Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 2 PE SEPTIEMBRE DE 1970. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. ABC EN WASHINGTON DOCE SENADORES PIDEN A NIXON QUE PROPONGA EL ALTO EL FUEGO EN INDOCHINA Firman l a petición miembros d los partidos demócrata y republicano, Goldwater entre ellos EL SENADO, SIN EMBARGO, HABÍA DERROTADO AYER UNA ENMIENDA QUE ESTABLECÍA LA RETIRADA TOTAL DE LAS TROPAS NORTEAMERICANAS PARA EL 31 DE DICIEMBRE DE 1971 Washington 1. (Crónica de nuestro corresponsal, recibida por telex Cuando dejemos Vietnam, y espero que sea pronto, lo haremos con la bandera americana orgullosa y en alto, sin arrastrarla en una retirada desordenada clamaba el senador John Stennis, presidente del poderoso Comité de Servicios Armados, al rematar en la mañana de hoy, muy temprano, el largo y tormentoso debate provocado por la enmienda McGovern- Hatfield pidiendo la retirada total de las tropas norteamericanas en Indochina para el día 31 de diciembre de 1971. Es una pésima política ofrecer al enemigo fechas y propósitos militares demasiado concretos, que es lo que hacia la enmienda. Esta ha sido derrotada hoy, cincuenta y cinco votos contra treinta y nueve, pero su debate puso de manifiesto que en el país, y en sus más altas instituciones políticas, como el Senado, persisten las pasiones, las emociones- -y el cansancio- generados por la intervención militar norteamericana en Vietnam. Fue una derrota categórica, pero no catastrófica, para la famosa enmienda, comparable en alcance político a ¡a que el Senado de 1919 trataba de limitar los poderes del presidente Woodrow Wüson en sus intervenciones militares y diplomáticas en la Europa de la primera posguerra. Aun cuando las hostilidades en Vietnam se han enfriado, por ahora, hasta un punto en que la vietnamización nixoniana aparece relativamente viable en el futuro, la súbita intervención de mayo en Camboya y las promesas hechas recientemente en Phnom Fenh por el vicepresidente Spiro Agnew, voz de Nixon, han proporcionado nuevos argumentos a la oposición y nuevas dudas a una opinión pública cansada y desorientada. Algo sucede cuando más de un tercio del Senado vota en favor de una enmienda como la de los senadores McGovern y Hatfield, demócrata aquél, republicano éste. La derrota de la enmienda en el Senado salva un obstáculo político para el poder ejecutivo, pero no clarifica una situación. Ello se ha demostrado hoy mismo con la sorprendente petición dirigida al presidente por un grupo de doce senadores para que proponga en seguida en París un alto el fuego a Hanoi, el Vietcong y Saígón, destinado a negociar en el entretanto una fórmula aceptable de paz en Indochina, internacionahnente supervisada. En Saigón la Idea será inconcebible. Ello no tendría nada de particular si la propuesta procediera de los doves de siempre, pero no es así. Uno de sus firmantss es el senador Barry Goldwater. Otro, Henry Jackson, uno de los más firmes abobados del armamento y! a presencia militar de Estados Unidos en los puntos estratégicos del Globo. Los Jefes de los dos grupos políticos del Senado, la mayoría demócrata y la minoría republicana, Mike Mansfíeld y Hugh Scott, respectivamente, firman el inesperado documento al presidente, mientras permanecen estancadas en París Tas negociaciones de paz en Vietnam. A nadie se le hubiera ocurrido a estas alturas. cuando las hostilidades favorecen a las tropas norteamericanas y sud vietnamitas, rae un. político de la beligerancia intransigente iie Barry Goldwater firmase semejante papel. Lo ha firmado. Queda por ver si el documento ha cogido por sorpresa a la Administración o se habrá canalizado, a sugerencias de la Presidencia, para mantener en este verano de Washington un clima de aperturas pacíficas al enemigo indochino. Personalmente, creo en la segunda hipótesis. La Casa Blanca tiene los ojos fijos en las importantes elecciones parlamentarias clel mes de noviembre, que han de renovar toda la Cámara Baja y un tercio del Senado. El estado de la opinión nacional, fluctuante, es esencial a la estrategia electoral republicana. Richard Nixon, de ahora a noviembre, dispone o prepara cartas fuertes en su política internacional capaces, si le salen bien, de beneficiar