Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 8 DE DICIEMBRE DE 197 L EDICIÓN DE hA MAÑANA. PAG. 27 ENORME IMPRESIÓN EN TODA Santiago de Compostela 7. (De nuestro corresponsal, por teléfono. Abridme las puertas de la Casa en la que habita el Señor. Estas palabras las pronunciaba el cardenal Quiroga el pasado día 31 de diciembre, cuando, con el martillo de plata, derrumbaba los muros de la puerta santa, con lo que quedaba inaugurado eJ jubileo compostelano da 1971. Y el eco de estas palabras parece escucharse en este gris otoño en la gran basílica, en cuyas naves, junto al pórtico de la Gloria, será sepultado el jueves. La casi repentina muerte del cardenal Quiroga Palacios ha paralizado la vida compostelana; ha llenado de luto a toda Galicia- -donde su figura era tan popular y querida- especialmente en Orense, de cuya provincia era nativo, y en Santiago, de cuya sede era pastor desde 1946. De él guardamos grato recuerdo por su bondad personal y por los servicios prestados a la Iglesia dice el telegrama de pésame enviado por Pablo VI. En efecto, la bondad fue una de sus mayores virtudes. La bondad y su amor por Galicia. Fue un gallego cabal y consciente. Los problemas culturales y sociales de la región le preocuparon siempre. Ello queda, probado en estas palabras suyas, pertenecientes a la contestación de la ofrenda nacional al Apóstol. que el pasado 25 de julio hizo al Jefe del Estado: Mis más fervientes oraciones por el bienestar y el progreso de la Patria, y en especial por esta entrañable Galicia que tanto necesita y espera, para que sus numerosos hijos que están en emigración puedan volver a sus hogares para alegría de sus familias y para el conveniente desarrollo de nuesti tierra. Quienes lo hemos conocido de cerca y tratado sabemos cuánto amor sentía por Galicia. Hablaba frecuentemente en gallego, lengua que conocía a la perfección, y recordamos que algunas de sus homilías fueron pronunciadas en este idioma. La dicha ante la tumba de Rosalía en 1967 fue una pieza oratoria hermosísima, poniendo especial énfasis en aquellas palabras Hirmans galegos a nosa Galicia y a nosa Rosalía Y así algunas otras. Como periodistas hablamos con él muchas veces. Recordamos una carta que nos remitió cuando hace dos años estábamos realizando una encuestra sobre Galicia, para el año 2000 y le habíamos pedido su opinión: Haré todo lo que esté en mis manos- -decía- -para hacer una Galicia mejor, en la que todos podamos vivir en la paz del Señor. Para ello no regatearé esfuerzos. Es lo único que puedo decirles concluía. Su desaparición ha puesto un triste final a este esplendoroso Año Santo, que está a punto de ser clausurado. Se fue antes de que la puerta santa fuese cerrada por él y pronunciase estas rituales palabras: Sigue. Ssñcx, tutelando a tu pueblo, para que protegido por tu Apóstol Santiago, te honre con su vida y be sirva con inquebrantable entrega y lealtad. Algo que el cardenal Quiroga hizo siempre. -José FERNANDKZ FERREIRO. Lñ IGLESIfí EN EL AYER FALLECIÓ EN MADRID MUNDO DE HOU EL CARDENAL QUIROGA, Aquejado de gripe desde hace unos días, sufrió una fulminante complicación renal GRAN IMPRESIÓN POR. LA MUEBTE DEL BONDADOSO PRELADO, QUE CONTABA SETENTA Y UN AÑOS DE EDAD A los setenta y un años de edad ha fallecido en Madrid, la pasada madrugada, el cardenal arzobispo de Santiago de Compostela, doctor don Fernando Quiroga Palacios. El prelado ingresó a mediodía del pasado sábado en el Hospital de San Pedro, de la Mutual del Clero, aquejado de una afección gripal febril de algún cuidado. El lunes se le produjo una complicación renal aguda. Pese a los esfuerzos de los doctores Martínez Alvarez, Sánchez Harguíndey, Botella y Fernández Cruz, nada pudo hacerse, complicándose sn enfermedad con un proceso infeccioso. La muerte le sobrevino a las seis de la mañana de ayer. En esos momento se encontraban junto al lecho mortuorio el