Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N G O 1 I B OICIEMBBUB VM 1971, EDICIOM OS LA MASARA. PAO. Ct REUNIÓN EXTRAORDINARIA DEL PATRONATO D a MUSEO DEL PRADO Llevo varios días pensando en el relato de la vida de un hombre. Esta historia trabaja en mí de tal manera que cuando me levanto en la noche oscura del despertar de diciembre, la historia de un hombre que perdió la facultad de ser feliz está conmigo; y la recuerdo bajo el agua de la ducha y a veces con el primer sorbo amargo del café del desayuno. Pretendo resumir hoy en una o dos páginas de mi diario esta historia y me encuentro con que no sé hacerlo. La verdad es que he comprendido ahora que este trabajo mío de narrar lo que me rodea y lo que Inesperadamente encuentro en mi camino es difícil; una profesión endiablada una vez que se acepta oomo tal profesión. A veces parece que ante las dificultades de comprimir un relato auténtico todas las palabras que conozco han perdido vida y virtud de evocación. No sabe una qué hacer para revivir a esas palabras desmayadas. Un poco de agua fría, un poco de esfuerzo, un masaje sobre el corazón de las palabras, y quizá vuelvan a servir. Pero a pesar de eso, para la historia del pastor de ovejas no me sirven las palabras resucitadas. Su historia necesitaría exactamente las palabras del propio pastor tal como quedaron en la cinta magnetofónica: necesita la voz del pastor y su simplicidad y sus recelos. Y, sin embargo, en vez de olvidar la historia y renunciar a contarla, ya que no es mía ni la he inventado, siento desde hace más de un mes que esa historia es una obsesión que trabaJa mi alma y que tendré que contarla de una u otra manera para l i berarme de ella. Un amigo mío a quien puedo Ñamar don Salvador- -y le puedo llamar así porque no es este su nombre- -pasó muchos ratos, hace uno o dos años, hablando con el pastor de sus ovejas; aquel pastor contrahecho que un día llegó pedaleando su b i cicleta hasta la finca, porque le habían indicado que hacía falta su trabajo. El pastor era un hombre más Joven y a la vez más viejo que don Salvador y que yo; y don Salvador, mi amigo, que es médico y psicólogo, comprendió enseguida que el pastor era un hombre que había cerrado el círculo de tiza de su vida y ya no dejaba que nada entrara dentro de ese círculo. Un hombre acabado al que sin embargo intentó revivir, como yo a mis palabras. Comprendió mi amigo que a preguntas determinadas, el pastor contaba determinadas historias, y que bien conducidas e s t a s historias componían el mosaico de una vida llena de fatalidades, de un hombre de nuestro tiempo y nuestro país: un hermano nuestro. Y así, una tarde de charla, el pastor- -sin saberlo- -dijo grabada su historia en una cinta magnetofónica; historia que nunca adorna con comentarios sobre sufrimientos o alegrías; historia en la que el único comentario convencido y orgulloso es sobre la santidad de su pobre madre que Iba a lavar por las casas de Madrid y a pedir limosna para aquel hervidero de hijos que tenía. Y para uno de ellos- -el futuro pastor- que era un niño enfermo, logró plaza, durante siete años, en el Hospital de los Hermanos de San Juan de Dios. Regresó a casa el niño al comienzo de la guerra civil, pero aún caminaba casi arrastrándose, y como la madre había muerto era, además, un ser que había perdido todo amparo. Su hermano mayor, el muy admirado miliciano, se decide a sacrificar a esta criatura para evitarle penas, y así lo comprende el niño cuando lo saca el hermano al patio y le apunta con su fusil. ¿Y tú que sabías que te iba a matar, tú no le dijiste nada? -Yo ¿qué le Iba a decir, don Salvador? Yo era una criatura. Yo estaba callado. ¿Qué quiere que diga una criatura? Yo estaba callado. Yo era una criatura. ¿Qué quiere que diga una criatura? Pero el hermano no puede matarlo. Tira el fusil al suelo y estalla en palabrotas con los ojos llenos de lágrimas. Y entonces- -dice el pastor- -echamos una instancia para que me llevaran con una de las colonias de niños que salían de Madrid, y me llevaron. En la última afirmación flota un orgullo modesto y hermoso. Se oye en la cinta magnetofónica la voz dulce de la mujer de don Salvador: ¿Por eso canta