Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 27 DE A G O S T O DE 1970. EWCION DE LA MAÑANA. PAG. 42. hace medio siglo 27 de agosto de 1920 Francia y Alemania IMPOSIBILIDAD DE OTRA GUERRA La gTjerra entre Francia y Alemania no puede declararse, porque sería una guerra fratricida; s e r í a además, una guerra inútil... y en el estado presente de cosas, ¿es concebible que haya nadie que se arriesgue a soportar terribles peligros sin provecho alguno eventual? ¿Cree alguien a Alemania capaz de apoderarse, someter y destruir a Francia, hasta el punto dé borrarla del mapamundi, haciendo desaparecer el último francés? No; ello constituiría la más inconcebible de las locuras exterminadoras, y tal destrucción no sería factible ni permitida. A la Inversa, los franceses no podrían tampoco, ni les sería permitido aunque pudiesen, destruir en la misma forma a Alemania. Ahora bien; medítese eso: si en una guerra entre Alemania y Francia no terminan los franceses para siempre con Alemania O no esculpen los alemanes fines Gallioe sobre las ruinas de las ciudades y pueblos franceses, Francia y Alemania habrán sostenido una guerra feroz y completamente contraproducente, p o r q u e veinte, treinta, cincuenta años después se reanudará de nuevo. Y la guerra entre Francia y Alemania, para apoderarse de algunas provincias y reformar las fronteras, constituiría una aventura tan idiota como irracional. Sois, alemanes y franceses, gigantes armados de los pies a la cabeza, con instrumentos terribles de destrucción y, por lo tanto, os entregaríais a luchas mortíferas, que acaso os agotaran, sin proporcionaros victorias definitivas... además, en todo caso, siendo los dos campeones singulares de la civilización, los defensores más firmes de las ideas modernas, os consumiríais tontamente en el fuego de una guerra fratricida, sin pensar que de ese modo entregabais el dominio de Europa a Inglaterra y Rusia, vuestros rivales, ¿qué digo? vuestros peores adversarios. Estas líneas parecen escritas de ayer, empero tienen ya fecha de diez años, pues las publiqué en 1910. Cada día nos trae más y más pruebas de lo acertado de aquella predicción... Europa, asolada, arruinada, enloquecida, ha caído a causa de esta guerra fratricida en una sima de desesperación y de miseria; ahora la Humanidad entera se estremece frente a la perspectiva de una catástrofe sin Igual y nunca vista hasta ahora; el mundo se halla amenazado de hundir; se en dos abismos de tinieblas y de calamidades: la quiebra del crédito de un lado, el triunfo del bolchevismo por otro. -Gastón ROUTTER. decía La influencia que un pueblo ejerce en el resto del mundo, ¿a qué se deberá? ¿Se deberá a sus Ejércitos, a su Marina, a su industria, a su comercio? No; las naciones son grandes- -como los individuos- -por el espíritu. Grecia, Francia, Italia, Alemania, han influido en el mundo por la inteligencia. Cuando toda Europa se renovaba, ¿qué hacía España? ¿Cuáles eran nuestros libros filosóficos preferidos? ¿Cuál era el alimento de nuestro cerebro? Hoy queremos afrontar seriamente, con toda buena fe y sinceridad, el problema de nuestras relaciones con América. El distinguido diplomático a quien hemos aludido nos dice que en la gran nación del Plata domina en todas las clases de la sociedad, singularmente en la aristocrática, la literatura francesa. La literatura francesa es humana y universalizadora. frente a esas obras de perenne humanidad, de simpática universalización, vivas siempre, bienhechoras siempre, ¿qué fuerza espiritual podremos presentar nosotros ¿Creéis que el acercamiento de los pueblos puede ser obra de la diplomacia y que los viajes aparatosos de los jefes de Estado pueden ser para ello de eficacia duradera? De ningún modo; la influencia de España sobre América sólo puede producirla la fuerza espiritual de España. Y para que en España se produzca esa fuerza expansionadora y humana, es preciso que se modifiquen las condiciones de su vida política. Todo se halla íntimamente encadenado, y quien trabaja- -sin pensar en América- -en elevar el nivel político de España, o quien escribe un bello libro, hacen más por el acercamiento de España y los pueblos americanos que todas las Juntas americanistas compuestas de los más elocuentes oradores -AZORIN. DE UN TRANSEÚNTE Don Emilio Boix- -de nuestra Embajada en la Argentina- -acaba de publicar un opúsculo de señalado interés. El señor Boix ha sido comisionado por el Gobierno español para estudiar el problema del libro en algunas naciones americanas, el problema del libro español, y en estas páginas a que aludimos el distinguido diplomático nos habla del libro español en la Argentina. El problema no es meramente de bibliografía: va envuelto en él todo lo referente a las relaciones de España con las Repúblicas americanas. ¿Qué haremos para que los lasos que nos unen a América sean más íntimos, más efusivos? ¿Cómo intensificaremos