Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
M A R T E S 13 DE A B R I L DE 1971. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 72. Berge hicieron en el Berliner el autor y un logro espléndido de la Compañía del Ensemble, que no ya en su sede, sino cxando viaja, lleva con sus ciento cuarenta acM. Wekwerth y que el gran conjunto ale- Teatro María Guerrero y de su director. mán considera ya como su incorporación Sería injusto olvidar el buen trabajo de tores y técnicos cuarenta y tres altavoces, clásica. Burman ha sometido su gran ta- Pedro Luis Domingo como director y de sus cincuenta reflectores y no menos de kilólento de escenógrafo a la modesta pero di- músicos, Serrano, García Tendero y Sal- metro y medio de cables. El círculo de tiza fícil tarea de recrear los ámbitos escéni- guero, así como los sugestivos figurines de caucasiano compensa su tardanza en llecos originales, y José Luis Alonso ha lle- Artiñano y la neta perfección de los ele- gar a nosotros con su cumplida, hermosa y vado al extremo la pulcritud dirigida a mentos luminotécnicos, muy cuidados, aun- académica perfección. -Lorenzo LÓPEZ ofrecer un Bertolt Brecht plenario, rehu- que no tan extensos como los del Berliner SANCHO. sando la tentación de innovar con exceso, de comenzar la demolición de un gran edificio de la dramaturgia de nuestro siglo, que átennos directores corroen ya en esta época en la que lo que está de moda es destruir textos y montajes con libertades actuallzadoras no siempre acertadas y east siempre peligrosas. Asi es como la aparente sencillez brechüana construye en el escenario madrileño el lineal retablo en que Brecht convirtió la original comedia china, que procedía a sn ves de una tradición popular tan remota que en ella se inspiró un famoso pasaje del Antiguo Testamento. Cuando el espectador de cultura occidental y cristiana evoca eí Juicio de Salomón, ignora que este relato le precede. Desconoce que estamos ante un curioso ejemplo de migración mitológicoliterario, no estudiado por Fulop Muller, pero que ahora cierra un ciclo milenario. t historia de Grucha y su abnegada peregrinación es antiquísima. La historia del ladino juez Azdak- -paralelo de Salomón- -es una prodigiosa acomodación de Brecht. tre una y otra, el friso se despliega y a largo de él vemos, admiramos, la generosidad del alma popular defendiendo sus sentimientos contra la arbitrariedad opresora de so tiempo, en el que se nos muestra el paradigma de todas las arbitrariedades y lodos los tiempos. Brecht despliega como en un diorama el paisaje ejemplarizador de las relaciones entre el pueblo y los poderosos, entre el ser y sn destino, entre el hombre y sus posibilidades creadoras. Lo que el koljós caucasiano desea hacer con el vaRafael L. Somoza, Paco Martínez- Soria y Mercedes Bruquetas is reconquistado tras la invasión alemana es lo mismo que Grucha desea hacer con el Teatro Eslava. Tituló: Juan Jubi- comedia, género al que ha dado el autor tima de Miguel, el hijo de la princesa abanlado: Autor: Alfonso Paso. Director alguna de sus mejores producciones. Es de donado durante la revolución. que Paso aplique su indudable y primer actor: Paco Martínez So- celebrar teatral El tratamiento orientalizante, con fondos ria. Intérpretes principales: Carlos talento como estealdeplanteo de problemas reales, los hombres de quieO son paisajes a la manera de la pintura Ibarzábal, Pablo Valenzuela, Carmen nes una sociedad en transformación presoriental, con servidores de escena que son cinde por criterios de edad, creando, muy mimos chinescos con máscaras de teatro Alonso de los Ríos, Mercedes Bruskabnki se mezcla con elementos caucaquetas, Rafael López Somoza, Esther frecuentemente, una grave injusticia. Es de sianos y, en el texto, se trufa de refranes. Gala, Sonia Rubio, Manuel Mejías certero el objetivo. Hay en este temauna los hombres jubilados prematuramente Brecht hace de la paremiología el mismo Peña, Conchita del Val, Carmen sustancia dramática de primer orden, al oso que Cervantes en El Quijote y eso, Cervera, Marisol Gabaldón, Germán mismo tiempo que una materia de carácter junto a los juicios de Azdak, da a gran parte de esta bella obra un perfume quiAlgora, José Félix Bressó y Pablo social del más alto interés. Y la perspicacia del autor añade a estos dos aspectos otro jotesco, sanchopancesco, que nos obliga a Isasi. de cruel Vr lúcida precisión: el de la injusrepensar con placer la gran universalidad e intemporalidad de la gran novela cervanDespués de más de siete vieses de au- ticia gravísima que se comete con hombres tina. El texto español de Laín Entralgo es sencia reaparece Alfonso Paso con la vuel- que han dedicado su vida al trabajo en una al con la ficción impecable. Fiel al original, sutil en la inta a uno de sus más importantes temas: el de suempresa, base, jubilarles de concederles sueldo en lugar terpretación, medido y dosificado, constisocial. Juan Jubilado es un intermedio la percepción del sueldo real de que aistuye mi gran servicio a la obra por su entre el saínete costumbrista y la tragicomprensión y belleza formal. Es indispensable proclamar en su academicismo como admirable este gran montaje de José Luis Alonso. Los elementos, los accesorios, las carras, están utilizados con precisión y efectividad para dar al relato épico una continuidad sin roturas. Los atrapamientos de conjunto tienen calidades fie pintura costumbrista. El tono vocal está unificado, sin fallos. La brillantez visual es exactamente la adecuada para que todo consiga esa unidad irreprochable que sólo puede conseguir un gran director en su madurez. En ese esmalte perfecto brillan como gemas el trabajo emocionado, cargado de expresividad y ternura, de María Fernanda d Océn, que hace una Grucha conmovedora, y el alarde expresivo de José Bódaio, en una creación admirable, profunda, riquísima de un ser vivo, palpitante, seductor por su malicia y su hondura, que es el jaez Azdak. Junto a estos dos personajes básicos brilla la serena perfección de Gabriel Llopart en el narrador Arkadi, y merecen distinción especial la justeza en sus cometidos de Luis Rodrigo, Paco Hernández, José Luis Heredia, Ana María Ventura y Félix Na Es muy difícil que las grandes actrices extranjeras encargadas de varro. Félix Dafauce, Luis García Ortega, Margarita García Ortega y María Luisa encarnar este personaje hayan podido hacer algo mejor que cuanto hizo Arias cumplen con rigor, con neta eficacia, anoche AURORA BAUTISTA. cometidos breves, pero de gran exigencia en un conjunto irreprochable. Todos los Alfredo Marqueríe Pueblo demás actores y actrices empastan en esa orquestación interpretativa, que constituye ABC, AUTOR ESPAÑOL: ALFONSO PASO, EN EL ESLAVA r