Diario de Avisos de Informaciones puso ayer a la venta, con motivo de la señalada efemérides que está celebrando, un suplemento extraordinario de 68 páginas, que recoge una síntesis histórica sobre los acontecimientos más sobresalientes de cada año, desde 1922 hasta nuestros días. Incluye también más de 20 artículos de plumas ilustres que colaboraron en el periódico y artículos de los directores de la publicación que siguen ejerciendo la profesión. Informaciones se propone celebrar diversos actos en este año de su cincuentenario, publicar varias ediciones especiales y convocar varios premios. Todo el personal del diario se reunió ayer en un almuerzo de hermandad. Zaragoza, decide abandonar La Corres- como apocopadamente la voceaban los vendedores. Quiere emprender su postrera aventura profesional. Quien tuvo primaveras radicales en El Evangelio gosa ahora de otoñales rebeldías de independencia. Es un zaragozano terco, que ha pasado su vida entre Redacciones, cafés, duelos y pasillos de Cortes. En una novela clave, de Cansinos- Assens, titulada La huelga de los poetas Leopoldo Romeo salió caricaturizado en un personaje llamado Don Criterio dando a sus redactores las más peregrinas lecciones de periodismo. Tipo bien templado, gran esgrimidor, era polemista duro y de estilo acibarado. Una noche de invierno, al cerrar La Corres se dijo: -Hasta aquí he llegado. Poseeré un periódico propio. Un diario independiente. No tendrá publicidad. A pesar de eso, será el mejor y el más barato de España. Se venderá a cinco céntimos Como lo pensó, se dispuso a hacerlo. Buscó unas cuantas pesetas entre unos tantos amigos. Algunos redactores de La Correspondencia entre ellos el redactor- jefe y el administrador, Francisco Aznar Navarro y Serafín Adame y García del Barrio, respectivamente, se fueron con él. El conde de Romanónes, su jefe político, le alquiló el edificio de la calle de Jardines, número 4, en cuyo piso superior instaló la Redacción. El martes 24 de enero de 1922 se voceó por primera vez el diario madrileño Informaciones Una mancheta le definía periódico independiente Y un aforismo compendiaba su aspiración, bajo el título: Lector, nuestro lema es: di siempre la verdad, cueste lo que cueste, y para decirla no emplees dos palabras si puede ser dicha claramente con una sola. El día anterior a la aparición del periódico todos los redactores, presididos por el director, se hicieron una fotografía de grupo. En la plantilla figuraban dos mujeres, María de Munárriz y Magda Donato. En nuestros días, de aquella Redacción fundacional sólo quedan tres periodistas para recordar este cincuentenario: José García Mercadal, Luis de Armiñan Odriozola y Serafín Adame Martínez. El periódico causó sorpresa. Como novedad, fue bien acogido los primeros días. Pero, naturalmente, esta aventura romántica ya no era posible en el periodismo español del siglo XX. La fórmula fracasó, casi al pie de la rotativa. Un mes y pico más tarde Romeo tenía que dar su brazo a torcer, publicando anuncios: fueron los dos primeros el Heno de Pravia y la Maizena. Las deudas aumentaban, la tesorería se venía abajo: dar por cinco céntimos- -cuando todos los diarios españoles se vendían ya a diez cénticos- -cuatro páginas diarias era un problema insoluole. Un empresario teatral, millonario y con avidez no es óbice para que, como una pura curiosidad, ofrezcamos la lista cronológica de sus directores: Rafael Barón (1922- 25) Augusto Vivero (1925) Juan Sarradell (1925- 31) Juan Pujol (1931- 36) Víctor Ruiz ATbéniz (1936) Rafael Sálazar Alonso (1936) Víctor de la Serna (1936) Antonio Gascón (1936) Francisco Torquemada (1936- 39) -estos dos últimos bajo el período de la guerra civil- José de la Cueva (1939, unos días) Víctor de la Serna (1939- 48) Enrique Giménez Arnáu (1948, unos días) Francisco Lucientes (1948- 52) Antonio de Miguel (1952- 54) Juan José Peña e Ibáñez (1954- 57 J, Ramón Sierra (1957- 59) Salvador López de la Torre (1959- 60) Jesús Revuelta (1960- 62) Luis Fernando Bandín Ramos (1962- 67) Miguel Ángel Gózalo (1967- 68) y el actual, Jesús de la Serna y Gutiérrez de Répide, desde enero de 1968, y cuyo apellido tan vinculado se halla a las páginas del diario. Entre sus empresarios figuraron el ban- política, Rafael Barón, se asoció primero con Leopoldo Romeo, para adquirir después la propiedad del periódico el 27 de marzo de aquel mismo año. Jamás en España un periódico de tan larga vida tuvo un director- propietario que durase menos: apenas cincuenta días. A partir de entonces, la historia de Informaciones -que ocuparía todo un libro, si alguien tuviese gusto en hacerlo- -es una sucesión de empresas y directores, un tejer y destejer la actualidad, entre plecas y corondeles, blancos y titulares, campañas y crónicas, al enlazar uno de los solares más vetustos de la tipografía madrileña con el título de decano de la Prensa de la tarde. Donde hoy se levanta el edificio de Informaciones hubo una imprenta, en la cual, a mediados del siglo XIX, se editó esa maravilla de la geografía romántica que fue el Mados y años después aparecería el periódico republicano Él País desde cuyos divanes soñaban los nietos de Dantón, en frase feliz de Manuel Bueno. Informaciones ha tenido a lo largo de sus cincuenta años muchas vicisitudes, como consecuencia de sus variopintos cambios empresariales. Ha sido palenque y tribuna de buenos periodistas; entre los más destacados cabe recordar a Juan Pujol y Víctor de la Serna. La más rigurosa antología de nombres desborda los límites de un sencillo artículo conmemorativo, lo que quero Juan March, el empresario Francisco Torres y los ex ministros Carceller y Silva Muñoz. Se recordarán siempre los reportajes judiciales de Alfonso Lapena, las jácaras- de Serrano Anguita, los fondos de Salvador Cañáis, las crónicas taurinas de Clarito los editoriales sobre la guerra mundial de Unus -seudónimo de Víctor de la Serna- Zas críticas teatrales de Marqueríe, las crónicas de A frica de El Tébib Arrumñ y las notas cotidianas de Chispero -dos seudónimos de Víctor Ruiz Albéniz- las crónicas de López Dóriga en la primera Vuelta Ciclista a España, etc. Informaciones que en una época amplió sus locales hacia arriba, construyendo varios pisos sobre las primitivas plantas, en 1953, vive hoy una hora serena, de rigor y vigor informativos, poniendo todas las noches los puntos sobre las íes en un esfuerzo cotidiano de superación, doblado en su formato primitivo y flanqueado cada día de la semana con suplementos rebosantes de ponderada documentación. En su historia, el día que Informaciones entregó la mesa de Redacción, larga y oblonga- -que había pertenecido antes a La Correspondencia de España -a la Escuela Oficial de Periodismo, pareció fundir tres generaciones periodísticas. Aquella mesa era el pasado, ofrecido al futuro. -José ALTABELLA.