Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO 26 BE J U N I O DE 1 S 71. EDICIÓN DE I. A MAÑANA. PAG. 87. MÚSICA VIII FESTIVAL DE LA OPERA: MARUXA DE VIVES En homenaje aJ composilor en el centenario de su nacimienio INAUGURACIÓN DEL FESTIVAL DE DOS MUNDOS EN SPQLETO Spoleto (Italia) 25. Con J puesta en escena de la apera Borla Coaduno de Miussorgsky, fue inaugurada anoche la XIV edición dea Festival de Los dos xmmdos en (Spoleto. I manifestación artística, qoe comprende representaciones teatrales y musicales, durará hasta el día II del próximo mes de Julia La Prensa Italiana ha elogiado la representación de Borls Goodvmov cuya dirección ha estado a cargo de Oían Cario MenottL La orquesta fue dirigida por el maestro Chrlstopher Keene. de veinticuatro años. Entre los Intérpretes principales figuraban Kenneth, Riegel. Paul Püsbka y Murieü Greenspon- -Efe. g simpáticas. Ella, con voz muy bonita, con brillo en centro y agudos, pero visiblemente corta, apagada en los graves. El, con un timbre grato, pero tan Úrico v claro, que linda con la zona divisoria del barítono y el tenor. Los dos cantaron con calidad, buena linea y en el caso de Blancas, con un perfecto fraseo. María Oran pasa por un momento físico- -un muy próximo feliz acontecimiento- -que de ninguna forma recomendaba su elección para el personaje de una cSeñorita que asi parecía haber anticipado n con consecuencias I su pretensiones desatadas hacia Pablo Su voz es caliente, grande y timbrada. Pienso que, a esos efectos vocales, habría sido mejor cambiar los cometidos asignados a las dos sopranos. José liaría Carreras, tenor de precioso timbre cen- tral, dijo bien, con estilo, pero algo justo cuantitativamente. Muy joven, si la materia se desarrolla como debe, en él hay tenor Ahora es, más, una estupenda promesa, porque aún el agudo queda un punto débil y el volumen no suficientemente generoso. Esteban Astarloa, original voz de barítono importantísima, cantó un tanto abierto el papel de bajo, ese Rufo cuyo principal peligro- -exceso en el ademán, la gesticulación, la tendencia al grito, el accionar todas las frases e incluso los diseños musicales- -no supo salvar, con demérito, sobre todo, en el desmesurado trabajo de actor. Muy bien, con muy bonitas y jóvenes voces, el coro de alumnos de la Escuela Superior de Canto. Muy eficaz, colorista y respetuosa la incorporación de baile por el conjunto de la Agrupación Artística Rosalía de Castro, del Centro Gallego, de Madrid. Respetuosa, porque se huyó de fondos melódicos ajenos a Vives y se emplearon sólo ritmos instrumentales- -panderos, pandereta, conchas, tambor, bombo, gaita, especialmente silueteados individualmente por la luz en el arranque- -y porque los bailes ordenados por Celsa Cainzos lo fueron con suficiencia y autenticidad. Esto aparte, buena falta hacía la inyección en el curso plano de la obra y es mérito que atribuir al director escénico. Este, Joaquín Deus, trabajó de firme y se vio su mano experta y conocedora; también de artista enxebre Deus se preocupó mucho de las luces, quizá diríamos que, a veces, con exceso, -porque la gradación paulatina es difícil con los medios de la Zarzuela y hubo contrastes súbitos; pero en este menester nos salvamos de otras realizaciones grises y de nula invención. Movió comparsas y conjuntos en momentos oportunos, empleó cantos iniciales de ruiseñor; rebaños de ovejas; lluvia, en cantidades dignas de la primavera que este año disfrutamos en Madrid; ponderó las escenas- -el campo, el pazo lateral- -según los buenos bocetos de Burgos y hasta supo ajustar relámpagos y truenos en las tormentas. Fue la suya una labor eficiente y no es aventurado afirmar que si el mayor aplauso fue para el baile, para el Golondrón las ovaciones con ¡bravosl del final le