Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
maestro Guerrero los ramos de flores con que fueron recibidas en Lagartera- una nube negra descargó un aguacero. Las placas se descubrieron con vivas al maestro Guerrero, a Reoyo y Juan Ignacio Luca de Tena. Se visitó la Exposición de Artesanía de Lagartera y, los lagarteranos, en masa, se trasladaron a la plaza de la Corredera de los Toros, donde se había colocado un retrato monumental del maestro Guerrero. En la balconada de madera de la casa vetusta de Manuel García Lozano se apretaban lagarteranas niñas y mozas, recamadas de oros viejos. Salió el sol. No podía resistir más su ausencia. Sobre una tarima actuaron la róndala y coro del Centro de La Milagrosa el Grupo Lagarterano y la Banda Municipal de Toledo, que interpretó una amplia seleción de El Huésped del Sevillano mientras se cantaba a coro Las Lagarteranas que terminó con un viva al maestro Guerrero, lanzado con brío por Juan Ignacio Luca de Tena, contestado con entusiasmo. A los postres de un almuerzo en el Parador Nacional de Turismo de Oropesa, Juan Ignacio Luca de Tena dijo que el sol tenía envidia de las lagarteranas, pero volvió para verlas bailar en la plaza Visiblemente emocionado dijo que tenia el triste privilegio de ser el único superviviente de los tres autores de El Huésped del Sevillano creada cuando el maestra Guerrero y él no habían cumplido los treinta años. Al hablar hoy aquí en representación de nuestros inolvidables muertos- -dijo- más que un superviviente me parece que salgo de las estrellas con el encargo de gratitud que ellos me confieren, y en mis oídos resuena una frase de Jacinto cuando, al finalizar un banquete que nos dieron en Barcelona, me dijo al oído: Habla tú por los dos Refirió Juan Ignacio Luca de Tena que El Huésped del Sevillano fue escrita en 1 Escorial, en el mes de agosto de 1925, en colaboración con Enrique Reoyo, de tal manera identificados los dos, que no sabría ahcra distinguir lo que cada cual había escrito, salvo los cantables, que se los distribuyeron. El canto a la espada, la romanza del tenor Mujer de los negros ojos y el dueto cómico del segundo acto, son de Reoyo; las romanzas de la tiple, el concertante de los lindos y las feas y Las Lagarteranas de Juan Ignacio Luca de Tena. Finalmente, recordó cómo la noche del estreno presenciaron la representación desde un palco proscenio, el general Primo de Rivera y don Torcuato Luca de Tena, que entraron a saludar a los autores en el entreacto. Cespués del almuerzo, un grupo de lagarteranas acompañó a Juan Ignacio Luca de Tena y a la familia del maestro Guerrero a visitar la casa de Pepita Alia, cuyas labores de lagartera le han hecho acreedora del título de Proveedor de S. A. R. el Príncipe Bernardo de los Países Bajos, con autorización para que utilice el escudo Real de la Casa Holandesa. Mostró Pepita Alia a los visitantes una cama de riquísimas ropas con trabajos de Lagartera, que pertenece a su familia desde el siglo XVII. Las sábanas tienen bordados los misterios gozosos y dolorosos del Rosario. Les nombres de Jacinto Guerrero, Juan Ignacio Luca de Tena y Enrique Reoyo han quedado incorporados al nomenclátor histórico de la villa de Lagartera, donde figuran Joaquín Soroya- -que pintó a los lagarteranos para los paneles que figuran en la Hispanic Society of America, de Nueva York- Ramón Zubiaurre y Ortiz Echagüe, entre otros, que tanto contribuyeron a que la popularidad de Lagartera y su artesanía sean conocidos en el mundo. Marino GOMEZ- SANTOS La villa de Lagartera, en el homenaje a Guerrero, Luoa de Tena y Reoyo. el oentro de la fotografía, de izquierda a derecha, el alcalde de Toledo; el eonde de Mayalde, proourador en Cortes por la, provínola; el gobernador civil de Toledo, don Juan Ignacio Luoa de Tena, el maestro Moreno Torroba, vioepre sidente de la Sooledad General de Autores y el alcalde de Lagartera, con ei traje lagarterano. tffi Baile en la plaza de la Corredera de ios Toros.