la influencia de España en los pueblos americanos? Existen en España organismos e institutos dedicados a esta noble empresa; se suele crear de tarde en tarde alguna Junta compuesta de personalidades notables; notables, generalmente, desde el punto de vista oficial. ¿Se adelanta mucho con todos estos artificios? ¿En qué grado son eficaces los discursos que se pronuncian en estas Asambleas y las Memorias que anualmente leen los secretarios de tales Juntas? Sería interesante trazar la trayectoria de nuestras relaciones con América desde hace cuatro siglos, desde el descubrimiento del Nuevo Mundo. Los orígenes de diUN A N U N C I O chas relaciones- -es decir, la llamada conDE AQUEL DÍA quista- -se prestarían a viva discusión. El lector conoce lo principal al menos de la copiosa literatura que se ha creado en torno a la dominación de España en América. Ingenios ilustres, de la más variada mentalidad, un Montaigne, un Voltaire, un Herder, un Andrés Chenier, han dado su opinión sobre este asunto. La opinión no ha sido favorable a España. Pero poco a voco se ha operado una reacción. De un extremo vamos pasando al otro. Tal ves, si nuevas investigaciones históricas, nuevos documentos contribuyen a este cambio, la política, el deseo de agradar a España, o a una parte selecta de España, no ha contribuido en menor grado a la reacción operada. Pero los españoles, sinceros y discretos, agradeciendo el delicado propósito de los nuevos historiadores americanos, deLas Pildoras de De Witt puchen corar ans í Sb- rieA Stde Espalda ese Dolor gM, y far n! ben, sin embargo, aceptar sólo la estricta nj tó Müt- s 3 c p Tsftaas en U paíj aífái Fjfrieaio da sintonías tioloroaoa é i n rea süü 3 mi vid toé na mártir 1 Q canea V escueta verdad. Ningún español del pre 3o nodos q- ja dcbíijrsa daiiei a. ris- oa íolore? agatíes- en 1 p íila. d IOH ciclesstiis ú j cocha. HadapiirMÍaino sente ha celebrado pacto alguno con el paA- iati tarribío dclor ¡le espalda, doleré J; irüii. alivio tulla, qno probí Tin cftjil JJo Witl par lo rettcsllicas midabroa del enérp da las Pildoras sado; habrá defensores incondicionales de eoasüpacifiñ, wi losRosto enlos ojos, lclor s ¡liittoaasy Vejipa. laParecióme. me; orfc n mal la toca al deslas pecas horas primer los siglos pretéritos, de todo lo que en esos f. ertarsa, IiicdiMSti tajoacuella pesad é nDespuaa üa habern aca 1 dscuatro tiosiií. tomado c jai á 5 iei. ria turbio y m halla íibr ei; toda los dolsr. js, estos son síatowaa entonces he siglos ocurriera; pero lo racional es dis- irritabilidad- todo 3 ¡o tiücnes y rojiza. ydadesde nferacdaioanc los Tceito sufrir ¿o la eníenaedatlrfs U d tiSanés. Vos ae más tarde- ea 1914- dijo d Sr. cernir en el legado de la historia lo que fafíTmedailOT D; sp iés a í s 5 írrWoa í i o Do Witfc p podemos aceptar y lo que debemos rechaí- sri ha resultado er permanente, y V iWWartitBjen. fAi toda KMsíón 1 qua loo M poíibls zar. Y lo rechazado- -ocurrido en territoTtrÁ toda a íuira coa a ka teda Oías: rio español, realisado por manos españo Be W i i i psra W las- -en nada menoscaba ni desluce a los Jaj forma: ag: o, -t 6 üinatii o, c; ¿ticai fifiifectftit dirMÍimente j el sacreto da en í i i i tn j aipufliiauíío. españoles de ahora... que no lo aceptan. ÍJentto do 21 hoir s oücia. el dolor, T Sgiadc iilc? bienes teíií ía muj h- ci cc i iadcs o- jrailíM Jisn pastóo- Sea de ello lo que quiera, pongan o quitodo pccloa liácnca 7 rajtga. Ab Í A Sr. iVilÜaní WIÍB áomíciHíía en ¡atáscenle innocuas, efectaan- Uifc v ten luces o sombras en ese pasado los nue. Wítlln ¡tan. Strítt Til, Ileailín declarü 13 Í lQ ¿03 lO3 f Jifylf OQ 1912: Mi oficia rejular es el do vos historiadores, el hecho indudable, positivo, es que el recuerdo de nuestra dominación en América ha contribuido a desliar de España las inteligencias y las voluntades americanas. El recuerdo de esa dominación y al mismo tiempo lo que hemos venido haciendo dentro de nuestra propia casa durante dos o tres siglos. ¿De p si r qué modo podíamos tener prestigio en w. L o a lí n 4 íl t América, cuando nosotros mismos nos esforgábamos por anularnos y deslucirnos? ¿Es su Vida un Martirio? r 4l PASQUINES (BARCELONA) En el distrito del Norte y en otros barrios obreros han aparecido esta mañana buen número de pasquines, en los cuales se leía, entre otras cosas, lo siguiente: Obreros: Hasta hace poco hemos sido víctimas de la burguesía, y ahora lo somos de los asesinos a sueldo de los Sindicatos. EJ gobernador civil pidió que se le trajeran algunos de estos pasquines: pero la Policía no ha podido arrancarlos, porque estaban muy bien pegados. F UN DETENIDO Ha sido detenido por la Policía en el distrito de Atarazanas un sindicalista e cuyo domicilio se encontraron hojas sediciosas, otros documentos y un talonario de cotizaciones para el Sindicato. Ha quedada a disposición del juez instructor de la Capitanía general. SnsSs q ed