Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA CARICATURA Y LOS CARICATURISTAS imwynimmi- wwsma GARRID La becerrada El crimen de Cuenca jaron la gracia y la corrección de su estilo profesional en las páginas de las revistas y diarios más importantes de la casi prii- -ra mitad del siglo que vivimos. Eran tiempos tal vez propicios a la expansión del humor, ese humor español que puso a nuestro arte en la primera fila de la Europa de la posguerra 1914- 18. Asombra aquel ilustre plantel de dibujantes y caricaturistas que desde los años iniciales de la actual centuria dieron extraordinarias pruebas de su talento y de su ingenio a través de la Prensa periodística, de las exposiciones, de los certámenes y de los concursos, que como el de carteles convocados por el Circulo de Bellas Artes, con motivo de su famoso y anual b a i l e de máscaras, reunía a las firmas más sobresalientes y señeras de un arte noblemente mantenido a través del tiempo, como h e r e n c i a de una sensibilidad agudizada y mimetizante del clima propicio que se respiraba. Cilla, ilustrador festivo de Madrid cómico sería el punto de arranque de una generación subsiguiente que daría su fruto en los extraordinarios ilustradores de Blanco y Negro que por si solos integraron y constituyeron una escuela diversa en el buen arte de la elegancia de la composición, dominada por un complementario y superior ejercicio de la pintura, principalmente de la acuarela. Habría que hablar extensamente en una historia exhaustiva de dibujo, de la ilustración, de la caricatura en España durante más de medio siglo; habría que catalogar la serte de nombres de los que se fueron y de los que aún viven, cuyos nombres están en este momento en mi memoria, porque la historia de esa dedicación a lo largo de un tiempo significa ni más ni menos que un proceso evolutivo en el estilo y en la técnica, de un arte que hizo posible la creación de un clima, de un ambiente creador que hubo de repercutir en las esferas de la literatura y del periodismo. Garrido, con su gracia y aguda observación, con su amplio conocimiento de la psicología de las gentes y de su costumbrismo, llevó a la blanca cuartilla donde iba dejando con su vida y pericia profesional, con su ingenio y vis cómica para otear el panorama de la vida que le rodeaba, la depuración de un arte que colocó su firma, hasta hace unos años, en la primera línea de la caricatura española. Con sa carácter modesto, contrario a toda vanidad especulativa, dándose él mismo menos importancia de la que merecía, consecuencia de su propia bondad nativa. Garrido, incurso desde hace muchos años en la pequeña historia del arte del lápiz y de la pluma, merece ser recordado en estos años que vivimos en que, por imperativos de las circunstancias y de los imponderables, tan fáciles somos al olvido. Mariano SÁNCHEZ DE PALACIOS C UANDO hace tres años fallecía en Madrid Manuel Garrido García, aquel gran dibujante tan conocido en el mando del arte y de la caricatura que firmaba sus obras, tan graciosas y divertidas, con la simple indicación de su primer- apellido, la- caricatura española perdía a uno de los últimos dibujantes- de una generación ya casi extinguida. Siendo- casi contemporáneos suyos había ido quedando atrás la gracia periodística de Tovar y Xaudaró, de lito, de Mechachis, de Apeles Mestres, de Pons, que con el ingenio político certero y mordaz, gráfico y comentarista de Sileno y Bagaría, y la elegancia dibujística de Sancha, de Segrelles, Federico Rivas, Rafael de Penagos, Manchen, Bujados, de Ochoa, Baldrich, Sáenz de Tejada, Bartolozzl... triunfadores de los Salones de Humoristas creados por José Francés, organizados un tiempo por la Asociación de Dibujantes, y en su etapa final por la Asociación de Escritores y Artistas Españoles, constituyan sin olvidar a Sirio y Fresno, Ugalde y lasa, como caricaturistas personales, aquel gran plantel de la generación llamada de Buen Humor y de Gutiérrez síntesis del humorismo periodístico español, que más tarde vendría a enlazar con la joven promoción de La Codorniz Aun quedan, aunque no machos, de aquella noble y divertida generación que con JC- Hito en vanguardia, como decano y maestro, de-