usted esas canciones tan bonitas de los niños que se van de España, cuando está en el campo? El pastor se ríe. A ruegos, canta la canción de las colonias de piños que salen de Madrid, donde dejan el corazón y donde los parientes les esperan para hacerles el recibimiento triunfal a su regreso. El niño tullido que era entonces el futuro pastor de ovejas, I Se va grabadas para siempre en su sensibilidad estas canciones que son tópicos de ternuras familiares y de amor a los niños. Para él son- -lo adivino en su relato- -como el eje de todas las verdades y la seguridad de aquello a lo que tiene derecho: sagrado cariño de la sangre y puesto seguro en una familia, en un país, entre sus hermanos y entre otros seres humanos- iguales en dolor, gozos e ignorancias. Estas seguridades forman en la historia del pastor una larga aspiración que trataré de seguir resumiendo mañana. Una larga aspiración que jamás se cumple. Entre otros asuntos, se estudió un informe sobre las medidas para proteger a los tesoros artísticos de los peligros derivados de la contaminación En la. tarde de ayer celebró reunión extraordinaria, d Patronato del Museo del Prado. Junto con el ministro de Obras Públicas, qne es patrono del museo; el director general ét Bellas Artes y el director del centro, profesor Xavier de Salas, asistieron los actuales componentes del Patronato, y también lo patronos de honor, señores marqués de Lozoya, Lafuente Ferrari, Labrada y doña María Luisa Catarla, Tras unas palabras del director general de Bellas Artes dando la bienvenida a. los patronos de honor; se acordó la convocatoria de un servicio fúnebre por el antiguo director, don Francisco Javier Sánchez Cantón. a celebrar en la iglesia de las Trinitarias el próximo día 29 de diciembre. Entre Jos asuntos del orden del día ocupó puesto primordial un informe sobre las medidas a adoptar para proteger a los tesoros que se guardan en el Museo del Prado de los pelig os derivados dé la contaminación del aire en Madrid. El Patronato consideró la dos facetas principales de este problema: la falta actual de un adecuado sistema técnico de depuración deíl aire en el edificio que el museo ocupa, construido en el siglo XVÍII por el gran arquitecto Juan de Villanueva, y también la falta de espacio que, según las actuales técnicas museísticas, se derivan de la pequenez de las salas que constituyen el museo, en relación con el enorme número de cuadros de primerísima categoría, que hacen del Museo del Prado Ja primera pinacoteca del mundo. El director general de Bellas Artes informó al Patronato de las posibilidades que el III Plan de Desarrollo ofrece para resolver la actual situación del Museo del Prado, que con toda propiedad puede cailificarse de dramática, en el plano cultural. El ministro de Obras Públicas, señor Fernández de la Mora, dio cuenta seguidamente de las esperanzadoras perspectivas que se derivan de la decidida actitud del Gobierno para, siguiendo las indicaciones expresas del jefe del Estado, abordar los problemas del museo tanto desde el punto de vista de la ampliación de sus locales como respecto a la instalación de las mejoras técnicas imprescindibles. El Patronato acordó elevar al ministro de Educación y Ciencia la propuesta de que se nombre una Comisión de especialistas que establezca con toda rapidez los específicos datos técnicos del problema, para su inmediata financiación y realización. Por último, el Patronato estudió e informó diversas propuestas de adquisición de obras de arte con destino a nuestra gran pinacoteca y las últimas publicaciones con ella relacionadas. RESTAURACIONES DE OBRAS MAESTRAS DE LA PINTURA ESPAÑOLA En el Instituto de Conservación y Restauración de Obras de Arte se ha reunido la Comisión Técnica de Pintura, con asistencia de los señores De la Puente, Núñez de Celis, López Gil, Burriel y Cabrera. Estuvieron presentes él comisario general del Patrimonio Artístico Nacional, don Jesús Silva Porto, y el asesor nacional de Museos, don Juan Gonzále Navarrete, así como los directorea del instituto de Conservación y Res- MUEBLES DE COCINA LIQUIDACIÓN. Restos de serte. Procedentes de pisos pilotos: MITAD DE PRECIO EKOMA, S. A. -Lagasca, 83