Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M A R T E S 29 Buenos Aires con Hugo del Carril... Preguntamos a Mores qué hace en Madrid. -Estoy de paso. Voy a actuar en Paria 9 Londres, y no he querido entrar en Europa por otro sitio que no fuese España. ¿Alguna actuación en Madrid? -Bueno, no está descartado que actúe g algún gran teatro oficial, dirigiendo una ¡orquesta sinfónica... Pero lo que hago estos días es preparar tina actuación especial en Televisión Española. ¿Trae usted su propia orquesta? -Traigo una base instrumental que puede asimilarse a cualquier orquesta sinfónica constituida. Me agradaría no marcharme de aquí, de un país al que considero como mi patria, sin que me conociera él público español. Este es él país donde me gustaría más vivir, después de mi patria, Argentina. Por lo menos quisiera volver a España todos los años. Y, a guisa de despedida, añade: -Pero para eso es preciso que pueda actuar ahora... ¡Y que guste! -r- ngél LABORDA. DE DICIEMBRE I E 1970. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 74. INFORMACIONES CINEMATOGRÁFICAS UNA OBRA HISTÓRICA DE SERGEI BONDARCHUK Waterloo Producción ítalo- rusa. Director: Sergei Bondarchuk. Guión: H. A. L. Craig. Fotografía: Armando Manuzzi. Director artístico: Ferdinando Giovannoni. Música: Niño Rota. Intérpretes principales: Rod Steiger, Cristopher Plummer, Virginia McKenna, Orson Welles, Dan O Herlihy, Ja ele Hawkins, Michael Wilding, Terecence Alexander. Technicolor. Panavisión. 70 mm. Sala de estreno: Palafox. Tres cosas posee esta película para ser extraordinaria; la descripción de la batalla con arreglo a ia fidelidad histórica, el arte de la cámara y la beneficiosa fuente de conocimiento que para el público significa. Se ha dicho que el cine es obra de cultura y su influencia en la educación de las masas es decisiva; sin embargo, el cine olvida esto frecuentemente. Cuando se acomete un filme histórico se mezcla con novela y resulta acaso una película comercial, pero algo que se aparta de la probidad y rigor de Waterloo la superproducción del director raso Sergei Bondarchuk y el productor italiano Diño de Laurentis. Abarca tres etapas: el adiós de Fontainebleau el baile en Bruselas y la jornada de Waterloo. La despedida de Napoleón de su vieja guardia y de sus soldados es una especie de prólogo, visto con grandeza y emoción. El baile en Bruselas, grandioso y espectacular, con encuadres sorprendentes, no es uno de esos episodios que el cine europeo o americano acostumbran a ponernos delante de los ojos, sino que tal capítulo brillante está referido con arreglo a la verdad, como nos lo describe, por ejemplo, Thackeray en La feria de las vanidades Desde los tiempos de Darío- -dice el escritor inglés- -no hubo tan fastuosa comitiva como la que seguía al duque de Wellingíon en los Países Bajos y las fiestas se prolongaron hasta la misma víspera de la batalla. Toda la ciudad estaba en estado de agitación y durante mucho tiempo se habió del halle como de un acontecimiento más importante que el paso de la frontera por el enemigo. Y esto es lo que nos gusta de esta producción: el traslado de los hechos al lienzo, con su realidad. ¿Quién no conoce los avatares de los Cien días ¿Quién no ha vibrado, como lector, ante aquellos acontecimientos decisivos para Europa? Los memorables hechos fueron registrados muchas veces por la literatura y así tenemos pruebas de su crudeza y trascendencia en La cartuja de Farma de Stendhal; en Víctor Hugo, en Waterloo de Erckman- Chatrian, cuando ya se empezaba a describir, de un modo moderno y exacto, toda la crueldad, la sinrazón de la guerra, como parte del propio Emperador, las páginas del Memorial de Santa Elena lodo parece haber tenido en cuenta Sergei Bondarchuk, autor también de Guerra y Faz Recogiendo el sentir del colaborador de A B C, mi ilustre amigo el conde de Montarco, ya no se podrá hablar, al referirse al cine soviético, de La línea general o de El acorazado Potenkin para ensalzarle artísticamente. Todo eso ha sido superado por esta colosal obra, principalmente en su intención. Resulta impensable- -escribía en un reciente artículo- -que el Estado soviético hubiera podido patrocinar este tipo de películas allá por 1920. Cierto, y mucho menos adoptar la postura de los aliados: Luis XVIII, Austria, Prusia, Inglaterra, Bélgica y, por supuesto, Rusia y España, contra el ejecutor de las ideas de la Revolución francesa... Napoleón se nos muestra esta vez achacoso y geremíaco, sin esa grandeza indiscutible que tuvo siempre en las letras y en la pantalla, y al decir esto tenemos presente el Napoleón de Abel Gance (mudo y sonoro) y todos los demás que hemos conocido, don de estaba mejor retratado. Parecido en lo anatómico, no le falta a Rod Steiger arte interpretativo, pero no nos gusta. Están mejor- -era más fácil- -Cristopher Plummer en el elegante Wellington, y Orson Welles en el papel de Luis XVIII. La producción ítalo- soviética afronta, como debe ser la minucia, la parte fangosa, horrible y trágica de la guerra. No sólo vemos luchar a los soldados o las cargas de la caballería, sino el trago de ginebra, el comentario chusco entre los granaderos, la lluvia, los puestos de observación de los Estados Mayores, el almuerzo del Emperador. Todo sin incurrir en cantilenas- -que también fueron verdad- -o en anécdotas menores en busca del público fácil, y 31 de diciembre ív: 1 r; t- i: í M 5. ¡iís SS S v- -1: i: l í s; 5 -r con. I í ge íiial ¿y Cí- i í; X la presentación en España del gran: LOLB FLORES f É RIGUROSA RESERVA: Tels. 273 56 8 S- 273 02 91- 273 10 74 y en FLORIDA PAKK, personalmente. De 12 a 2 y de 5 a 9 ÍÜ íf l l Í llS Necesitamos cubrir un puesto de VISITADOR MEDICO en importante laboratorio farmacéutico internacional PRECISAMOS UN HOMBRE QUE REÚNA LAS SIGUIENTES CONDICIONES: ¡Completa dedicación, interés, carác- -ter fuerte y afán de promocionarse. i- -Estudios de bachiller o similares. -Residencia en Madrid. OFRECEMOS: -Completa preparación eiaatífico- comercial a cargo de la empresa. -Sueldo de acuerdo con la responsabilidad del cargo. Ambiente de trabajo muy agradable- -y posibilidades de promoción rápida. Dirigirse urgentemente, con historial escrito a mano y foto reciente, a: Visitador Médico. SR. MAYO. Blasco de Garay, 69, primero. Madrid- 3. (24.478.