Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
bailando en puntas bajo la luz de las Daque estar siempre haciendo alguna cosa, porque si no se pone nerviosísima; todas las noches baila en el Folies Berge- r. -v -f- í POLIFACÉTICA ffia ropa pestañas postizas, sonrisa es- diecmusve bailarinas, e inmenso plumero en la ca- d o 7 t a X TM n el maquillaje s 3 te notan íí p a r c h a imprssio- Tienes mala cara, guapa; un dos un y ente! unas actividades ves por la nccne que v, o los sábados por la mañana qus no nay c a r t e l estaba la mar de mustia, ociosa v a punto de agarrar una neurosis por falta de actividad. Salía de compras con us amigas o a bailar cen el mando al i a é! P ro todo el mundo la encontraba un pocojda b 0 C a y caminas por la calle rozando las caredes como si fueras un fantasma? pa f! i s u e me siento rarísima perdiendo el tiempo sin hacer barra ni conducir S n b u S a s y sólo estoy cómoda vestida de soldado o medio desnuda en ei e C 8 Ahora todo está en orden para la activa y asombrosa guapa. Los pocos ratos que ene libres los emplea haciendo tterSuavemente azules como el cielo dsl amanecer. Blancas; exactas a Potetes de nato. Amarillas que parecen poUuelos. Y tan iMw dicen, señores, qua la juventud de ahora no da golpe. ¡Qué P s o s o es generalizar! Cientos y miles de j PP durmiendo frente al palacio real ds Amsterdam en protesto contra la guerra del Artetnam, el mundo actual y la sociedad de censumo, pero Ana María, embarazada de siete meses, cambiando una gigantesca rueda de camión sin haberse quitado todavL los lunares postizos de su maquillaje d escena. Grupos de chicas sentadas en los bares de la calle de Serrano sin más ocupación que pintarse p e c a nas leer una revista en que se hable mucho de actrices y princesas y elegir la t e ¿de su nueva maxifalda. Pero Ana María, bailando un paso a dos toda guapa y sonriente, mientras decide si va a coner encaje o festón en el faldón que estó preparando para su bebé. Teda una generación negándose a ir a la S TMcontraria a la violencia, mientras Ana María está dispuesta a irse ale frents como sargento voluntario a la m n r I ción, con sus plumas, su camión, su malla de bailarina y su niño: T n c tres vocaciones en la vida y a ellas dsdico todo mi tiempo con alegría y í r capitana de las girls del Folies Bergere sargento de reserva y madre. ¿Qué pensará de todo esto, señores, el técnico que tiene la inmensa suerte o desgracia, según se mire, de estar casado con ese bombón de criatura véase foto cuatro, tan guapa, tan polifacética y tan activa? ¿Estará feliz y contento o sonando con una mujer un tanto gordita y de pierna corta que hiciese como nadie el