Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M A R T E S 25 DE MAYO DE 1971. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. MÚSICA del ilustre conferenciante- -con ilustraciones de Romanzas y Melodías sefardíes de los siglos XV al XIX, cantadas con pleno acierto de estilo y adecuada voz por Tony Rosado. Fue su timbre lo único de verdad caliente, a prueba de fríos y traicioneras corrientes de aire. Pero bien valía la pena, por oírla, por conocer los ejemplos elegidos, de sufrir la coyuntura climatológica desusada. -Antonio FERNANDEZ- CID. HOLANDA GANO EL VI FESTIVAL INTERNACIONAL DE LA CANCIÓN DEL ATLÁNTICO Santa Cruz de Tenerife 24. La canción Help (Get me somehelp) original de Van Garde e interpretada por Tony Bonald, ha ganado, en representación de Holanda, el VI Festival Internacional de la Canción del Atlántico El Festival, celebrado en el recinto del Parque de San Francisco, de Puerto de la Cruz (Tenerife) quedó delucidado así: primer premio Peñón de oro y 100.000 pesetas para los autores y Peñón de oro para el intérprete) a la canción Help (gest me somehelp) segundo Peñón de plata y 60.000 pesetas para los autores y Peñón de plata para el intérprete) Je ne peux le rayer dé Francia, compuesta e interpretada por Daniel Tomey, y tercero Peñón dé bronce y 35.000 pesetas para los autores y Peñón de bronce para el intérprete) a Mendigo de III DECENA DE MÚSICA EN TOLEDO: LA ORQUESTA DE CÁMARA DE STUTTGART Un Bach deslumbrador regalado como apéndice de la sesión mozartiana La Orquesta de Stuttgart figura entre las mejores, las más prestigiosas formaciones europeas de cámara Desde hace mu Chus años ya, la rectoría permanente de Karl Munchinger supone una continuidad que garantiza la mejor linea y el más puro tra aio. Sus dos conciertos en Toledo constituían uno de los mayores atractivos de la Decena- El segundo, que pude escuchar, movilizó a un contingente de aficionados cavas de abarrotar hasta el rincón último del Museo de Santa Cruz, Y bueno será decir que estas concentraciones, demostrativas de. un interés y de que la idea de la Decena prendió en los madrileños, no sólo en los toledanos filarmónicos, se producen a pesar de- tiempo, gran enemigo este año, que podria frenar ante lo inseguro de la meteorología v lo desapacible de muchas de las tardes Munchinger había seleccionado un programa de obras mozartianas para la actuación que comentamos. Con los grupos de cuerda- -en formación de cuatro violines, primeros y segundos, cuatro violas, tres violoncellos y un contrabajo- -dos oboes, dos trompas y un timbal redondeaban el conjunto, ideal para desgranar las bellezas de una Serenata nocturna la K. V. 239; la Sinfonía concertante, para violín, viola y orquesta y el Divertimento número 17, en re mayor Las versiones, puras, correctas en el estilo; claras en la idea y los tempi acusaron el desnivel que ahora padece la orquesta, muy perceptible, en la menor calidad de sus violines. Mozart pide a los primeros una contribución afiligrada, protagonista peligrosa por transparente y el resultado, sobre todo en el Diverttmento no estuvo libre de pequeñas imperfecciones y faltas de limpieza en la ejecución Lo mismo cabría decir en el caso de los solistas de esta cuerda: mediocre, el que tomó la Serenata cuyo nombre no se recogía, y sólo discreto, muy por bajo del viola, Michael Wieck, protagonista de la Sinfonía concertante y sin auténtica talla para esta misión que, en cambio, desempeñó Enrique Santiago, el español que es viola solista del grupo, con una calidad dulce, pastosa, recogida, sin aristas y un mecanismo pulcro, tanto como la expresión libre de alardes Sí; la Orquesta de Cámara de Stuttgart no es lo que antes era por culpa de sus violines, ya que violas, violoncellos y contrabajo- -éste último, espléndido en la redondez y la contundencia- -tienen calidad grande, acolchada como soporte que da rango a la orquesta. La exigencia se formula siempre en relación comparativa con la propia entidad de otras ocasiones. La misma que nos deslumhró, fuera de programa en la Fuga de Bach, regalada, iunto con el aria de la Suite en re Parece como si al tomar Munchinger la batuta y utilizarla por vez primera en la sesión, la que tantas veces se ha llamado varita mágica lo fuese, en efecto, y el conjunto se transfigurase. ¡Resultó una maravilla, inolvidable! ¿Razón para el cambio? Pienso que no sólo en el hecho de que siempre ha convenido más Bach que Mozart a estos músicos germanos, sino porque el equilibrio de ¡as voces en aquél, la identidad de importancia en los cometidos, ponderaba más el empleo de los grupos y dejaba menos al descubierto el. hoy. de más discutible calidad. El que persiste idéntico en la sensibilidad, el estilo, la forma de moldearlo todo con el resto adecuado es Munchinger. Para él, para sus profesores, sonaron siempre ovaciones cerradas en clima de apoteosis, después de Bach. Se me ocurre ahora pensar que también pudo influir algo en la sensación de reserva en torno al trabajo de los violines el recuerdo muy reciente de los espléndidos Virtuosi de Roma, todos ellos solistas que dan brillo y relieve a las misiones individualizadas v al conjunto del que forman oarte. El Museo de Santa Cruz volvió a mostrar su adecuación perfecta como sala de conciertos de cámara, con sólo el molestísimo zumbido que determina la instalación luminotécnica Pienso que para un equipo técnica dé la solvencia- y la capacidad dé entrega del que organiza este aspecto material de las sesiones, no podrá ser dificultad insalvable ésta que permita dar al necesario silencio el valor que en actos musicales tiene Recordemos, en fin, otro, de positivo interés: la conferencia- concierto que en la Sinagoga del Tránsito, lugar de idoneidad y significación insuperables, desarrolló el musicólogo de origen judío Alberto Hemsi- -muy bien leído su trabajo excelente, escrito en delicioso castellano arcaico por Luciano González Sarmiento, a causa de la grave dolencia que impidió el traslado VISITE LA FERIA INTERNACIONAL DE BARCELONA 313 JUNIO 1971 Una feria general de sectores especializados.