Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 V- e f yor. su hermano pinta: pmtá el padre y p i n a su tío Joaq u í n. N o ha renunciado el muchacho a las correrías con N a r d í o Campillo, H a n seKuido j u n t o s soñandor La madrina t ha a b i e r t o las puertas de un lesoro: una biblioteca. Gustavo Tegolía en l i Edad Media: héroei y leyendas; hace escapadas a Horacio; se viene a- -Walier Se o 11, Zorrilla- -los uliimiajn: oF, H o r a i semanas, años, lleva Guilavo Adolfo absorto, sumida en esa bíblíotccs DONBE POR LA PRIMERA VEZ APARECE OFELIA Pero ha llegado ese amílico de Madrid. Julio, y les La dicho que en Madrid se Oífran los v. ersos; Zorrilla, a real verso. Podrían entre loi tres hacer un libro de versos. Y aquí, en clane, qvií se le pone ante lOí ojos? (AdÓuJe 5 C le va La mano, en la mano Á lurtJd. Id lUTüd t u t papel? í O u i é n se le représenla en esa fieura poca en lineas, poesía en línea? ¿Q u í ha dicho- -Ofelia, Ofelia -como para sí? En el silencio del taller han rebotado rotundas, monitorias estas otras palahran -Nunca serás buen pintur. U n TíisX literato, eso u lo que lú eres Ser, ct un medio mozo p i lido, enjuto nervioso, I a c i t u r n o- Contesta? Va in mente respondiendo a- a s palabras, no- -los desvarías de la madrina. Ayer, ¿no le cijo que se hícLera un hombre, que iu porvenir le p r e D c u pa? i Q u é disparateT Eln este momemo ha sorprendido un secreto ha descubierto, cree ti. la clave del artfij- -El arfe es una múwcBSe llama Ofelia. Lo dice para, fií. El fío insiste -í L i t e r a t o y malo! En fli monumento a Bácquar dal Parque de M a r U Luisa, on Sevilla, reaNxado a principios de siglo por Lorenzo Coullaut Valora, f i g u r a le únget oaído con Ü puAal de las r i m a s clavado en el costado. Es, según algunos o r i lleos, una alegarla del verso Me ha herido recatándose an l s sombras, -sellando oon un beno la rhiG úi Bobrq estas Uneas loa padres de Gustavo AdoKo Béoqucp, sn sQndos y magnífloos c u a d r o s da Esqulvel: don Jaa omjngusz Insaustl y doña Joaquina Bastida y Varaas- LA PICA EN FLANDES Más de una vez la madrina le retuvo; de largo habiai- dolé de sus mayores: el padre. Jasé DomEn uei pintor como el tio, piniQres cosiumbriftas: los h e r m a n o s Eila- nislao. Ricardo, A 11 r e d o Eduardo, Jor e, Luis Con Valeriano es otra cosa: podrían compartir la vida; al o más que la vida; el a r t e y m á s la muerte. Siempre le une a su bautizo. Aquel bautÍ 7o díecisLCLt años antes, umbrales de la primavera, en el Potro, parroquia de San Lorenzo. Habla nacido el 17 de febrero de Ifi 36. La madrina. Manuela Monchay. dona Manuela, no lenEa h i j o s le mineaba como a un hijo. Le encafEa un día el b b! án de Familia. Es un lubio apellido. Bécquer. e x o t i c o viene de Todo en el o vene i simo poeta 5 c prcsien C mestiíO; huésped- -p o r línea de mujer- -de laí ¡nieb l a s por f sur varón, moreno. En la p i e d r a ain era. campo de a z u r cinco estrellas azules sobre el dentellad o a los cantones, hojas de irébol; las hojas, doradas; dorada la c o u n a en U punta del escudor í P o r qué él se llama Béc- L