considerablemente al partido republicano en las Cámaras. La cuestión es que cristalicen. Si la corriente persiste puede preverse un descenso serio en las actuales mayorías demócratas del Capitolio, quizá hasta un punto crítico. En el terreno doméstico, las gentes tienen miedo y quieren orden, orden a toda costa, en las calles de las ciudades, sacudidas por la violencia día tras día. En el exterior quieren paz, no más listas de muertos semanales, no más gastos, no más aventuras. La Administración parece cultivar cuidadosamente este clima de paz. Trata de hacerlo, veremos con qué resultado, en el Oriente Medio, y ahora aparece este sorprendente documento de los senadores para un alto el fuego en Indochina. En la Asamblea General de las Naciones Unidas, en septiembre- octubre, se negociará en busca de ajustes. En Helsinki se reanudarán en otoño las sesiones interrumpidas en Viena con los rusos, encaminadas a encontrar fórmulas de reducción y control de los armamentos nucleares. La reanudación de las sesiones tendrá lugar antes de las elecciones parlamentarias norteamericanas. Todo ello puede producir, por acumulación, la atmósfera deseada y cultivada por el presidente Nixon en favor de su política internacional y de su partido. Ello explica la extremada reserva con que la Administración maneja las noticias de Jerusalén, las afirmaciones de la señora Golda Meir, las amenazas de dimisión del general Dayan- -en la cual aquí no se cree- -y la lamentable ausencia del embajador israelí en las conversaciones iniciadas el lunes pasado por Gunnar Jarring en Nueva York, inte- MUERE J. E. DECKER, SHERIFF DE DALLAS DURANTE EL A S E S I N A T O DEL PRESIDENTE KENNEDY i Bajo su custodia fue asesinado también Oswald, presumió autor t del magnicidio Washington 1. E. Decker, apo- dado Bul que colaboró en la embos- cada que acabó con Bonnie (Parker) y Clyde (Barrow) en 1934, y que era sheriff en Dallas cuando ocurrió el asesinato de John F. Kennedy en J 1963, -murió este fin dé semana en esa ciudad de Tejas, fue confirmado hoy en esta capital. Aquel 22 de noviembre de 1963, Decker ocupaba el asiento delantero del primer automóvil de la caravana, en el cwal iban también el desapare- cido presidente de los Estados Unidos, su esposa, Jacqueline, y el gobernador J del Estado, John Conally, y su mujer. Decker tenia previsto custodiar, posteriormente, a Lee Harvey Oswald. Pero cuando Jack Ruby mató al su- puesto asesino de Kennedy, debió en- tonces de cuidar a Ruby, quien murió í en 1967. De las personas que se vieron en- vueltas en los hechos de aquel trágico día ya han muerto Oswald, Ruby, Za- pruder y ahora Decker, quien furo como sheriff de Dallas en 1949, ha- biendo renunciado al cargo hace poco tiempo. -Efe rrumpidas ahora, a todos los efectos, por la ausencia del embajador de Jerusalén. -José María MASHDP. AGNEW INFORMA A NIXON San Clemente 1. El vicepresidente Spiro Agnew informó hoy personalmente a Nixon sobre su mdsjón asiática, destinada a reafirmar a los aliados de los Estados Unidos la continuidad de la ayuda norteamericana. Agnew ha manifestado que consideraba el viaje como un éxito totaí -Efe- Upi. SATÉLITE ESPÍA LANZADO POR U. S. A. SOBRE EL SUDESTE ASIÁTICO Gabo Kennedy 1. Las Fuerzas Aéreas estadounidenses lanzaron anoche un satélite espía con el propósito de colocarlo en una órbita estacionaria sobre el Sudeste Asiático y recoger información sobre Rusia, China y Vietnam del Norte. Las Fuerzas Armadas han informado que la principal función del satélite es advertir de un ataque enemigo con missiles tanto del lado soviético como del chino. -Efe- Reuter. U. R. S. S. CONDENADO A MUERTE POR COHECHO Viena 1. El ex director de una oficina pública en Georgia (U. R. S. S. ha sido condenado a muerte por haber aceptado so- bornos durante cuatro años, facilitando la sustracción de diversos bienes al Estado soviético por valor de 114.000 rublos (unos ocho millones y medio de pesetas) El fun- cionario, de nombre Kobakhidze, que dirigía las oficinas Rustavi, ha sido condenado pof el Tribunal Supremo de Georgia, que le ha aplicado la pena máxima prevista en el ar tículo 173 del Código penaL- -Pyresa. Todas las noches a las 12,15 íSPECTACULO TÍPICO ESPAÑCIU PLAZA DEL REY, 7 22118 08