tuvieron en buena parte por destinatario, cuando saludó con los artistas, el maestro, el de la Agrupación Rosalía de Castro, el del coro... Un detalle más, de sensibilidad encomiable: las cortinas se descorrieron al concluir la obra con la escena ocupada tan sólo por a atril, una partitura, unas flores, en recuerdo especial a la figura de Vives. Porque se trata del homenaje a un aran Angeles Chamorro, Esteban Astarloa, Antonio Blancas y María Oran El Festival de la Opera se cierra este año con una égloga lírica- muy digna de adscribirse a la designación genérica del teatro cantado en el que la música es permanente. Maruxa de Amadeo Vives, salva, incluso, la ingenuidad endeble de un libreto moroso, que bordea el mundo de lo convencional y lo cursi, con el Que no cabe exaltar la personalidad de Pascual Frutos, su autor. Vives, en cambio, acuciado por el éxito inmediatamente anterior de Usandidizaga, cuyas Golondrinas causaron sensación al descubrirse a un músico excepcional, quiso volver por sus fueros y demostrar su clase de compositor con formación sólida, vena inspirada, pulso distributivo y sentido teatral grande. Si Maruxa puede no ser la mejor obra del artista de Collbató, en buen grado se debe a que el impulso recibido en el tema, el texto, las situaciones, fue relativo. No busquemos, por otra parte, una gran fidelidad galaica, si bien no faltan bellos momentos ambientales y de clima. Ceñidos a lo que se ofrece, hallaremos, en cambio, la partitura importante, de un maestro que lo era siempre. Importante, por el caudal metódico, por la fineza y la intensidad; por las dulces y delicadas expresiones de Maruxa la sinceridad impulsiva del enamorado Pablo químicamente puro; los asomos de picardía e intención apasionada que acusan los señoritos la eficaz filosofía ruda, instintiva de Rufo Después, los cantos de mozos y de mozas; el descriptivismo de una tempestad no cruenta, ponen el contrapunto leve, como el intermedio instrumental merece que un día se cuente con la formación de calidad que reclama y pocas veces tiene. En fin, la entidad de Maruxa queda reafirmada en el penúltimo número, el monólogo de Pablo que siempre tentó a los grandes barítonos y en el concertante final, espléndido en lo distributivo. Que algunas tesituras queden algo forzadas- -tal el caso de ellas, con extensiones que pedirían colores circunstanciales de mezzo en Maruxa de típica ligera en Rosa -sería, en todo caso, defecto que no cabe imputar a Vives en exclusiva y con muchos precedentes ilustres. Quiere todo ello decir que Maruxa, por su valor intrínseco, bien merecía la revisión, aún al margen del hecho que ahora la justifica: el deseo de recordar a uno de nuestros primerísimos compositores líricos en el año en el que se cumplen los cien de su nacimiento; etapa que habrá de abundar en homenajes ya iniciados y reposiciones, que seria deseable se extendiesen alguna vez a títulos que sufren por olvidos no siempre comprensibles. Todo ello sin abandonar las obras capitales, Doña Fraiieisquita en cabeza, ya que la mejor forma de ensalzar a un artista es presentarlo a través de sus frutos más representativos. Equipo de intérpretes por completo español en esta Maruxa exponente de nuestro lirismo de altura: en las voces solistas, los conjuntos, las direcciones. En la pareja central, Angeles Chamorro y Antonio Blancas, figuras jóvenes, adecuadas ULTIMO PISO Está en precio. Perfecta terminación Cuatro dormitorios, estar- comedor, dos baños, parquet, calefacción. VISÍTELO DIRECTAMENTE MARCENADO, 19 (Entre López de Hoyos y Padilla, a dos minutos del Parque de Berlín) Teléfonos 419 34 82- 419 36 25 50.000 m 2 POZUELO DE ALARCON ZOMA ESCOLAR apropiadísimo para COLEGIÜS- RESIDENCIAS, ETC. INFORMACIÓN: IBERTERRA Claudio Coello, 50- Tel. 226 19 3! -36