Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
y poesía, cada día A la sombra de Antonio Machado mucha poesía ha surgido en torno a Soria en los últimos años, hasta el punto de convertirla quizá en la ciudad más cantada últimamente. V también a la sombra de Machado toda esta voesía lo es del corazón, con una fusión de historia, tiempo y vaisaje, típica mente maclvadianos. Lss ciudades Sori a SORIA Salta ej agua de caño de la fuente con nn rumor de luz. Y a su conjuró te vas abriendo, Soria, al aire puro como una rosa nueva, de repente. Miro por entre el barandal del puemv surgir tu soledad, qne allá en lo oscuro 3 el tiempo se remonta. Y es maduro fruto de siglos el azul ferviente que sobre su desnuda piedra clama. De una ventana abierta en una torre serenamente el alma se derrama de tu silencio. En tanto el Duero corro con mansedumbre de animal que llama algo que está temiendo que se borre. Jaime FERRAN La esquila de las monjas suena lejos; la tarde se ha metido en agua mansa. Continúan las ganas de preguntar por dónde está El Espino. Juan José CUADROS SORIA ENTREVISTA En Sanio Dominga, la misa mayor. Antonio MACHADO. ASCENSIÓN DE SORIA Entre el Mirón y el Castillo, Soria sobre sü collado: pedestal de tierra roja y San Saturio en lo alto. Suban hasta el cielo ahora Santa Bárbara y San Marcos; suban montañas de frío, verde joven de los álamos, antigüedad de la Aduana, olmos de Antonio Machado; suban por San Juan de Duero los capiteles del claustro, las tracerías de nubes y los arcos enlazados; suban por Santo Domingo ángeles encristalados. por San Polo las monásticas plegarias de los templarios, por San Juan de Rabanera, los festones del acanto; suban los Condes de Gomara por la torre del palacio, y a la Casa de los Ríos suban los Ríos heráldicos. José GARCÍA NIETO Soria entrevista apenas. La tormenta ensombra el caserío. Va de prisa la, vida. Sólo Santo Domingo de piedra rosa y grajos en la torré y sin misa mayor. El Dueño niño baja oscuro. Es preciso seguir dejando al corazón con ganas de preguntar por tanta cosa: el rio, el reloj de la Audiencia, San Saluria la calle en sombras, el camino r de Álmazán, la cigüeña, las encinas negras, el roble hendido por él rayo, los chopos plateados, los pinos verdes y los pastores trashumantes que tantas veces dijo con su cansancio de vivir. Apenas dura lo que un suspiro Soria, que va la vida de prisa, el viento frío de la vida.