nuncio de Su Santidad, monseñor Luigi Dadaglio; el obispo auxiliar de Santiago, monseñor don José Cervino, quien ha dirigido un comunicado a sus feligreses solicitando oraciones por el eterno descanso del prelado, y el secretario de la Conferencia Episcopal Española, monseñor don José Guerra Campos. También se encontraban su secretario particular, don Camilo Gil, v otras personalidades. El doctor Quiroga Palacios se encontraba en Madrid desde algunas fechas anteriores a la celebración de la Asamblea Plenaria del Episcopado Español, a la que asistió a todas sus deliberaciones. Ya el viernes se encontraba con algunas molestias, pero prefirió continuar hasta que la Asamblea hubiese concluido. LA CAPILLA ARDIENTE A las once de la mañana quedó instalada la capilla ardiente en la planta baja del hospital, donde el obispo auxiliar de Santiago, monseñor Cervino, ofició una misa de corpore insepulto Poco después de esa hora llegó el ministro de Justicia, don Antonio María Oriol y Ürquijo, quien dio su pésame al obispo auxiliar. Horas antes lo había hecho el ministro comisario del Plan de Desarrollo, don Laureano López Rodó. Al conocerse la noticia de la repentina muerte del cardenal, fue incesante la llegada al: Hospital, de San Pedro de personalidades para transmitir su pésame. Entre estas personalidades se encontraba el cardenal dimisionario de, Tarragona, doctor Arriba y Castro; el arzobispo de Grado y vicario general castrense, don, José López Ortiz; obispo auxiliar de Madrid, doctor Echarren; el presidente dé la Junta Nacional de Acción Católica, don Antonio Fuertes; el director general de los Operarios Diocesanos, don Estanislao Calvo, y otras personalidades. TRASLADO DE LOS RESTOS A SANTIAGO Santiago de Compostela 7. Hacia las seis de la tarde tomó tierra en el aeropuerto de Labacolla el cuatrimotor que trajo, desde Madrid, los restos mortales del cardenal arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Fernando Quiroga Palacios. Acompañaban a los restos del prelado el obispo auxiliar de Santiago, monseñor José Cervino y Cervino; el familiar del cardenal Quiroga don Camilo Gil Atrio, y el médico de cabecera del prelado, doctor don Luis Sánchez Harguindey. Se encontraban en el aeropuerto la hermana del fallecido purpurado, doña Amalia Quiroga Palacios; el gobernador civil de la provincia, Prudencio Landín Carrasco; alcalde de Santiago, Francisco Luis López Carballo, y Corporación municipal; presidente de la Diputación, Ángel Porto Anido; comandante militar de la plaza, primeras autoridades provinciales, Consejo- local del Movimiento, vicerrector de la Universidad, autoridades locales, cabildo de la catedral, representaciones de las Comunidades de los Padres Franciscanos y Jesuítas, de las Congregaciones religiosas femeninas radicadas en Compostela, clero de la diócesis y numerosísimos santiagueses. El obispo auxiliar de la diócesis, en el momento de descender el féretro, recibió el saludo de las autoridades allí presentes; provicario de la diócesis, representaciones del clero y organismos religiosos. Seguidamente el féretro fue trasladado a una carroza fúnebre, la cual se dirigió hacia la p. ista de salida del aeropuerto, en donde un jnmenso gentío esperaba la llegada de los restos del prelado para rendirle homenaje. Tras el coche fúnebre marchaban el obispo auxiliar, provicario de la diócesis, don Ángel Pascual Moronta; gobernador civil de la provincia v demás autoridades y representaciones. La comitiva fúnebre se dirigió a la ciudad compostalana por la misma carretera por OCASIÓN EN CAMPAMENTO locales comerciales a sólo 7.000 pesetas metro cuadrado, con una entrada única de 100.000 pesetas Semisótanos a 2.000 pesetas metro cuadrado, con una entrada única de 25.000 pesetas FACILIDADES SEIS AÑOS CENTRAL DE INFORMACIONES Paseo de las Delicias. 3, primero. Bravo Murillo, 179, primero centra Teléfonos 230 76 31 y 227 83 81.